¡Cuestionario Sexy de Ciudad.com! Dallys Ferreira: "Desde que estoy embarazada se agudizó el deseo y la piel, pero no tengo la misma energía, ¡me agoto rápido!"

En la dulce espera de su primera hija, la modelo dio detalles de cómo cambió la intimidad con su pareja. Además, por qué decidió dar de baja un canal para adultos y ¿Chayanne fue su ex?

Dallys: "Desde que estoy embarazada se agudizó el deseo y la piel, pero no tengo la misma energía, ¡me agoto rápido!"
Dallys: "Desde que estoy embarazada se agudizó el deseo y la piel, pero no tengo la misma energía, ¡me agoto rápido!"

Como otras bombas exuberantes, Dallys Ferreira (30) tiene un pasado como patito feo. Una chica "varonera" que, como confiesa, prefería "irse a las manos" con quienes la molestaban antes que ser la princesa de un imaginario reino pink. El tiempo pasó y la joven paraguaya se convirtió en una de las mujeres más sensuales de ese y de este país. Una belleza sin fronteras.

Embarazada de cinco meses de India, su primera hija, fruto de su relación de 10 años con Nicolás Sporleder, la modelo y conductora contó en el Cuestionario Sexy de Ciudad.com cómo cambió la intimidad con su pareja  al estar en ese estado, el "hormonazo" y como su bebé modificó su sensibilidad a la hora del sexo.

"A los 11 años me gustaba un muchacho en la escuela, pero yo era tan fea que la única forma de estar cerca de él era ser su amiga. Cuando era muy chiquita era más bien varonera, no apuntaba a ser una princesa. Mi mamá me ponía los vestidos obligada y si un compañero o una compañera me cargaba, lo resolvía a las piñas. A los 13 años me cambié de colegio, me arreglé un poquito, me desarrollé y cuando me reencontré con este muchacho me miró con otros ojos".

1) ¿Cómo fue tu primer beso?

-No fue para nada lindo. A los 10, 11 años, me gustaba un muchacho en la escuela, pero yo era tan fea que la única forma de estar cerca de él, que era el galán de la clase, era ser su amiga. Cuando era muy chiquita era más bien varonera, no apuntaba a ser una princesa. Mi mamá me ponía los vestidos obligada y si un compañero o una compañera me cargaba, lo resolvía a las piñas. A los 13 años me cambié de colegio, me arreglé un poquito y también me desarrollé. Y cuando me reencontré con este muchacho me miró con otros ojos. Me empezó a coquetear, a llamarme a mi casa y él no sabía que yo estaba enamorada de él. Después de mucha charla nos encontramos en un lugar y él me besó. Para ser el primer beso fue muy feo porque fue seco, duro y horrible. Después, nunca más le volví a hablar. No sé si era el primero de él también, pero después de eso me dije '¿para esto me arriesgué tanto?', porque si  me agarraba mi mamá me mataba. Le puse muchas expectativas al muchacho, lo había idealizado.

2) ¿Cómo fue la primera vez que un chico te encaró o que vos fuiste al frente?

-A los 15 años y él era el galán de Ciudad del Este. Recuerdo que "se creía mil" y me decía cosas como que yo iba a ser de él para toda mi vida y que iba a quedar marcada por él. ¡Deliraba! (risas). En ese momento era muy chiquita y mi mamá era muy guardabosque conmigo. Empezamos a salir a escondidas hasta que mi mamá me descubrió justo cuando lo estaba besando y no hice nada, ni salí corriendo, me quedé congelada. Por suerte, no me hizo pasar vergüenza en ese momento.

3) ¿Cómo recordás tu primera relación sexual?

-Fue con un chico que fue mi novio y con el que estuvimos muchos años juntos, pero la primera vez fue rara, porque no fue ni fea, ni linda. Tenía 17 o 18 años y estaba con las hormonas a full. Además, mi mamá me había dicho que tenía que hacerlo con el amor de mi vida y esa es una gran presión. No era que ella quisiese que llegara virgen al matrimonio, sino que me decía que la primera vez tenía que ser un momento especial, con fuegos artificiales y con un príncipe encantado... y en la realidad eso no existe. Tenía cerca de 18 años, estaba con las hormonas alborotadas y con una gran necesidad… estaba muy caliente. Así que tenía un compañero de trabajo que andaba detrás mío y la verdad no me enloquecía, pero me gustaba. Después terminamos siendo novios, pero la primera vez fue medio rara porque no le dije que era virgen. Algo sospechó porque era un desastre, se mezclaron muchos sentimientos. Para muchas cosas soy impulsiva y como me pareció desagradable la experiencia le dejé de hablar. Ahí él me empezó a preguntar qué me pasaba y a cortejarme. Así nos pusimos de novios y tuvimos una relación de más de 3 años.

"Tengo una gran necesidad de mi pareja, de sentirlo y creo que eso lo potenció el embarazo. A él le costaba mucho tener relaciones, y no por una falta de deseo, sino por miedo a lastimarme, le era muy rara situación. Fue todo un proceso que tomara confianza, que entendiera que estaba todo bien y que el bebé no se iba a enterar de nada".

4) ¿Qué actitudes te ponen de buen humor a la hora del sexo y cuáles te deserotizan?

-Me gusta mucho generar un clima, una situación, sentirlo a él cariñoso y que pase después de una situación agradable. Me mata la rutina, hacerlo muy casero. Estamos juntos desde hace 10 años juntos y llega un punto en el que nos convertimos en doña Dallys y él en don Nicolás con los ruleros, las medias y esas cosas que te matan. Tenemos un buen timing y el sexo se da muy naturalmente. Somos de romper mucho la rutina, de improvisar, de salir del esquema de lo que la mayoría de las parejas hacen. Creamos nuestra forma de relacionarnos sexualmente. Tengo mucha piel con él. Mis fantasias tienen que ver más con que nos descubran, en hacerlo en lugares como una playa o en el balcón. Por suerte nunca nos pasó de que nos agarre alguien en un acto tan cómoda (risas).

5) ¿Cómo es la intimidad de la pareja estando embarazada? ¿Aumentó el deseo?

-Cuando estás embarazada se te agudizan lo sentidos, los sentimientos y la piel con tu pareja. Lo que pasa es que todo es muy a corto plazo, me agoto rápido, no tengo la misma energía, pero tampoco tenemos la presión de batir ningún record. Aún así, no me imagino a esas pobres mujeres que por circunstancias de la vida no tienen al papá de su hijo cerca, debe ser terrible. Tengo una gran necesidad de Nicolás, mi pareja, de sentirlo, y creo que eso lo potenció el embarazo. Incluso tengo una gran necesidad sexualmente de que me mime, que sea cariñoso, que me acaricie. Por eso los médicos recomiendan tener sexo durante el embarazo, por un tema de la conexión con tu pareja. A Nicolás al principio le costaba mucho, y no por una falta de deseo, sino por miedo a lastimarme, le era muy rara situación. Fue todo un proceso que tomara confianza, que entendiera que está todo bien y que el bebé no se entera de nada (risas). Los dos somos muy sexuales y nos conectó desde un lugar mucho más fuerte y profundo. 

"Me encontré con la chica con la que él mi ex supuestamente me había engañado y ella me dijo que era verdad y hasta criticó mi cama. Me dijo que era incómoda y que no le gustaba porque yo le había mandado a cortar las patas porque hacía mucho ruido. ¡El colmo!".

6) ¿Fuiste alguna vez infiel? ¿Te tocó ser la engañada?

-Sí, fui infiel y me fueron infieles casi todas mis parejas, sólo a uno lo descubrí y el otro me enteré cuando terminó la relación. Le fui infiel a mi primer novio porque no me llenaba. En ese momento me arrepentí, pero hoy lo pienso y no me arrepiento porque me engañaba con chicas que llevaba a mi propia casa. Era una relación compleja y cuando terminamos me encontré con la chica con la que él supuestamente me había engañado. Una amiga me contó que ella contaba detalles de cómo era mi casa y cosas así. Esta chica es conocida en Paraguay y me tocó trabajar con ella. Nos tocó un evento juntas y le pregunté con buena onda si era cierto. Me dijo que era verdad y hasta criticó mi cama, me dijo que era incómoda y que no le gustaba porque yo le había mandado a cortar las patas porque hacía mucho ruido. ¡El colmo! (risas).

7) ¿Quién era tu amor adolescente y quién te gusta ahora?

-Me encantaba Jean-Claude Van Damme. Lo que más me gustaba era su pecho porque lo tenía todo marcado y mi fantasía era acostarme en su pecho y que él me acaricie el pelo. Ahora me gusta mucho Tom Cruise y Chayanne, que tuve la oportunidad de conocerlo. Fue muy grato y hermoso verlo, súper educado y muy amoroso. Yo estaba con mi pareja y un poco más le dije que estaba enamorada de él. Era una situación muy bizarra (risas).  Una vez que lo conocí, me curé y yo digo que se convirtió en otra cosa, como un amigo. Yo digo que se convirtió en mi ex, aunque él nunca se enteró que salió conmigo (risas).

"Antes teníamos Playboy TV y estaban todas mis compañeras laburando ahí. Le decía "no da, gordo" porque estaban Pamela David, Mónica Farro, Luciana Salazar y a ellas las conocíamos y no daba. "Busquemos una que no conozcamos", le decía. Aparte terminábamos diciendo "uh, mirá lo que hizo tal", como chusmeando, así que tuvimos que darle de baja".

8) ¿Te interesa la pornografía? ¿La literatura erótica?

-No consumo mucha literatura erótica, pero he leído 50 sombras de Grey. Me sorprendió porque no conocía un género así y me gustó muchísimo. Nunca se me dio por ir a comprar un libro así, y esa es la diferencia con el porno,  que uno lo ve en internet y punto, es algo más masivo y está a mano. Lo disfruto con mi pareja, no soy celosa (risas). Soy muy tradicional, pero no me da celos que mi novio mire a una chica bonita o a una que tenga un buen lomo , siempre que no sea una conocida. Antes teníamos Playboy TV y estaban todas mis compañeras laburando ahí. Le decía "no da, gordo" porque estaban Pamela David, Mónica Farro, Luciana Salazar y a ellas las conocíamos y no daba. "Busquemos una que no conozcamos", le decía (risas). Aparte terminábamos diciendo "uh, mirá lo que hizo tal", como chusmeando, así que tuvimos que darle de baja.

9) ¿Cuál es tu ropa de batalla? ¿Cuál es la que preferís en él?

-Tengo mis lencerías bonitas que no son cómodas para usarlas todo el tiempo, pero que están buenas. Me parecen muy bonitas las transparencias. A él lo prefiero rústico, pero por supuesto que no me venga con un calzoncillo hasta la rodillas. Me gusta con alguno de Calvin Klein o de esa onda que a él le quedan muy bonitos porque entrena mucho y tiene un lomazo. ¡Es un bomboncito! No me gusta el hombre con mucha producción, soy paraguaya y estoy acostumbrada al hombre más reo, más varonil. No me gustan metrosexuales, pero que esté bien cuidado con sus abdominales naturales bien marcados. 

10) ¿Cómo definirías un buen orgasmo?

-¡Son los que tengo con mi hombre! Nada mejor que sexo salvaje con la persona que amás. Lo romántico está bueno pero tampoco que todo sea miel y leche condensada porque empalaga. Las mujeres somos muy fantasiosas y el hombre tiene que hacerla sentir su femme fatal. A veces está bueno que él se olvide que es la mamá de sus hijos y está bueno que la haga sentir sexy, atrevida. El hombre tiene que tratarla como una hembra que le calienta y que le gusta, eso va a hacer que ella saque la zorra o la perra que lleva adentro.