¡Cuestionario Sexy de Ciudad.com! Mariana Brey: "Con mi marido juego mucho a la ama de casa y al jardinero"

La bella periodista de espectáculos cruzó la vereda y se animó a destapar algunas de sus intimidades: una inolvidable maratón sexual y por qué dos caballeros se disputan su delantera. 

Mariana Brey: "Juego mucho con mi marido a la ama de casa y al jardinero". Foto: Captura
Mariana Brey: "Juego mucho con mi marido a la ama de casa y al jardinero". Foto: Captura

Como muchas mujeres, Mariana Brey (37) cree que las mejores fantasías son las que crea su mente. No son necesarios los disfraces ni otros complementos. Lo suyo es ir al frente, pura actitud de quien no teme darle rienda suelta a su deseo.

En el Cuestionario Sexy de Ciudad.com, la periodista de BDV y Este es el show cuenta que, a pesar de haber tenido varios partenaires en su vida, el mejor es quien la acompaña desde hace 10 años y padre de su hijo Luca. Una fiel creyente de que el amor es el estimulante sexual más poderoso. 

De su despertar romántico en su Quilmes natal a los malabares para mediar la maternidad con la vida íntima de la pareja. Un idilio que no fue con el propio Claudio Paul Caniggia, las prendas de vestir que la convierten en un freezer y qué juego íntimo la pone on fire...

1) ¿Cómo fue tu primer beso? ¿Cómo recordás tu primer noviazgo?

-El primer beso fue con un chico de mi barrio, de Quilmes, que se llamaba Cristian. Era mi vecino y me hacía regalos que yo guardaba en un baúl antiguo que había en mi casa donde ponía sus cartitas, flores, libritos. Tenía 12 ó 13 años y se dio jugando a la botellita. ¡Qué antigua soy! (risas). Estábamos en uno de esos bailes que se hacían en el barrio y ahí me lo dio. No fue mi novio, pero estaba enamoradísima de él. Creo que ahora sigue viviendo en la misma casa, cerca de la mía. Mi primer novio también otro chico del barrio que era más grande que yo. Me gustaban los chicos grandes, yo tenía 15 años y él, 22. Me quería como novia, pero yo no estaba muy decidida. Estuvimos cerca de 9 meses juntos, e incluso lo invitamos a unas vacaciones familiares. Fue un novio sólo de besos, porque nunca pasó nada. Era todo muy inocente. Recuerdo que era rubio y tenía el pelo largo, que me siguió durante un buen tiempo y que me regalaba flores. Después, con los años me fui poniendo más picante.

"Mi primera vez fue con un chico que conocí mientras él laburaba metido adentro de un muñeco en Villa Gesell. ¡Cuando salió del muñeco me encantó! Sabía que era músico y donde tocaba con su banda. Cuando me lo encontré le recordé quien era y ahí empezamos medio a salir. ¡Era re encaradora, no me importaba nada!".

2) ¿Cómo recordás tu primera relación sexual?

-A los 19 años me enamoré de un chico que se llamaba Willy, que tenía 30 años, y era un flaco súper rockero, todo lleno de rastas. Lo conocí en Villa Gesell, estaba trabajando en un programa de Canal 13 que se llamaba 3.60 donde hacía unos móviles por el verano. Él laburaba metido adentro de un muñeco. ¡Cuando salió del muñeco me encantó y nos pusimos a charlar! Sabía que era músico y cuando volvimos a Buenos Aires fui a verlo tocar; le recordé quien era y ahí empezamos medio a salir. ¡Era re encaradora, no me importaba nada! La primera vez no tuvo mucha preparación. Pintó. Yo nunca había estado con nadie, sentía que me había enamorado de él y que era el hombre con el que quería concretar. Fue en la terraza de un amigo de él y pasó. No lo recuerdo como algo lindo, pero supo esperarme porque sabía que era mi primera vez. Nuestra relación era algo bastante informal, no era un noviazgo, era un flaco al que veía a veces y que después de haber pasado lo que pasó tampoco se transformó en una relación. El no me ofrecía un noviazgo y yo lo acepté así porque me había enamorado.

3) ¿Cuál es el lugar más raro donde hiciste el amor y cuáles son los lugares donde te gustaría hacerlo?

-Con este chico Willy se dieron situaciones raras como en la terraza o en el garaje de una discoteca. Pero las situaciones de sexo y de amor más intensas las viví estos 10 años con mi marido, porque es la relación más estable que tuve. Lo que más recuerdo de mi marido fue que tuve sexo la primera noche. A diferencia de otras relaciones que había tenido donde yo era la que se enamoraba y la que estaba ilusionada, acá yo no apostaba. Lo conocí, me encantó y en una fiesta de un fin de semana terminé durmiendo con el pibe. El pibe ahora es mi marido (risas). Yo decía 'a este lo veo hoy y no lo veo nunca más'. A los 15 días nos reencontramos y nunca más nos separamos. Los primeros cinco meses de noviazgo era estar encerrados todo el tiempo en mi departamento haciendo el amor. Recorrimos todos los rincones. Dormitorio, en un colchón en el piso porque estaba pintando el depto, cocina, patio, terraza y en su auto, cuando pudo comprárselo. También al costado de la ruta. Era un pibe que tenía mi edad y pensé que no iba a prosperar. Nos enamoramos por el sexo que tuvimos y porque había otras cosas, obvio. Era amoroso, cariñoso y apostaba a una relación estable, cosa que hasta ese momento desconocía. Yo tenía 26 años y me hizo tener ganas de estar en una relación, que era algo que en mi no fluía. Cada vez que venía a mi casa era un caos, se iba a cualquier hora y se tomaba el bondi, o yo lo llevaba en auto desde Quilmes a Constitución y de ahí se tomaba el subte. 

"Conocí a mi marido una noche, me encantó y en una fiesta de un fin de semana terminé durmiendo con él. Yo decía 'a este lo veo hoy y no lo veo nunca más'. A los 15 días nos volvimos a ver y nunca más nos separamos. Los primeros 5 meses de noviazgo eran de estar encerrados todo el tiempo en mi departamento haciendo el amor. Recorrimos todos los rincones. Dormitorio, en un colchón en el piso porque estaba pintando el depto, cocina, patio, terraza y en su auto".

4) ¿Qué te enciende y que te deserotiza en la intimidad?

-Me deserotiza que se duerma y no está en mí despertarlo. Si te dormiste, fuiste. Soy exigente en eso. Y si yo me duermo, tampoco me despiertes, ¡ni se te ocurra! Me encanta cuando lo veo en la ducha, cuando viene del trabajo y está vestido muy lindo. O cuando se lookea para una fiesta. ¡En esas situaciones me dan ganas de sacarle toda la ropa y arrugarle todo el traje! A mí en casa me gusta estar bien, aunque esté vestida con un shorcito y una remerita. No soy de estar desaliñada, pero a él le gusto a cara lavada y con las ondas naturales que tiene mi pelo. De él me mata para mal el jogging viejo y los calzoncillos rotos. Un día tiré como cinco juntos. Me decía "me tiraste los más cómodos". ¡Tenían como 5 agujeros! Otra cosa es que tiene que estar limpito. Nunca me pasó con él, pero si venís del futbol y estás transpirado puede gustarme. Pero sucio, no.

"El juego desde la imaginación me parece más interesante que un juguete. Me gusta más armar una película en base a lo que puedo fantasear y a lo que el otro se imagina. Soy de la palabra y de lo que puedo generar con la palabra en el otro. Me interesan las fantasías cotidianas, no el disfraz de súperheroe. Me gusta más el ama de casa con el chofer o con el jardinero. ¡A eso juego mucho con mi marido!".

5) ¿Te interesan los juguetes sexuales?

-Nunca tuve, pero me resultan atractivos. No los he necesitado, pero no los descarto como una posibilidad en algún momento. El hombre tiene que ser muy abierto para eso porque algunos sienten que es como tocarle su virilidad. Creo que el juego desde la imaginación me parece más interesante que un juguete. Me gusta más armar una película en base a lo que puedo fantasear y a lo que el otro se imagina. Soy de la palabra y de lo que puedo generar con la palabra en el otro. Me interesan las fantasías cotidianas, no el disfraz de súperheroe. Me gusta más el ama de casa con el chofer o con el jardinero. ¡A eso juego mucho con mi marido!

6) ¿Fuiste infiel? ¿Te tocó ser la engañada?

- ¡Las dos cosas! Me metieron los cuernos mil veces, pero uno no se entera de lo que no se quiere enterar. Tengo la teoría de que no hay nada que yo pueda hacer que impida el deseo del otro. Si te quieren engañar, qué puedo hacer para impedirlo. Voy más a la raíz. Tampoco me da lo mismo, pero no hago un drama, prefiero saber el por qué. Cuando fui infiel fue porque del otro lado ya lo habían sido y me tomé esa libertad porque estábamos al final de la relación.

"Mi marido me apoyó y me dio todo el amor necesario que puede necesitar una mujer cuando es mamá primeriza, pero la lactancia prolongada a mi hijo generó algún celo por la teta".

7) ¿Cómo conciliás la intimidad de la pareja, con el ser madre y tener varios trabajos?

-Después de ser mamá, el primer año fue muy difícil. En mi caso particular y el de muchas mujeres, estás conectada con tu bebé, con esto nuevo que llega a la vida y con generar un vínculo. Es muy difícil y depende de la voluntad del hombre de acompañarte y de cómo lo haga. Es complicado tener intimidad cuando tenés tu energía y tu libido puesta en tu hijo. Él me apoyó y me dio todo el amor necesario que puede necesitar una mujer cuando está en esa circunstancia. La lactancia prolongada a mi hijo generó algún celo por la teta (risas). Mi hijo tiene 3 años y medio y a veces me la pide a la mañana antes de ir al jardín, como desayuno. A los dos nos gusta estar mucho con Luca, pero también tratamos de generar situaciones nuestras dejándolo con sus abuelas o con mi hermana. Lo dejamos un sábado a las 10 de la noche y lo pasamos a buscar al otro día para que almuerce con nosotros. El secreto de mantener un matrimonio en el tiempo es ser organizado.

8) ¿Alguna vez un famoso quiso seducirte?

-Me pasó, pero no voy a dar nombres. Nunca me sentí mal. Si se dio fue porque alguna cuota de interés demostraba yo, sobre todo en la época en que fui notera. No era una constante, pero me pasaba. Un famoso puede ser más tímido, incluso, que alguien que no es conocido. Sabe que si se tira el lance, te va a cruzar mil veces y tampoco debe querer tirarse a la pileta sin tener certidumbre. A veces pasó y a veces no. De todas formas, mis conquistas fueron la mayoría "hombres comunes" (risas).  

"Cuando era chica estaba muerta, enamoradísima, de un chico al que le decían Mamero y que para mí era como Caniggia desde su aspecto físico. Nunca supe porque lo llamaban así. Creo que ahora tiene una carnicería, pero en esa época vendía leche. Era todo musculoso como un jugador de fútbol y tenía el pelo largo y rubio".

9) ¿Quién fue tu amor imposible cuando eras chica?

-Andrés Calamaro y Claudio Paul Caniggia. Es más, estuve muerta durante muchos años, enamoradísima de un chico al que le decían Mamero y que para mí era como Caniggia desde su aspecto físico (risas). Nunca supe porque lo llamaban así. Hace unos años conté esta anécdota en televisión y me llamó para agradecerme. Creo que ahora tiene una carnicería, pero en esa época vendía leche. Mi papá se dedicó toda su vida a la venta de leche suelta y este chico trabajaba en el reparto que le llevaba a mi padre. Lo veía todos los días y estaba muerta por él. Fue en la época en que tenía entre 12 y 16 años y el tendría 10 años más. Nunca pasó nada, fue un amor platónico. Era todo musculoso como un jugador de fútbol y tenía el pelo largo y rubio. Me acuerdo que yo me hacía la grande y como sabía a qué hora pasaba con el camión por mi casa me preocupaba en taparme un distintivo que tenía el uniforme del colegio, que delataba que estaba en quinto año.

10) ¿Qué fue lo que más te han elogiado?

-Me han dicho que mi arma de seducción es la cola y la sonrisa, en cuanto a lo físico. Y sobre todo la frontalidad, no te careteo nada. Si va, va; y sino, no va. ¡Soy de las que toman la iniciativa!