Esteban Lamothe y una confesión sin filtro sobre su debut sexual: "Fue a los 13 años con una prostituta; después estuve tres años sin sexo"

El actor de Educando a Nina dio muchos detalles de su primera relación íntima con una mujer y sorprendió con su relato. 

Esteban Lamothe y una confesión sin filtro sobre su debut sexual (Foto: Instagram)
Esteban Lamothe y una confesión sin filtro sobre su debut sexual (Foto: Instagram)

Sin dudas, su protagónico en Educando a Nina –junto a Griselda Siciliani- terminó de posicionar a Esteban Lamothe (39) como uno de los actores más talentosos de su generación, pero también lo ubicó en la lista de los galanes más deseados. 

El actor, oriundo de Florentino Ameghino, una pequeña ciudad de la provincia de Buenos Aires, arribó a la ciudad de Buenos Aires a los 17 años, trabajó en distintos oficios hasta llegar a la actuación, y consolidó una familia con la actriz Julieta Zylberberg (33), con quien lleva diez años de amor y tiene un hijo, Luis Ernesto (3).

"Debuté con una prostituta a los 13 años. La trajo un primo, en la calle Suipacha, departamento 1-H. Me trajeron del campo. Fue mi debut, después no tuve sexo hasta los 16... Fue en el año '91, pagué 15 pesos...".

En medio de un presente laboral fructífero, Lamothe protagonizó una sensual producción de fotos para la revista Caras junto a Siciliani… ¡Pero sus declaraciones no se quedaron atrás! Sí, Esteban sorprendió con su confesión sin filtro sobre su inicio sexual.

"Debuté con una prostituta a los 13 años. La trajo un primo, en la calle Suipacha, departamento 1-H. Me trajeron del campo. Fue mi debut, después no cog... hasta los 16. Estuve tres años a paja y agua (risas). Recuerdo que en la habitación había un biombo, y mi otro primo, que tenía 12 años, debutó del otro lado. Fue en el año '91, pagué 15 pesos. Llegué, la tipa me hizo sexo oral, normal, y cuando yo me puse arriba de ella me excité y le quise agarrar las tetas. 'Pará -me dijo-, si querés agarrarme las tetas son cinco pesos más'. Y no tenía más plata. Conclusión: seguí haciéndolo con las manos a los costados", relató el actor sin omitir detalles. 

Luego, remató la situación: "Después me fui al Pamper Nic, y de ahí, hasta los 16, creí que tenía SIDA porque me había hecho sexo oral sin forro. Me acuerdo que iba a la iglesia y me tiraba agua bendita en las venas por si estaba enfermo para que la Virgen me curara. Era un chico de campo, bruto. Nunca fui un ganador con las mujeres: estaba en tercer o cuarto lugar. Siempre gané minas por ser simpático, pero siempre necesité tiempo".