La confesión maternal de Pamela David: "Mis hijos se largaban a llorar cuando me iba a conducir El Debate de Gran Hermano, era tremendo cómo me hacían sentir"

Antes de sus vacaciones, la conductora fue entrevistada por sus compañeros de Desayuno Americano y se refirió a cómo lidió con su rol de madre mientras tenía doble trabajo.

Pamela David y su confesión maternal en Desayuno americano

Este fue un gran año para Pamela David (37). Y en su último día al aire antes de sus vacaciones -durante enero será reemplazada por Adrián Pallares en la conducción de Desayuno Americano- la animadora se refirió al intenso 2015 y cómo se las ingenió para conjugar la maternidad con su doble trabajo en la televisión, ya que a las 2 horas y media del ciclo matutino, durante 5 meses se le sumó una hora y media nocturna de El Debate de Gran Hermano.

"Era tremendo cómo me hicieron sentir mis hijos la ausencia. Se largaban a llorar. Mandaba fotos desgarradoras de Lola llorando al grupo del WhatsApp del programa".

"Hablamos la decisión de hacer Gran Hermano y fue contemplada con el apoyo de Daniel (Vila, su esposo y dueño de América). Lo hablamos un poco con los chicos, pero un poco. Les dije que mamá no iba a estar en la casa y, por ejemplo, Daniel se encargó de los deberes de Feli", relató Pamela, mamá de Felipe (8, fruto de su relación con el basquetbolista Bruno Lábaque) y Lola (3, a quien tuvo con Vila). Pero a la hora de contar cómo era el momento en que se iba para los estudios de América, la conductora hizo una revelación: "Era tremendo cómo me hicieron sentir (la ausencia). Se largaban a llorar. Les mandaba a ustedes, al grupo de WhatsApp, fotos desgarradoras de Lola llorando", contó.

Después del éxito de Gran Hermano 2015, Pamela agradeció haber asumido ese desafío: "Es mi trabajo y me dignifica. Con el diario del lunes digo 'qué bueno que lo agarré' porque tenía un fin. Si vos me decís si toda mi vida me animaría a hacer dos programas, diría que no. Mis hijos son chiquitos, me necesitan. Aparte me dijeron que Gran Hermano eran 3 meses y después, por suerte, por el éxito del formato duró 5 meses. Pero no me siento mal y de hecho si vuelvo a hacer la segunda temporada me va a doler menos el corazón. No pasa nada",  finalizó Pamela David