Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Chavo Fucks relató cómo fue pasar 18 días internado por covid y se diferenció: "No soy partidario de exhibirlo"

El periodista explicó por qué no subió ninguna foto mientras se recuperaba en el Sanatorio Otamendi.

El Chavo Fucks reveló que estuvo internado durante 18 días por coronavirus.
El Chavo Fucks reveló que estuvo internado durante 18 días por coronavirus.

Después de haber estado internado durante 18 días en el Sanatorio Otamendi por coronavirus, haciéndole frente a una neumonía bilateral, el Diego "El Chavo" Fucks se recuperó y relató cómo fueron sus más de dos semanas lejos de su casa.

Sonriente y disfrutando del aire libre en Nordelta, se sacó una foto y compartió el retrato en Instagram. Contundente, además explicó por qué no compartió contenido mientas estaba en el sanatorio. 

"Aquí estoy, de vuelta en casa. Estuve internado desde el 20 de enero hasta hace un rato. Sé que hay quienes lo hacen y los respeto, pero no soy partidario de exhibir una internación o el uso de una máscara de oxígeno. Es algo íntimo, dolorosamente intimo. Esas imágenes las llevo conmigo, son parte de una pelea dura que mi cuerpo y mi cabeza le dieron a la neumonía bilateral que me generó el coronavirus. Tampoco creo en la excusa 'para crear conciencia': el covid ataca a todos de distinta manera. A algunos les pasa de largo en tres días y a otros, como a mi, nos deja 18 días en la cama de una institución médica", expresó.

En ese punto, hizo hincapié en que a pesar de la delicada situación logró ver el lado positivo: "El camino hasta hoy fue duro y difícil; el cuerpo tendrá que recuperarse junto con los pulmones. Pero lo realmente valioso fue reconfirmar que en este tramo de mi vida me rodean las personas correctas, que quienes están en el día a día también estuvieron en la diaria cuando estuve encerrado en la habitación 340".

"Sé que hay quienes lo hacen y los respeto, pero no soy partidario de exhibir una internación o el uso de una máscara de oxígeno. Es algo íntimo, dolorosamente intimo".

Agradecido, el periodista se despidió remarcando que los muchísimos mensajes de aliento que le mandaron lo ayudaron a enfrentar la enfermedad con fortaleza.

"Recibí una enorme cantidad de llamados y mensajes de un seguimiento casi diario de gente a la que llevo décadas sin ver, de gente anónima que le escribió a mi mujer y a mis hijos. Quiero agradecer a los doctores Pedro Wainer y José Stringa, dos fenómenos que no solo me llevaron a buen puerto desde su conocimiento, sino que gracias a su calidad humana también me ayudaron a mantenerme enfocado y con la cabeza sana. Y a todo el personal del sanatorio: ¡gracias!", sentenció.

¡A cuidarse!