Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Ivana Nadal recordó su peligrosa experiencia cuando tomó pastillas para adelgazar: "Estaba toda chupada"

La modelo alentó a sus seguidores a que se amen tal cual son, lejos de las promesas mágicas para bajar de peso.

Ivana Nadal recordó su peligrosa experiencia cuando tomó pastillas para adelgazar: Estaba toda chupada
Ivana Nadal recordó su peligrosa experiencia cuando tomó pastillas para adelgazar: Estaba toda chupada

Está a la vista: Ivana Nadal se convirtió en una influencer body positive. ¿Qué significa esto? A través de sus posteos, muestra su cuerpo al natural, sin filtros, y alienta a sus seguidores a que se amen tal cual son. 

En el último clip que compartió vía Instagram, la modelo remarcó que no siempre se sintió segura de sí misma. "Por todos los trastornos mentales, por la sociedad que me dijo que era gorda, que tenía que adelgazar para entrar al estereotipo, nunca me había reconocido como flaca. Engordé, subí de peso, dejé de cuidarme. Después volví a hacer dieta y dejé", comentó.

En ese punto, se animó a revelar que recurrió a una supuesta solución mágica que empeoró todo: "Tomé pastillas para adelgazar. Te dicen que es natural, que no hace nada...".

"Tomé pastillas para adelgazar. Te dicen que es natural, que no hace nada...".

Recordó cómo se sentía mientras tomaba las pastillas y qué cambios notaba en su cuerpo. "A la semana que empecé ya había adelgazado. No sé si la grasa se había removido, pero sí la retención de líquidos. Estaba súper chupada. Todo el agua que ingería se me iba. Encima era agua baja en sodio", indicó.

Sin embargo, todo cambió cuando las dejó. "Se me inflaba la cara, las piernas, la panza. Y se inflaba mi odio hacia mi cuerpo. '¿Por qué sos así de linda cuando tomás pastillas pero cuando las dejás sos una gorda asquerosa?', me preguntaba. Vuelve la celulitis, la retención, el jean me aprieta. Sentía que todo lo que hacía no servía para nada, que no había nacido para tener un buen cuerpo", siguió.

"Se me inflaba la cara, las piernas, la panza. Y se inflaba mi odio hacia mi cuerpo. '¿Por qué sos así de linda cuando tomás pastillas pero cuando las dejás sos una gorda asquerosa?', me preguntaba".

Y remarcó que esa no era la "realidad": "Yo seguía teniendo un cuerpo hermoso que la vida me dio para vivir esta vida".

Antes de cerrar, aclaró que todavía hay partes de su cuerpo que le "molestan". Sin embargo, cambió su actitud hacia él. "Lo quiero, lo acepto, lo acaricio. Esto es lo que soy, no uso photoshop, no uso filtros, no se cómo editar, no hago nada. Me muestro totalmente transparante", cerró.