Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Horacio, el papá de Jésica Cirio, habló de su drama por no lograr acercarse a su hija y no conocer a su nieta: "Cuesta muchísimo"

El señor aclaró que pese a la negativa de la conductora de tener un vínculo con su padre él jamás bajará los brazos.

Horacio, el papá de Jésica Cirio, habló de su drama por no lograr acercarse a su hija y no conocer a su nieta.
Horacio, el papá de Jésica Cirio, habló de su drama por no lograr acercarse a su hija y no conocer a su nieta.

Muy triste, el papá de Jésica CirioHoracio, reveló que no ve a su hija hace más de diez años y que la conductora le impediría conocer a su nena, Chloé, fruto de su amor con su pareja, Martín Insaurralde.

"No le encuentro explicación a la enemistad tan prolongada con mi hija. Yo estoy seguro de que no le hice nada tan grave más que salir en los medios... No sé si para ella fue un bochorno o no, pero tan grave no fue. Ya van casi diez años que dejó de hablarme y no es fácil", reflexionó el hombre en diálogo con Juan Etchegoyen en Mitre Live.

Además de remarcar que se siente muy triste, contó que lo afecta verla en todos lados, como en las revistas y la TV, pero no tener la posibilidad de acercarse a ella.

"No es una hija a la que la dejás de ver y no la ves más. Yo la veo en todos lados, en una foto en una vidriera, en una revista, en Internet, en la televisión... No me explico cómo puede ser que se haya puesto tan dura conmigo. Me angustia”, sumó, sincero.

Y lamentó aún no conocer a su nieta: "Tengo muchas ganas de conocerla y sinceramente pedir como corresponde un régimen de alguna visita... A veces lo pienso y digo 'pero, ¿si ellos no me quieren ni ver, los voy a obligar a algo por ley? Por ahí cuando crezca un poquito más, ella misma va a preguntar: ‘¿Qué pasó con mi abuelo?’ ... Y no sé qué le van a decir. No soy una mala persona, para nada”.

Antes de cerrar, aclaró que no cree que a esta altura tenga que pedirle perdón a su hija pero que jamás dejará de intentar recomponer su vínculo con ella.

"Ella me negó que pueda llevarla al altar... Me negó que yo pueda estar a su lado por un capricho o por darle la razón a la madre o lo que sea. ¿Yo le tengo que pedir perdón o ella me tendría que decir que se equivocó un poco? No sé hasta qué punto tengo que pedir perdón yo. Es el día a día. Cuesta muchísimo, pero no bajo los brazos”, sentenció.