Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El dramático relato de Samanta de Bake Off: "Estando en la bañera pensé en suicidarme; no quería existir más"

La exparticipante del reality de Telefe contó el daño emocional y psíquico que le causó el cyberbullying.

El dramático relato de Samanta de Bake Off
El dramático relato de Samanta de Bake Off

En junio de este año, el alto perfil de Samanta Casais en Bake Off Argentina expuso no solo que no es una cocinera amateur, sino un grave accidente que protagonizó en noviembre de 2017, que le costó cuatro meses después la vida a Alfredo Olguín (74).

A cuatro meses de esos episodios, en los que Samanta fue blanco de crueles ataques en las redes sociales e incluso juzgada con dureza en los medios, la joven habló con PrimiciasYa.com de cómo transitó ese hostil momento, que hasta la llevó a pensar en quitarse la vida.

"Sentí que ya no quería existir más. Aparecieron los haters, que me odiaban. Fue necesario estar alejada este tiempo para resguardar un poco mi salud".

"Sentí que ya no quería existir más… Aparecieron los haters, que me odiaban. Fue necesario estar alejada este tiempo para resguardar un poco mi salud, después de todo el haters que hubo y todas las cosas que se dijeron que me lastimaron mucho", dijo Samanta, asumiendo el daño que le hicieron los odiadores virtuales, a través del cyberbullying.

"YO Llegué HASTA PENSAR EN SUICIDARME. SE LO DIJE A MI NOVIO, LE DIJE QUE NO QUERÍA VIVIR MÁS. QUERÍA DEJAR DE EXISTIR. FUE AHÍ DONDE MI NOVIO SE HABÍA IDO A COMPRAR Y YO ESTABA EN LA BAÑERA PENSANDO ESO, LLORANDO".

Recordando uno de los tantos mensajes violentos que recibió, Samanta habló de un momento límite en su hogar en el que pensó en "suicidarse". "No es divertido desearle la muerte a una persona o decirle barbaridades. Yo llegué hasta pensar en suicidarme, no quería vivir más. Se lo dije a mi novio, le dije que no quería vivir más. Quería dejar de existir. Fue ahí donde mi novio se había ido a comprar y yo estaba en la bañera pensando eso, un rato largo estuve ahí llorando. La mente se me puso en blanco y dije '¿si lo termino todo acá?'. Pero en un momento se me pasó mi mamá, mi novio, mis hermanos y dije 'no' porque dejaba a mucha gente sufriendo".

Tras una pausa de su dramático relato, continuó: "Ese fue el momento en que mi novio me encontró y dijo que iba a llamar ya mismo al psiquiatra. Habló con mi psicólogo, y ahí tuve la entrevista con ambos. Se me medicó y ahí pude salir adelante. Mi novio me ayudó mucho, él también sufrió un montón. Por suerte lo pudimos pasar y todavía me angustia todo porque son heridas que no cierro".