Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Diego Topa y la presentación a Mitai a sus papás en pandemia: "Los notaba tristes, y un día no aguanté y se las llevé"

Diego Topa
Diego Topa

Antes de estrenar Una Navidad Especial, el animador se confesó con Ciudad. Cómo la salud de su padre, Tito, mejoró al tener en brazos a su nieta por primera vez a casi seis meses del nacimiento luego de tres ACV, por qué eligió ese nombre para su primera hija y sus sueños a cumplir. 

El 2020 será un año inolvidable para Diego Topa (45) por la montaña rusa de emociones, alegrías y tristezas que le tocó atravesar con el nacimiento de Mitai (10 meses), que se dio casi en simultáneo con la pandemia de Covid-19 que afecta a todo el mundo por igual.

Y siempre pensando en los niños, más ahora que es padre primerizo, el ídolo de los chicos hizo una enorme apuesta personal al lanzar Una Navidad Especial, el show íntegramente pensado para que los nenes disfruten a través de plataformas digitales.

“Es algo completamente mío, que estoy armando con TP, mi propia productora, rodeado de un montón de gente que quiero y admiro. Es lo primero que hago así fuerte y solo… Todo lo demás lo hacía con Disney, pero en esta me mandé solo. Tenía ganas de disfrutarlo de esta manera. Además, tenía que generarme trabajo, debía hacerlo. Si bien sigo trabajando con Disney, ya no soy exclusivo y puedo hacer un montón de cosas”, cuenta Topa a Ciudad en una entrevista que pasa por todos los temas en la que hay espacio para la emoción y las lágrimas.

“Una Navidad Especial es algo completamente mío, que estoy armando con TP, mi propia productora, rodeado de un montón de gente que quiero y admiro. Tenía que generarme trabajo, debía hacerlo".

El ambicioso proyecto continental que presenta tiene un sabor más que especial para el animador infantil: “Hacía un año que no estaba trabajando y esto me emociona mucho. Volver a trabajar sensibiliza mucho porque se vuelve de una forma diferente, con protocolos, barbijos y todo. Pero la emoción que da poder pisar un set y volver a conectarse con la actuación, la música y lo que uno ama, y llevar amor a mucha gente es muy fuerte”.

Y por más que sea una figura de magnitud internacional, Diego Topa habla con enorme simpleza y sensibilidad, demostrando que después de todo jamás dejó de ser el hijo de Tito (73) y Silvia (68), y hermano mayor de Edgardo, (papá de un nene) y Walter (papá de tres nenas).

-¿Cómo pensás que va a ser tu primera Navidad con Mitai en familia, en plena pandemia?

-Va a ser Una Navidad Especial en todo sentido, para toda la familia y para mí. Va a ser mi primera Navidad con mi hija, que me tiene completamente enamorado. Parte de esta locura hermosa que estoy haciendo tiene que ver con mi conexión con ella y mi niño interior otra vez. A raíz de tener a Mitai me empecé a acordar todo lo que mi familia hacía con nosotros cuando éramos chicos, al preparar el arbolito, decorar la casa, la cartita a Papá Noel. Es un mes mágico y creo que papás y abuelos nos tenemos que conectar con eso para transmitírselo a ellos. Como si fuera La vida es Bella, a los más chicos hay que darles amor y mostrarles lo bueno más allá de lo real que suceda. Ellos tienen que disfrutar su niñez a pleno. Me siento responsable de llevarles alegría, amor, humor y magia, de eso se trata todo lo que hago, que es un viaje a través de las emociones.

-Pasaron cuatro años hasta que Mitai llegó a tu vida a través del método de vientre subrogado en Estados Unidos, y justo pasó en el contexto de la pandemia de covid. ¿Qué balance hacés de todo este proceso?

-Ahora ya estoy en casa y lo puedo contar, es todo distinto para ella. Al principio estaba conectadísimo con ella full, medio que todo lo demás no importa. Uno está atravesado por el amor, el miedo, si está o no haciendo las cosas bien. Pero te empieza a agarrar la sensación de querer compartir ese amor con la gente que uno más quiere. En un principio, más allá de la pandemia, en mi cabeza ya sabía que tenía que estar tres meses mínimo en Estados Unidos antes de volver con Mitai por las vacunas y su seguridad. En mi corazón venía seteado para aguantar para poder presentársela a mi familia y amigos, pero luego se postergó más y se fueron a casi cinco meses y medio. La verdad es que se hizo un poquito largo y triste. Porque pasan los meses con los momentos más hermosos para poder compartir y todo el mundo está desesperado por abrazarla, conocerla, todo eso truncado por la pandemia. Porque no se pueden acercar, era todo junto.

-¿Cuándo fue que tu seres queridos pudieron conocer a Mitai?

-Eso pasó mucho después, porque cuando llegamos uno no se podía juntar ni ver. De hecho, todavía hay muchísima gente que no la conoce a Mitai, de mi familia inclusive.

-¿Tu familia de sangre más cercana pudo verla personalmente a 10 meses de su nacimiento?

-Mi familia de sangre directa ya la conoce. Pero los primeros meses de pandemia para cuidar a mis papás se hacía muy difícil no visitarlos… Yo notaba la tristeza en mis papás… (llora). Fue re difícil. Pero bueno, yo también los notaba muy tistes y, con distancia y todo, un día no aguanté y se las llevé. Mi papá no estaba muy bien de salud tampoco. Sabía que lo emocional influye mucho, y no me olvido más la cara de emoción y alegría y emoción de los dos cuando me vieron llegar con Mitai. Después de eso mi papá, evolucionó un montón. Igual, todavía no nos juntamos todos al mismo tiempo, pero puede suceder pronto. Mis sobrinos tienen ganas de ver a Mitai.

"Mi papá no estaba muy bien de salud. Sabía que lo emocional influye mucho, y no me olvido más la cara de emoción y alegría y emoción de los dos cuando me vieron llegar a su casa con Mitai".

-¿Cómo impactó ese encuentro de Mitai con Tito?

-A raíz de esto lo empecé a ver mejor a mi papá en la salud. Lo emocional influye muchísimo. A partir de ahí, cada dos semanas más o menos me acercaba un ratito para verlos. Me iba dos horitas, estaba un ratito. Cada uno con su mate. Con el cuidado que se debía tener, pero con una enorme conexión de corazón a corazón enorme. Para Mitai es súper importante estar conectada con sus abuelos.

-¿Qué le pasó a tu papá?

-A mi papá se le complicaron un montón de cosas juntas. Había tenido tres ACVs, después le tuvieron que hacer un trasplante de cadera, un montón de cosas. Tuvimos mucho miedo también porque estuvo internado, estaba solito en la internación. Nos pasó de todo. Por suerte mis papás no tuvieron covid, pero mis hermanos sí. Entonces, estábamos asustados con eso… Ahora mi papá está perfecto, re bien. Está bárbaro, hasta maneja el auto y se va para todos lados.

"A mi papá se le complicaron un montón de cosas juntas. Había tenido tres ACVs, después le tuvieron que hacer un trasplante de cadera, un montón de cosas. Tuvimos mucho miedo también porque estuvo internado, estaba solito en la internación".

-¡Contanos cómo es Mitai!

-Es muy curiosa, muy simpática. No para de regalar sonrisas desde que se despierta, juega todo el tiempo y está muy conectada con la música porque desde muy chiquitita escucha canciones de su papá y no es fan… ¡Es muy fanática mía! Hoy por hoy, ella es mi tester. Todas las canciones de mi streaming, donde tengo cinco canciones nuevas de Navidad, ella fue la primera en escucharlas y está re fan. Le pongo canciones de Navidad, y El Viajero es su favorita, se pone loca con esa. Se conecta, baila, me pide llevándome hasta donde está el parlantito y no para de jugar. Gatea desde hace dos meses y no deja de moverse por toda la casa. Se para por todos lados y está por arrancar a caminar. No hay forma de no disfrutarla porque todo el tiempo está haciendo monigoteadas, es muy dulce y muy buena. Me tiene loca de amor.

-¿Le ponés otra música además de la tuya como para que tu voz no sea la única que escuche todo el tiempo?

-Una de las cosas que hago con Mitai es presentarle el mundo, que ella elija lo que quiera, y desde chiquita elige mis canciones, porque obvio que le ponía otras. Pero con otras canciones me hacía muecas de que quería otras, las mías. Lo que le gusta mucho es Plim Plim, somos Topa y Plim Plim.

"El nombre Mitai es de origen guaraní, significa niño, chico pero sin género. Fue porque tengo una amiga que se llama Charo Bogarín. Ella canta y tiene espectáculos para los más chiquititos, y su show se llama Mitai. Cuando fue a verla y vi el nombre me volvió loco".

-¿Por qué elegiste el nombre Mitai para tu hija?

-Es de origen guaraní, significa niño, chico pero sin género. Se pronuncia con acento en la última "I", pero no lleva la tilde. En Paraguay, a los nenes les dicen mitai. Me parece tan lindo… Fue porque tengo una amiga que se llama Charo Bogarín. Ella canta y tiene espectáculos para los más chiquititos, y su show se llama Mitai. Cuando fui a verla y vi el nombre me volvió loco.

-¿Está el deseo de darle un hermanito a Mitai?

-No lo sé… Uno nunca cierra las puertas del todo a tener otro hijo. La verdad es que no lo sé, yo disfruto del día a día y hoy estoy súper conectado con ella. Si el día de mañana tiene que suceder, pasará. También tiene que haber conexión con Mitai, porque tal vez lo vaya pidiendo ella misma. Yo viví eso, yo les pedí a mis papás tener hermanitos, y mis papás me dieron dos. En este momento estoy tan conectado con ella que no puedo decir algo concreto. Pero si se da la posibilidad más adelante, puede ser. La vida siempre se encargó de mostrarme cuál era el camino, y estoy atento a eso.

"Uno nunca cierra las puertas del todo a tener otro hijo. Si el día de mañana tiene que suceder, pasará. También tiene que haber conexión con Mitai, porque tal vez lo vaya pidiendo ella misma".

-¿Mantenés el diálogo con la madre subrogada?

-Sí, de hecho, la semana pasada hablamos con ella, que tiene dos hijos también. Estamos re conectados. Ella tuvo a Mitai 9 meses en su vientre, tiempo de mucho amor y cuidado. Ese es un acto de amor tan grande… Es como todo, hay un 50 y otro 50 por ciento de cada parte para que suceda. Ella es muy amorosa y yo también lo soy con ella y su familia.

-¿Cuáles son tus sueños?

-Tengo dos sueños. Hacer una comedia para toda la familia, no tan enfocado a lo infantil como ahora. Sería una suerte de sitcom familiar del estilo de La Niñera. O como ¡Grande, Pá! Algo que tenga que ver con toda la familia, también con canciones.

"Uno de mis sueños es hacer una comedia para toda la familia, no tan enfocado a lo infantil como ahora. Sería una suerte de sitcom familiar del estilo de La Niñera. O como ¡Grande, Pá! Algo que tenga que ver con toda la familia, también con canciones".

-¿A quiénes admirabas de chico y en quiénes te inspirás?

-Lo primero que vi de chico fue Margarito Tereré y me volvió loco, él y los personajes. Lo mismo después me pasó con productos del exterior como Odisea Burbuja, obvio que después me coparon Julieta Magaña, Telejuegos, ¡Carlitos Balá!, Carozo y Narizota. Yo era muy fan de lo que tuviera que ver con el infantil. Amaba todo eso. Lo último que vi, ya de grande, fue Xuxa.

-¿Xuxa influyó en tu carrera de alguna manera?

-Ella me motivó mucho en todo lo que tiene que ver con la conexión con los más chiquitos, la dulzura que tenía y tiene, su mirada. Fui a las grabaciones de sus programas y dejó algo muy fuerte en mí. Yo veía lo que hacía en los cortes, miraba todo el estudio y decía “ojalá algún día pueda hacer algo así”. Logré hacerlo al producir y hacer shows, poder ir de gira por toda Latinoamérica. Admiro muchísimo a Xuxa y mi segundo sueño es que ojalá en algún momento de la vida pudiera hacer algo con ella. Me encantaría porque tiene un ángel y un don maravilloso por el que yo me vuelvo loco de amor. Trabajar con Xuxa es uno de mis sueños.

"Está el asunto del actor que busca desafíos, pero la verdad que a mí no me pasa. Y no tiene que ver con la comodidad, sino con que siempre elijo hacer cosas que me hagan feliz, que me entusiasmen y me diviertan."

-¿Te ves actuando fuera del rubro infantil? Por ejemplo, interpretando a un villano malísimo en una policial del estilo Polka...

-No es algo que me motive. Está el asunto del actor que busca desafíos, pero la verdad que a mí no me pasa. Y no tiene que ver con la comodidad, sino con que siempre elijo hacer cosas que me hagan feliz, que me entusiasmen y me diviertan. Sí me gustaría poder hacer comedia.

-¿De qué se trata Una Navidad Especial?

-Es un especial de Navidad increíble. Son un montón de cosas que quiero ordenar porque son espectaculares. Es un show musical con una historia navideña maravillosa, acompañado por actores, bailarines. Hicimos una apuesta espectacular de musical con teatro, contado especialmente para poder transmitirse vía streaming. Estoy súper contento porque tiene todo el espíritu navideño para acompañar a la familia de toda Latinoamérica. Va a ser una experiencia única, porque está pensado pura y exclusivamente para este momento, en el que la familia necesita tanta compañía, porque va a ser un diciembre muy particular. Va a haber chicos y familias que no se van a poder ver con la gente que más quiere como todos los años. Por eso tratamos de armar este espectáculo, para tratar de acompañarlos durante todo el mes. Se puede elegir el día de diciembre que quiera para disfrutar del show.

"Admiro muchísimo a Xuxa y mi segundo sueño es que ojalá en algún momento de la vida pudiera hacer algo con ella. Me encantaría porque tiene un ángel y un don maravilloso por el que yo me vuelvo loco de amor. Trabajar con Xuxa es uno de mis sueños".

-¿Los chicos van a poder interactuar con vos?

-Además, preparé un contenido exclusivo que voy a mandar por WhatsApp a los más chiquitos, en complicidad con los papás y las familias para enviarles mensajes, cuentos, desafíos, video, de todo. Como para poder estar cerquita durante todo el mes. Es algo que surgió porque con este tema de la pandemia las familias no paraban de mandarme mensajes por Facebook pidiéndome si por favor podía mandarles mensajes a sus nietos o sus hijos ya que no los podían ver. Como soy el ídolo de los nenes, me pedían si podía decirles que la abuela le mandaba un beso enorme y que le cuente un cuento. Y si era así en ese momento, ¿por qué no armarlo masivamente? Imagínense lo que es para los más chicos, que me ven todos los días en la televisión, poder entrar en su casa de forma real mandándoles mensajes de audio por WhatsApp, preguntándoles cómo están. Que los papás me manden fotos que después voy a publicar de lo que están haciendo, todo armado con una psicopedagoga para que los más chiquititos se sientan entretenidos y acompañados. Ojo que no van a ser tareas para los padres, sino juegos, todo disfrutable. La educación se la dejamos a las maestras.

-O sea que vas a romper la pantalla para acercarte a los chicos...

-Esto va a tener mucha cercanía porque ellos también me van a poder hablar a mí, mandarme mensajes. Para mí es genial que haya cercanía real. Me encanta que sea así para poder seguir fomentando la magia, esta cosa de lo que es la tele, las plataformas. Yo les voy a preguntar a los chicos qué están merendando. Y el desafío es que va a ser para toda Latinoamérica. Pueden encontrar toda la información en topa.com.ar.

Hombre de familia y perfil bajo, Diego Topa prefiere separar la esfera privada de la actividad profesional. Por eso mismo evita postear fotos del rostro de Mitai en sus redes sociales. “Nunca hablé de mi vida privada, lo de Mitai es una explosión de amor y no puedo evitar contarlo. Pero no hablar de mi pareja es una decisión en conjunto. No quiere decir nada y yo respeto muchísimo su voluntad. Estamos juntos hace mucho tiempo… como siete años. ¿Si pensamos en casarnos? La verdad es que lo vamos viendo, estamos enfocados en el día a día. Los papeles mucho no me importan, sino todo lo cotidiano, la confianza, el cariño, el respeto, y todo eso está”, revela pudoroso.