Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Laurita Fernández palpita su prueba de fuego en el Cantando 2020: "Agradezco las oportunidades que me trajeron hasta acá"

Laurita Fernández, feliz a horas del debut en el Cantando 2020: Con Ángel de Brito me voy a sentir cuidada
Laurita Fernández, feliz a horas del debut en el Cantando 2020: Con Ángel de Brito me voy a sentir cuidada

A la cabeza con De Brito del reality musical se confesó con Ciudad: su carrera, lo que se viene y la ruptura con Nicolás Cabré.

La convicción de que quería ser artista hizo que Laurita Fernández (29) trabajara desde muy chica por lograr sus sueños. Y el esfuerzo valió la pena. Luego de avanzar peldaño por peldaño a paso firme, pasando por cada rol en los lugares en los que le tocó estar, este lunes Laurita debutará como conductora de Cantando 2020, con Ángel de Brito como compañero.
 
Feliz por el enorme desafío que tiene por delante, la bailarina expresó en una entrevista íntima con Ciudad: “Tiene su presión, como todo. En su momento también lo sentí cuando arranqué la conducción de Combate porque vivo todo así. Con cada productora y programa lo vivo a fondo. Encima, en un estudio que para mí es el más lindo de Argentina que es el estudio de ShowMatch con todas las pantallas y toda la puesta gigante en ese lugar enorme. Durante tantos años pisé ese lugar en diferentes roles y esta vez conducir me entusiasma mucho. Pese a que sabemos de la responsabilidad más que de la presión, me siento con muchas ganas y ansiedad para arrancar”.
"Y al mirar para atrás empecé a agradecer todas las oportunidades que tuve en la vida que obviamente me trajeron hasta acá y espero que me sigan sorprendiendo. Tuve mi ratito de sentarme a pensar, agradecer, disfrutar lo que hice".
En la nota Laurita repasó su carrera profesional con orgullo y nostalgia, desde sus inicios en El fantasma de Canterville a los 16 años con la producción de Pepito Cibrián, con quien ahora volverá a verse con él como jurado, a la par de Nacha Guevara, Moria Casán Karina la Princesita. Además, reflexionó sobre exitoso paso por Sugar y Departamento de Soltero, donde trabajó bajo las órdenes de nada menos que Gustavo Yankelevich y donde nació su amor con Nicolás Cabré, historia que ya es parte de su pasado. También se maravilló de haber llegado a la conducción del Cantando habiendo partido en Ideas del sur como bailarina.
 
“En este tiempo de cuarentena fue un momento en el que me pude poner a pensar en todo, y también en mi carrera. Cuando me llamaron para conducir el Cantando me puse a mirar para atrás, y si bien parece un crecimiento rápido, en realidad fue muy paso a paso. Hace muchos años que trabajo, hace 13 años que empecé y la verdad es que fui aprendiendo. Todo se dio cuando se tenía que dar, en el momento en que tenía que llegar. Y al mirar para atrás empecé a agradecer todas las oportunidades que tuve en la vida que obviamente me trajeron hasta acá y espero que me sigan sorprendiendo. Tuve mi ratito de sentarme a pensar, agradecer, disfrutar lo que hice. Porque uno quizá ya piensa en lo que va a hacer al día siguiente o lo que se viene, pero no se detiene a agradecer y eso está bueno también”, afirmó.
"Pensé en cuando entré por primera vez al edificio de Ideas del Sur que quedaba en Olleros, y me sentí en Disney, no podía creer,¡y hoy estoy a días de debutar con el Cantando me parece una locura!, porque es un programa del cual yo también fui bailarina".
-¿Qué cosas se te vinieron a la cabeza?
 
-Pensé en cuando entré por primera vez al edificio de Ideas del Sur que quedaba en Olleros, y me sentí en Disney, no podía creer, y hoy estoy a días de debutar con el Cantando me parece una locura, porque es un programa del cual yo también fui bailarina. Recuerdo que iba a apoyar a Denise Dumas y José María Listorti, me acuerdo que Denise estaba embarazada y yo le ponía una silla para que se sentara. Tengo recuerdos maravillosos. Me entusiasma mucho volver a trabajar con un equipo integrado por los mejores, y segundo donde tengo mucha gente querida y eso también está buenísimo por el hecho de sentirse cómodo. 
 
-Ángel te llenó de halagos cuando te anunció como su coconductora. ¿Cómo crees que se van a llevar en vivo?
 
-Sin dudas que con Ángel me voy a sentir protegida, cuidada y acompañada. Ángel me tiró buena onda desde el momento cero y lo dije en reuniones privadas. Me siento muy apoyada por la producción desde el momento en que el canal le dijo que querían a dos personas en la conducción, y que la persona que acompañe a Ángel sea yo. Desde ese momento él me tiró la mejor onda, nos escribimos. Él tiene muchísima experiencia y horas de aire en televisión y es genial. Creo que nos complementamos muy bien porque él maneja bárbaro el ida y vuelta con el jurado y esa picantez con preguntas que incomodan. Y yo quizá vengo con la parte más lúdica y seguro que me emocione más fácil que él. Siento que nos complementamos mucho, pero sobre todo me sentí muy acompañada con su buena onda desde siempre, es muy generoso y uno lo remarca porque no siempre sucede, no es normal que pase así. Él conduce solo hace mucho tiempo y recibo con mucha alegría y entusiasmo la buena onda que me tiró. Me gusta que sea con él que ya lo conozco, es lo más, que más allá de su experiencia nos llevamos bien fuera del aire y eso se va a transmitir también en el aire. No es lo mismo que si fuera alguien al que recién conocía.
"Creo que con Ángel nos complementamos muy bien porque él maneja bárbaro el ida y vuelta con el jurado y esa picantez con preguntas que incomodan. Y yo quizá vengo con la parte más lúdica y seguro que me emocione más fácil que él".
-Vas a compartir pantalla con mujeres de personalidad potente como Nacha Guevara, Moria Casán y Karina la Princesita. ¿Eso te genera un desafío adicional?
 
-Creo que mi lugar y mi rol están bien definidos, así como el de cada uno de los participantes del show. No es que me tenga que hacer el lugar porque los roles están dados. Todos estamos ahí para potenciar al programa, para que el programa brille, que esté buenísimo y que la gente que lo esté viendo se entretenga y la pase bien en este momento de miércoles. Me encanta que estén mujeres como Moria, Nacha. También Pepito, porque yo empecé a trabajar con él. Imagínense lo importante que es él en mi vida, en mi profesión. Reencontrarme con él en el Cantando es maravilloso. Admiro profundamente a Nacha, siempre me tiró muy buena onda en el Bailando y siempre tiene palabras muy acertadas. Moria conoce el show y el timing como nadie. Va a llevar el programa como nadie. Todos estamos ahí para aportar lo mejor para el programa, no es una competencia para ver quién encuentra su rol. No lo vivo así yo ni nadie de los que estamos ahí. 
 
-Cuando aceptaste la propuesta, ¿pediste consejos a alguien en particular?
 
-Tengo una producción de lujo que la tiene clarísima y están terminando el contenido del programa, así que hablé con ellos por empezar. Y tengo algunas personas a las que siempre les escribo por consejos y que siempre están ahí. Me encanta rodearme de personas que sepan mucho, y durante el programa llamarlos para preguntarles qué les pareció determinada cosa. Lo hice y lo voy a seguir haciendo en todos los trabajos que tenga.
"Ángel es el número 1 en averiguar sobre rumores de romances o pretendientes. Voy a ser honesta. Ahora estoy muy bien de ánimo y me voy a ir a divertir".
-Llegás soltera al Cantando 2020 y Ángel ya avisó que te va a preguntar cada vez le lleguen rumores de romance o pretendientes… ¿Estás preparada para ser protagonista del programa?
 
-Ángel es el número 1 en eso de averiguar sobre rumores de romances o pretendientes. Voy a ser honesta. Ahora estoy muy bien de ánimo y me voy a ir a divertir. Qué se yo, con Ángel estamos a disposición del programa y recontra predispuestos a pasarla bien y divertirnos con lo que pase en el programa. Esa es la idea, no la de ir con barreras. Cada vez que veo o hablo con Ángel me pregunta si estoy soltera y yo le pregunto si me lo va a preguntar hasta que le diga que ya no estoy soltera. Porque él es así. Yo me río, me relajo y juego. Tenemos muchas ganas de pasarla bien.
 
-Es muy posible que te piropeen al aire, ¿estás preparada para recibir flores, chocolates y halagos?
 
-Sí, obvio. Nunca un halago o algo lindo que alguien me puedan decir voy a vivirlo como una ofensa. Pero tampoco pienso en situaciones que no sucedieron. Creo que parte de lo lindo que tiene el reality que tiene el Bailando y el Cantando es que no se sabe de antemano qué va a pasar. Quizá salga una pareja con un tema, sorprende y se desarrolla un personaje. Si uno va con las cosas preparadas se pierde la espontaneidad que caracteriza este tipo de shows. Hay que dejarse sorprender y ver qué va a pasar. Por otra parte, los protagonistas son los participantes, son ellos los que se vienen a mostrar y quienes ensayan para dar lo mejor con todo  lo que eso conlleva. Va a haber mucho nerviosismo, tensión. El jurado también va a ser muy protagonista, y si en algún momento nos toca ser protagonistas a Ángel o a mí, lo transitaremos divirtiéndonos, porque es el espíritu del programa, qe va a tener todo tipo de condimentos. Seguro haya emociones, desacuerdos o momentos muy graciosos, un poco de todo porque no se puede prever qué va a pasar.
 
"Nunca un halago o algo lindo que alguien me puedan decir voy a vivirlo como una ofensa".
-¿Cuál fue tu primer trabajo profesional?
 
-Yo arranqué a los 16 años con Pepito en El Fantasma de Canterville (2006). Yo me acuerdo que Pepito dudaba en ponerme en el escenario porque yo era menor de edad, y me dijo que le iba a pedir a mis papás que me firmen una autorización. Yo me acuerdo que me fui a mi casa y creo que hasta los amenacé con un tramontina en la cocina para que me firmen el permiso. Ellos me pusieron como condición que firmaban la autorización si yo rendía todas las materias del colegio como libre en diciembre, pero no en marzo. Así fue di los dos últimos años del secundario como libre y empecé en los musicales de Pepito, que tiene más de 50 años de trayectoria en los musicales. Yo debuté en el Lola Membrives, por eso cuando debuté con Sugar para mí fue tan especial ese teatro, fue el primero donde tuve mi primer trabajo y con Pepe aprendí un montón. Él nos invitaba a las puestas de luces, nos hacía participar de todo el armado, no solo actuar, cantar o bailar. Sino que nos enseñaba todo lo que pasaba alrededor. Yo arranqué como utilera, pasé a ser reemplazo, personaje. Me fue dando lugar de poco a poco. Hoy, después de tantos años, nos reencontramos acá y me genera mucha emoción. Yo trabajé tres años con Pepito.
 
-¿Cómo manejás esa presión casi maradoniana de saber que cualquier cosa que publiques en tus redes sociales se puede prestar a especulación?
 
-No lo vivo tan así como en las grandes ligas de Maradona, que o están más allá de todo o más pendientes, no lo sé. En mi caso, sé que soy conocida y que puedo tener rebote en las redes, cuestionamientos, que saquen conjeturas o lo que sea. Creo que eso te afecta a la cabeza siempre y cuando una esté pendiente de lo que digan sobre lo que uno acaba de subir. Cuando posteo o comparto algo, no estoy pendiente de ver qué dicen, qué respuesta me dan o si alguien dice algo sobre lo que subí. Yo lo pongo y después no me importa lo que digan, lo que genere. No pongo las cosas con intenciones de generar reacciones, lo hago como cualquiera que sube una foto a sus redes sociales o un video y punto. Sí le doy bola a las redes, pero mi trabajo pasa por otro lado. Yo vivo las redes como algo más bien divertido, no lo tomo como una responsabilidad o un trabajo. Sé que me siguen muchas chicas pequeñas y en eso soy muy responsable siempre y cuido mucho las formas. Publico cosas que sean aptas para menores, quizá hay temas que no toco ni hablo por eso mismo. Tampoco me interesa compartir ni me siento cómoda con esos temas que no hablo. Me cuido bastante desde la época de Combate.
"Sé que soy conocida y que puedo tener rebote en las redes, cuestionamientos, que saquen conjeturas o lo que sea. Creo que eso te afecta a la cabeza siempre y cuando una esté pendiente de lo que digan sobre lo que uno acaba de subir".
-¿Sos de meditar mucho qué decir y cuándo hablar en los momentos clave de tu vida personal?
 
-Sí. Obvio que lo pienso, pero no me arrepiento de nada de lo vivido. Entonces, partiendo de esa base no tengo nada de lo que arrepentirme, como de haberme enamorado, o de haber salido con tal persona o por mostrarme con otra. No tengo drama con eso, no me arrepiento de nada de lo que viví. Si quizá a la hora de contar cosas que son tristes trato de sacármelas de encima diciéndolo, sin ahondar mucho si son temas delicados por los que tampoco tengo la necesidad de explayarme mucho. Solo informar porque preguntan y listo, si es por mí hablemos de otra cosa. Soy cuidadosa en priorizar y dejar muchas cosas para lo privado, sobre todo cuando se refieren a temas no muy felices.
 
-¿Alguien cuya opinión te importe llegó a decirte que era previsible que te pase lo que te pasó con Nicolás Cabré porque ya les había pasado a otras tantas famosas?
 
-No. Cero. De hecho, en el caso de Nico si yo me peleo, se lo cuento a un amigo y me dice que él me lo había advertido y me habla mal de Nico, ya no me siento cómoda. Ninguno de mis amigos que supieron desde el momento cero me hablarían mal de Nico. No me gusta ni me sentiría cómoda, porque qué pasa si me hablan mal de Nico y el día de mañana me reconcilio. Es raro. Gracias a Dios nadie de los que me rodean son de esa manera, pero me escuchan, aconsejan o hasta criticado pero a mí, no hablándome mal del otro. Porque además son mis amigos y la realidad es que escuchan mi campana y no se puede tomar partido si solo se escucha a una persona. En ese sentido mis amigos son coherentes, me acompañan, están. Muchos conocen a Nico, compartieron mucho con él y lo quieren. 
"Ninguno de mis amigos que supieron desde el momento cero me hablarían mal de Nico. No me gusta ni me sentiría cómoda, porque qué pasa si me hablan mal de Nico y el día de mañana me reconcilio. Es raro".
-¿Ya dejaste de amarlo?
 
-El amor no se va de un día para el otro… Para mí fue algo muy fuerte e importante. Pero también es un proceso, hay que dejar pasar el tiempo. Yo supongo que después de un tiempo me voy a dar cuenta de que ya estoy plena otra vez y con ganas de conocer a alguien. Ahí va a ser el momento en que me dé cuenta de que la historia, o por lo menos mi sentimiento, está finalizado. Nico para mí es un hombre muy importante y es un proceso… no tengo mucho más que decir. Él me abrió a un montón de cosas que no creía posibles en mi vida y me dieron ganas de formar una familia, sentir que quiero tener una pareja estable, convivir. Ojalá el día de mañana pueda conocer a la persona con quien pueda concretar todos esos sueños y proyectos porque él fue la primera persona con la que yo empecé a soñar en serio y hoy esas ganas siguen estando en mí más allá de él. Hay mucho amor, pero si no estamos juntos por algo es. 
 
-¿Te sentís tranquila por haber dado todo de tu parte por la relación?
 
-Sí, sí. Yo no me arrepiento de nada de lo vivido y no tengo mucho más que decir.
"Se canceló con Departamento de Soltero en teatro dado todo lo que ya sabemos de la pandemia. La verdad es que se fue posponiendo hasta que llegó un momento en que dijimos “se cancela” porque era muy difícil saber cuándo volver".
-¿En qué quedó la gira de Departamento de Soltero?
 
-Se canceló dado todo lo que ya sabemos de la pandemia. La verdad es que se fue posponiendo hasta que llegó un momento en que dijimos “se cancela” porque era muy difícil saber cuándo volver. Si ni siquiera se sabe cuándo se van a reabrir los teatros, porque además es uno de los rubros que van a volver último, lamentablemente. Eso está cancelado. Gracias a Dios se está armando todo el protocolo para salir al aire con el Cantando, que dentro de todo se puede manejar y armar. Está todo estudiado para que salga bien, y se hace el programa porque se puede hacer. Pensar en teatro es apresurarse porque nadie tiene nada claro. Lamentablemente era un proyecto que estaba preparado, estaban las plazas, las entradas a la venta y demás, pero hubo que cancelar. Y si se vuelve con algo, será en formato gira y con otro proyecto.