Jorge Rial y la relación de Agustina Kämpfer con sus hijas: “Es mi mujer pero no es su madre, está muy claro y por eso estamos tan bien”

El conductor habló de la dinámica familiar y se refirió a la falta de vínculo de las chicas con D’ Auro

Jorge Rial habló de la relación de Agustina Kämpfer con sus hijas

La relación de Jorge Rial y Agustina Kämpfer parece atravesar su mejor momento: mensajes románticos en las redes sociales y varios viajes juntos por el mundo son las pruebas fehacientes de la felicidad de la pareja.

El último viaje que realizaron los periodistas a Estados Unidos tuvo un condimento extra muy especial, ya que los acompañaron las hijas de Rial, Rocío y Morena. Las primeras vacaciones de a cuatro resultaron un éxito y Agustina superó la “prueba de fuego”, ganándose el cariño de las adolescentes.

"Agustina tiene muy claro el rol que cada uno tiene. Es mi mujer pero no es la madre. Ya tuvieron una y en eso Agustina es muy inteligente. Por suerte está muy claro todo y por eso estamos tan bien los cuatro".

En una entrevista con Desayuno Americano, Jorge fue consultado sobre si Agustina se siente la madre de las chicas y su respuesta fue categórica: “No, no. Agustina tiene muy claro el rol que cada uno tiene. Es mi mujer pero no es la madre. Ya tuvieron una y en eso Agustina es muy inteligente. Yo soy el padre y no pasa por ahí. Por suerte está muy claro todo y por eso estamos tan bien los cuatro”.

Sobre el vínculo de Rocío y Morena con Silvia D’ Auro, su madre adoptiva, Rial también fue contundente: “Hace cuatro años que no tienen relación. Entonces, los recuerdos empiezan a perderse y esto último que salió del INADI es fuerte”, dijo haciendo referencia al dictamen que emitió el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, condenando públicamente unas polémicas declaraciones de su ex.

El conductor de Intrusos contó cómo vivieron sus hijas la resolución del INADI: “Se lo tomaron de forma tranquila. Obviamente, ellas pueden ejecutar esto judicialmente, lo charlamos y no sé qué decisión tomarán ellas. Las alternativas son: no hacer nada, un juicio por daños y perjuicios o hacer algo por la potestad. Si me preguntás a mí, yo no haría nada. Pero es la decisión de ellas, a mí no me discriminó… discriminó a sus hijas. Me dolió más a mí que a ellas”.