Luciano Castro reveló el consejo de Gustavo Yankelevich que marcó para siempre su carrera

El galán de Los ricos no piden permiso recordó sus inicios el medio y su relación con el exdirector de Programación de Telefe.

Luciano Castro reveló el consejo de Gustavo Yankelevich que marcó para siempre su carrera. (Foto: Ciudad.com y Web)
Luciano Castro reveló el consejo de Gustavo Yankelevich que marcó para siempre su carrera. (Foto: Ciudad.com y Web)

Consagrado como unos de los galanes de la pantalla chica, Luciano Castro comenzó su carrera artística de la mano de Cris Morena en Jugate Conmigo, el recordado ciclo de Telefe. Con más de dos décadas de prolífica trayectoria, el actor reveló el consejo que le dio Gustavo Yankelevich, que marcó su vida en el medio.

El gran maestro que tuve fue Yankelevich: si algo te enseña Gustavo es a respetar al laburante de la tele. Decía ‘Si el técnico se levantó a las 5 para llegar a las 7, para que vos a las 8 estés divino y brillando para la cámara, no podés llegar tarde. El técnico tiene hijos igual que vos, no viaja igual que vos y a fin de mes no va a cobrar lo mismo que vos. Entonces lo único que se te pide como actor es respeto’. Así me formé”, contó Castro, en una entrevista para el diario Clarín.

"El gran maestro que tuve fue Yankelevich. Decía ‘Si el técnico se levantó a las 5 para llegar a las 7, para que vos a las 8 estés divino y brillando para la cámara, no podés llegar tarde. El técnico tiene hijos igual que vos, no viaja igual que vos y a fin de mes no va a cobrar lo mismo que vos. Entonces lo único que se te pide como actor es respeto’. Así me formé".

Además, Luciano recordó también el día en que decidió ser actor. “Yo no me sentí actor hasta que hablé con Raúl Serrano. Otra vez Gustavo, pensando en el crecimiento de los actores, hizo un taller literario con Serrano en Telefe, para todos los chicos que estábamos en Jugate”, comenzó la anécdota.

“Raúl me preguntó: ‘¿Vos querés ser actor? Si es así, tenés que ir a una escuela de teatro, vivir lo que es ese ambiente, cursar, rendir examen. Tenés que formarte’. Me volví en mi querido 84 a Villa del Parque y todo el viaje en el bondi pensaba: ‘Si yo no le hago caso a este viejo...’ A este viejo, decía yo, mirá qué irrespetuoso que era, la puta madre, me da vergüenza. Bueno, ‘Si yo no le hago caso a este viejo voy a parar a los caños. Si no me formo no tengo futuro’”, completó sobre la historia.