Un joven le declaró su amor a Pampita con una divertida carta que ella destacó en Twitter: "Tengo poco para dar, pero lo poco que tengo te lo quiero dar a vos"

Pipa Pardo, un usuario de Facebook, publicó un desopilante escrito que llamó la atención de la modelo. ¡Mirá todo lo que le dijo!

La divertida carta de un fan a Pampita (Fotos: Web y Facebook)

El fin del cepo al dólar, River en el Mundial de Clubes y el PampitaGate. En los últimos días, esos tres temas dominaron la agenda de los medios. Pero ninguno tuvo tantas opiniones en la calle y en las redes, ninguno tuvo tantas visitas en las páginas web, ninguno originó tanto debate entre hombres y mujeres por igual, como el que protagonizan Pampita, Benjamín Vicuña y la China Suárez.

Pero entre tanta postura tomada por uno o por otro, hay alguien que fue más allá y llamó la atención de la modelo, que le puso tres veces "me gusta" en Twitter.

Se trata de Pipa Pardo, un muchacho autodenominado como "fan número uno de Pampita", que le escribió una carta en Facebook a Carolina, con la particularidad de que, en vez de brindarle su apoyo, directamente le declaró su amor de una manera muy particular, con humor y -quien sabe- logrando sacarle una sonrisa a su ídola.

Querida Pampita:

Soy tu fan número 1 desde que tengo 15 años. Ahora tengo 27 y las cosas no cambiaron. Me llamo Silvio, pero podés decirme Pipa. No soy un tipo conocido en lo absoluto, pero soy buen tipo. No puedo soportar más las cosas que te está haciendo el pedazo de mamerto de Vicuña. No se merece tus lágrimas. Sos mucha mujer, mucho pan para ese salame.

No me siento preparado para una relación seria aún, hasta hace poco me mantenían mis viejos y recién me largo solo. Me daría vergüenza que no me dé el cuero a mitad de relación. Pero por vos me animo a probar. Quiero darte todo lo que te merecés como mujer y ser humano que sos. Tengo poco para dar, pero todo lo poco que tengo te lo quiero dar a vos. Quiero abrazarte y decirte que va a estar todo bien. Romperme el orto trabajando para comprarte un pijama de seda de esos divinos que seguramente usás. Aunque eso signifique comer lo que pueda en el resto del mes. O no comer y morir, no me importa. Matarme mirando temporadas enteras de MasterChef para poder cocinarte altísimos platos gourmets y una vez por mes llevarte a Rodizio (bancame que me acomode y capaz te pueda llevar más seguido). No me gustan los programas de chimentos, pero si a vos te gustan soy capaz hasta de hacerme best-friend-ever (mejor amigo) de Rial. Imaginate, Caro, siendo convocados al Bailando, vos con tu nuevo novio desconocido y narigón, poco ergonómico para una TAP model como vos. Ahí, discutiendo con Moria y Polino a morir, tratando de afanar algún puntito más porque bailo para el carajo y de otra forma no sumo. Me haría un Twitter (porque no tengo) y subiremos fotos paseando un domingo a la tarde por lugares bien cajetilla. 

Hagamos dieta, Pampi. Hagamos dieta juntos, aunque eso signifique el fin de mi existencia porque soy muy flaco, ya que vos sos una modelo de referencia y tenés que estar diva always de time.

Vayamos a ver la vidriera de Las Oreiro, esquivemos periodistas en el Rosedal montados en nuestros rollers. Branchiemoslá zarpado después de dormir porque la noche anterior dejamos todo en una pista de baile. Hablame de la vida, enseñame de la vida. Andemos a caballo por la llanura pampeana, pasemos una noche lluviosa en un establo y acariciemos vacas en el campo. Cebame mate, Carolina. Cebame mate amargo de esos que seguramente hacés.

No soy famoso, no tengo mucha guita, pero creo en la sinceridad de la gente y considero que mi café con leche batido es excelente. Yo estoy dispuesto a dar todo de mí, sin esperar que vos des todo de vos. Dejame hacerte un desayuno para convencerte. Espero que esta carta te llegue, y si no te llega, de todos modos siempre te tendré en mi corazón y soñaré un futuro juntos. Espero que ningún hombre te vuelva a hacer mal.

P.D.: Sos una mujer sin igual, por eso guardás un lugar especial dentro de mi corazón.

Querida Pampita: Soy tu fan número 1 desde que tengo 15 años. Ahora tengo 27 y las cosas no...

Posted by Pipa Pardo on lunes, 14 de diciembre de 2015