Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Una bruja aseguró que a Nicole Neumann le hicieron 'el amarre de 7 nudos': "El último se entierra en un cementerio"

La mujer envió un mensaje a Nosotros a la Mañana, en medio del escándalo con Fabián Cubero. ¿En qué consiste?

La reacción de Nicole Neumann cuando una bruja le aseguró en vivo que le hicieron "la atadura de 7 nudos"

En la mañana del miércoles, Nicole Neumann no pudo contener el llanto en medio de un nuevo enfrentamiento con su ex, Fabián Cubero. La panelista de Nosotros a la Mañana estalló al aire por la polémica y, tras reponerse fuera de cámara, volvió al estudio con sus compañeros.

En pleno debate sobre lo sucedido, Tomás Dente recibió un mensaje de una bruja de la farándula. “Me están llegando un montón de WhatsApp. La bruja Marcela dice esto”, anunció el periodista y Nicole no pudo evitar su conmoción: “¡Lo único que me falta es tener una brujería, chicos!”.

Luego, Dente reprodujo el audio de la mujer. “A Nicole le hicieron algo, la ataron y le hicieron algo. Le hicieron la atadura de los 7 nudos y me da mucha lástima, pobrecita. Yo la aprecio, me parece una buena mina”, se escuchó decir a la mujer, anta la mirada atónita de todos en el piso.

“Me da miedo esto”, comentó el Pollo Álvarez y el panelista Gastón Marote agregó: “No creo en estas cosas, pero sí escuché que la atadura de de siete nudos consta en hacer una traba y el último de los nudos, generalmente, se entierra en un cementerio”. La frase final del periodista despertó una conmoción generalizada en todos los presentes. “¡No, chicos, no, salgamos de ahí! No, no, no, ya está, ya está”, cerró el conductor.

El amarre de los 7 nudos para el amor es muy popular en Internet por su sencillez. Se utiliza para ‘amarrar’ a la pareja o lograr el retorno de tu ex. En uno de los tantos tutoriales que aparecen, se explica que en el último paso, se debe poner un muñeco de tela (que simboliza a la pareja amarrada) en una bolsa roja, guardarse bajo la almohada por siete noches. Luego, ponerla en un lugar donde nadie pueda tocarla y, cuando la pareja haya regresado, enterrar la bolsa.