Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Julieta Pink: "Después de hacer radio por zoom, nos animamos a cualquier cosa; ¡me quiero morfar el mundo!"

La conductora y locutora habló de todo con Ciudad antes del debut de Vuelta y Media, el ciclo que empieza en Urbana Play FM 104.3, junto a Sebastián Wainraich y Pablo Fábregas.

Julieta Pink: Después de hacer radio por zoom, nos animamos a cualquier cosa; ¡me quiero morfar el mundo!
Julieta Pink: Después de hacer radio por zoom, nos animamos a cualquier cosa; ¡me quiero morfar el mundo!

Catorce años y una pandemia mundial mediante, Julieta Pink (38) se mudará de radio para continuar con su programa de radio junto a Sebastián Wainraich (47) y Pablo Fábregas (46) para seguir haciendo lo que más le gusta en la vida. El equipo decidió continuar con el exitoso ciclo, que pasará a llamarse Vuelta y Media (en vez de Metro y Medio) en la nueva radio Urbana Play FM 104.3. A horas del debut, Julieta charló con Ciudad sobre su nuevo desafío laboral, cómo transcurrió el aislamiento, su contagio de Covid, su familia y más.

-¿Cómo fue el primer programa "de prueba" que hicieron el miércoles pasado en la radio?

-Tenía una abstinencia orgánica, necesitaba el aire, los compañeros. Encima en el programa estábamos en una luna de miel, en un gran momento. Después de hacer radio 9 meses por zoom, nos habíamos visto solo una semana a fin de año para despedirnos de los oyentes (de Metro) y estábamos muy "manijas". Es la primera vez en 20 años que no hago radio por dos meses y el miércoles pasado se concretó el encuentro, después de tanta foto, tanto chat y preproducción.

-¿Qué te pareció la infraestructura de la radio?

-Dan ganas de hacer el programa presencial con lo lindo que está puesto todo. Está buenísimo el lugar porque los que venimos de hacer radio de hace mucho estábamos en lugares muy cerrados, con doble puerta incluso para que no se filtre ningún ruido. Y ahora está tan lindo, que todo eso motiva. El estudio, por ejemplo, es techado, pero abierto, así que está buenísimo y con todos los protocolos. Andrés Pandiella (director general), verdaderamente conoce de radio y sabe qué cosas son vitales se ocupó de qué necesitamos para tener todo perfecto. La vara estaba alta y quedó todo muy bien.

"Todos repensamos cosas en pandemia. Yo reconfirmé que me gusta lo que hago, que no es un trabajo, sino un modo de vida, una necesidad. Es donde me hallo, es lo que necesito. Para mí saber que a las cuatro de la tarde me encerraba en una parte de la casa durante el 2020 era tener mi momento sin pandemia, sin nada. Era un momento de rescate".

-¿Cómo viviste el 2020 y todo lo que trajo aparejado la pandemia?

-Fue difícil, pero vino de la mano de poder haber hecho 9 meses de radio por zoom, que agradecemos haber podido hacer. Creo que todo lo que pasó hizo que repensemos, barajemos y demos de nuevo. Esa conversación personal que todo el mundo tuvo, yo también la tuve.

-¿Qué cosas repensaste?

-Reconfirmé que me gusta lo que hago, que no es un trabajo, sino un modo de vida, una necesidad. Es donde me hallo, es lo que necesito. Para mí saber que a las cuatro de la tarde me encerraba en una parte de la casa durante el 2020 era tener mi momento sin pandemia, sin nada. Era un momento de rescate. Los oyentes nos decían lo mismo. La radio fue un faro. Me sentía protagonista y oyente.

-¿Y con respecto a las actividades fuera del trabajo?

-Soy muy hogareña, me gusta mucho la casa y la crianza de mis hijos (Baltazar y Jazmín, de 7 y 4 años, respectivamente). No me costó tanto. Sí me cuesta encontrar el equilibrio. Y también me preocupa que hayan estado todo un año solamente bajo nuestra mirada, además de ser cautelosa al enseñarles los cuidados pero no traspasar los miedos... Justo se da que el mismo día que yo arranco a laburar de nuevo presencial en la nueva radio, ellos vuelven al colegio.

-¿Cómo es el acuerdo que tenés con tu marido, Luis, para compartir la crianza, la familia y organizarse con los trabajos de ambos?

-Somos un buen equipo con Luis, es de las mejores cosas que tenemos. Somos de pedir poca ayuda en general, entonces en pandemia no fue tan difícil. Él es freelancer y labura en cine y proyectos, así que suele estar en casa también. Teníamos ese camino allanado en la pandemia y además, nos gusta mucho disfrutar el hogar.

-Hace unos días Dalia Gutmann, actriz y esposa de tu compañero Sebastián Wainraich, contó que él se había "tomado" tres días fuera de casa y ella se quedó con los chicos y el perro y que más adelante ella también lo haría. ¿Te imaginás a vos haciendo algo así?

-Ja, ja. Nosotros somos otro estilo. Con microcortes estamos bien. Cada uno se va a hacer actividad física y tiene sus amigos y cosas. Pero bueno, no se descarta, ja, ja, ja.

"Con mi familia nos cuidamos del covid como si fuéramos personas de riesgo, también comunicando el 'quedate en casa' desde la radio. Pero, ¡en Nochebuena nos contagiamos! Éramos diez en la reunión, por suerte no se contagió ningún adulto mayor. Lo pasamos muy tranquilos y agradecidos que no haya pasado a mayores".
-Volviendo a la radio, ¿cómo fue la decisión de irse de Metro después de 14 años?

-Siempre habíamos tenido ofertas, pero esta llegó en un momento bisagra y nos decidimos a hacer el cambio. ¡Después de salir al aire por zoom en pandemia, nos animamos a cualquier cosa! Siento que me quiero morfar el mundo, que recién salí del secundario y tengo todo por hacer. Es un momento de pura expectativa y alegría.

-¿Qué nos podés adelantar sobre el programa?

-Se va a llamar Vuelta y Media y va a ir de 17 a 20 hs. Con respecto a lo nuevo, no estamos comunicando mucha novedad porque estamos con cosas que no se habían podido lucir y que habíamos preparado para el año pasado. Después, el 98% del equipo pasó igual. Y con respecto a la artística, Emme y Dan Breitman nos van a hacer la identidad y el locutor va a seguir siendo Adolfo Stambulsky. La idea es que el oyente se sienta en casa.

-¿Cómo fue el reencuentro con Wainraich después de tantos meses de no poder "mirarse", algo tan emblemático para un equipo radial?

-Fueron complicados los primeros programas en pandemia. Cuando nos vimos, parecía que no había pasado el tiempo. Después siguió pesando, aunque fuera por zoom, porque no nos podíamos comunicar con la mirada. Cuando nos volvimos a encontrar, fue todo muy emocional, porque estamos todos en carne viva, por el reencuentro y por el motivo, que era la mudanza. Yo lloré un poco en la terraza, estábamos muy movilizados pero seguros con la decisión.

-¿Hubo dudas?

-Hubo dudas hasta que no las hubo más. Cuando tenés la decisión tomada ya es más fácil y aparece el vértigo de cualquier trabajo nuevo, compañeros nuevos, nuevos jefes. 

-¿Cómo te manejaste con los cuidados por el covid?

-Al principio cuando no se sabía demasiado estuve muy cauta y cuidándonos muchos. Nos cuidamos como si fuéramos personas de riesgo, también comunicando el "quedate en casa" desde la radio. Pero, ¡en Nochebuena nos contagiamos! Éramos diez en la reunión, por suerte no se contagió ningún adulto mayor. Lo pasamos muy tranquilos y agradecidos que no haya pasado a mayores.