Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Las lágrimas de Lizy Tagliani al recordar a su mamá: "Me daba vergüenza porque éramos pobres, siempre me va a dar culpa eso"

La humorista abrió su corazón y dio detalles de la etapa más difícil que le tocó atravesar en su infancia. Video

El llanto de Lizy Tagliani al recordar a su mamá: "Me daba vergüenza porque éramos pobres, siempre me va a dar culpa eso"

Una vez más, Andy Kusnetzoff logró que sus invitados a PH, Podemos Hablar abran su corazón y compartan con los televidentes situaciones de su vida personal que lograron dejar huella en su corazón. Y en esta oportunidad, fue Lizy Tagliani quien no pudo evitar quebrar en llanto al hablar de su infancia.

“Pasen al punto de encuentro los que alguna vez pasaron hambre o estuvieron cerca”, fue la consigna del conductor. Y una de las que pasó al frente fue la humorista, quien se sinceró ante las cámaras: “No recuerdo haber pasado hambre yo, sí tenía muchos deseos de comer algunas cosas. Con el tiempo descubrí que mi mama pasó mucha hambre para que yo no la pase. Ella estaba todo el día con el mate y nunca la vi comer”, comenzó diciendo.

“Dormíamos juntas en una casita y escuchaba ruidos (de su panza) y no sabía que era de hambre. No registrar eso es una angustia tremenda y llegó un momento donde yo tenía vergüenza de mi mamá porque era gorda y porque éramos pobres”, agregó.

"Con mi mamá pasamos mucho solas en una pieza, con un techo de chapa de cartón y un candado que ponía para protegerme por el barrio en el que vivíamos donde a las 2 de la mañana te abrían la puerta y mi mamá me escondía en un ropero".

Y continuó, con lágrimas en los ojos: “Íbamos a comprar y yo caminaba un poco más atrás porque estaban mis compañeros. Creo que eso me va a dar culpa siempre y creo que no lo voy a poder resolver nunca porque no tuve la posibilidad de decírselo”

Por último, Lizy trajo al presente un recuerdo que la terminó de conmover: “Mi mamá me daba un papelito con las cosas que tenía que comprar y estaban mal escritas. Entonces yo lo escondía porque me daba vergüenza que no sepa escribir, no lo hacia conscientemente. Con mi mamá pasamos mucho solas en una pieza, con un techo de chapa de cartón y un candado que ponía para protegerme por el barrio en el que vivíamos donde a las 2 de la mañana te abrían la puerta y mi mamá me escondía en un ropero”.