Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Florencia Peña contó la verdad sobre Guillermo Francella y la mesa chueca de Casados con hijos: "Estaba enojadísimo"

El elenco de la comedia, que volverá en el teatro, visitó La Peña de Morfi y reveló cómo surgió uno de los chistes recurrentes de la sitcom.

Florencia Peña contó cómo el chiste de la mesa en Casados con hijos surgió por un enojo real de Guillermo Francella

La mesa chueca en Casados con hijos contra la que lucha Pepe Argento está desde el comienzo de la sitcom. Todo el elenco estuvo invitado en La Peña de Morfi, palpitando la vuelta de la comedia en el teatro, y Florencia Peña reveló que el gag comenzó por un enojo real de Guillermo Francella.

“Hay una anécdota muy linda que no sé si contamos alguna vez que el primer día fue fuimos a grabar, a Guille no se le pasa nada. Controla todo, no se le pasa nada, está en todo”, aseguró la actriz, con Francella al lado, al igual que Darío Lopilato y Marcelo De Bellis.

“Obviamente tenía que ser un decorado roído. Las críticas cuando salió decían que era ‘una comedia con olor a naftalina’ y no habían entendido que era todo a propósito. Pero Guillermo igual quería que todo estuviera bien”, recordó, mientras  sus compañeros estaban tentados de risa.

"Guillermo, enojado, real, es todo. Nosotros callados y él ‘¡no, chicos!’. Empezó a ponerse nervioso con la mesa y nosotros dijimos ‘tenés que hacer eso con Pepe’ y no la cambiamos y quedó".

EL ENOJO DE GUILLERMO FRANCELLA EN CASADOS CON HIJOS QUE TERMINÓ EN UNO DE LOS CLÁSICOS DE LA COMEDIA

“Guillermo se sentó en la cocina y dice ‘esta mesita así, no’”, rememoró, imitando el movimiento que hacía la mesa de los Argento. “Se movía mucho”, reconoció el actor, divertido.  

“Empieza a mover la mesa y se enoja. Para mí él enojado es lo más gracioso. Guillermo, enojado, real, es todo. Nosotros callados y él ‘¡no, chicos!’. Empezó a ponerse nervioso con la mesa y nosotros dijimos ‘tenés que hacer eso con Pepe’ y no la cambiamos y quedó”, aseguró, sobre aquella primera escena en la mesa que partió de una molestia verdadera.

“Eso fue algo que siempre hizo y fue porque estaba enojadísimo porque nos habían puesto una mesa coja”, confesó.