Un joven sorprendió a su chica en A todo o nada: especial perros con flores y una propuesta... ¡pero no fue de casamiento!

El joven asistió al ciclo de El Trece y quiso ser romántico pero sorprendió a todos con su pregunta. ¡Mirá!

Propuesta en vivo en A todo o nada: especial perros

Ellos se presentaron en A todo o nada: especial perros para ganarse un premio, pero el participante le hizo un pedido especial a Guido Kaczka para hacerle una importante pregunta a su gran amor… ¡pero no la que todos creían!

“Vine con mi pareja y mi prima”, expresó Belén, antes de tirar la rueda para ver cuántos bolos debería derribar su mascota Dalí. Sin embargo, el joven que la acompañó tomó la palabra y, si bien se reconoció como pareja de la concursante, pidió permiso para sorprenderla con un ramo y... algo más: “La verdad Guido es que quiero aprovechar, si me dejás, para hacerle una pregunta a ella”.

Por su parte, Guido hizo lugar al pedido: “No, no hagas como en el Super Bowl, ¿viste cuando ves los videos? Están en un recital y alguien dice: ‘Quiero parar esto para decir esto y lo otro …’. ¿Vas a hacer algo así? Pará, ¿querés que te quede grabado en video?", indagó el conductor -pensando que se venía la propuesta de casamiento- e invitó a la protagonista de esta historia a que se acerque hasta donde estaba el galán.

Aunque ella se mostró nerviosa: “Pará, porque me está viendo todo el mundo y yo me estoy enterando ahora. Ay, ¡qué calor me agarró de golpe!”, remarcó.

¿Creían que iba a ser el día más importante de su vida? Casi, pero no. El enamorado hombre tenía otras intenciones en mente: “Traje la flor para preguntarte… si querías ser mi novia porque siempre lo hablamos”, expresó.

En ese momento, Guido lanzó: Pero, ¿cómo?, ¡si eran novios!. A lo que la joven aclaró: “No. Estamos hace 8 meses juntos pero no habíamos formalizado”.

Por último, el presentador cerró la escena con humor: “Te digo una cosa flaca, tampoco metió casamiento. O sea, te dijo novia como decir oh, se va a caer el mundo... Decile que sí”, dijo, ante las risas cómplices y el beso final de los -ahora sí- novios.