Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Álvaro Rico, el protagonista de la tercera temporada de Élite: "Me encantaría trabajar en Argentina"

El actor que interpreta a Polo en la exitosa ficción de Netflix reflexionó sobre los dilemas de su personaje, en charla con Ciudad. Además, un video exclusivo con todos los actores de la serie.

Los actores de Élite 3 revelan por qué mataron a Polo

Luego del lanzamiento de la tercera temporada de Élite, la exitosa ficción de Netflix que cuenta las historias de los alumnos del colegio top Las encinas tras el asesinato de Marina (María Pedraza), Ciudad habló con Álvaro Rico (23), el actor español que interpreta a Polo. Ya con el descubrimiento de que su personaje fue quien cometió el crimen que dio inicio a la serie furor, Álvaro se relajó en una charla telefónica de Madrid a Buenos Aires en la que no faltó la referencia a la pandemia de coronavirus.

“Todo el mundo está preocupado, es lógico. Pero nos tocó un momento para extremar la prevención. Yo me cuido y me lo tomo con humor”, dice Álvaro Rico apenas saluda. Este año, la miniserie arranca con la escena de la muerte del propio Polo, quien habría logrado eludir la cárcel gracias a una conjunción de espurias conveniencias propias y de sus cómplices. Entonces, el gran enigma a develar a lo largo de los ocho episodios es saber cómo falleció el adolescente, y si fue alguno de sus enemigos quien hizo justicia por mano propia.

-¿Qué se siente verse muerto? ¿Te esperabas el desenlace?

-No me da miedo la muerte. Pero es sorprendente verse en pantalla caracterizado como muerto. Creo que ha sido una evolución coherente tanto para la trama de Élite como para el personaje. Hablé con los creadores de la serie, Darío Madrona y Carlos Montero, me contaron lo que habían pensado para Polo y, siendo sincero, no me sorprendió del todo porque había que cerrar de alguna manera una etapa. Lo que yo quería era darle un final a la altura del personaje. La tercera temporada se centra en este personaje, me pareció un regalo y fue la mejor manera de despedirme.

"Polo no es un psicópata que busca matar a otros, sino que en una situación límite explotó de la peor manera posible, que es arrojándole un trofeo en la cabeza a Marina".

-Tu personaje atraviesa fuertes dilemas morales, entre un asesino impiadoso y un adolescente arrepentido de su crimen en busca de paz y perdón. ¿Te costó darle tantos matices?

-Sí. Creo que ahí está lo sustancial del personaje y lo que me gusta dejar en el aire. Me gusta no dejar una conclusión clara del personaje, no ubicarlo en un rol concreto. Disfruto el debate que se creó entre los que piensan que Polo es un asesino, porque para eso ayudó a matar a Marina en la primera temporada. Mientras los otros se ponen más de lado de los que creen que en un momento determinado a este chico se le fue la situación de las manos, pero que no es un ser con instinto asesino. Es una linda polémica. Personalmente, y si lo hubiera creado yo, creo que Polo no es alguien con instinto asesino. No es un psicópata que busca matar a otros, sino que en determinadas circunstancias, en una situación límite explotó de la peor manera posible, que es arrojándole un trofeo en la cabeza a Marina. Por otro lado, está la dualidad de que si se llega a algo así es porque hay algo dentro de él. Me gusta que no haya una respuesta clara porque de ahí salen las miles de aristas y matices del personaje.

-¿Cómo viviste las jugadas escenas de sexo que tuvo Polo con Carla (Ester Expósito) y Christian (Miguel Herrán), tanto los tres juntos como por separado?

-Las escenas de sexo las entiendo y las trabajo como cualquier otra escena, no deberían generarme una implicación mayor o provocarme angustia. Lo importante de una escena de sexo es tener un gran respeto con el compañero y con todo el grupo de trabajo. Al fin y al cabo, es algo muy conversado y repasado con el compañero o compañera, y es como una coreografía de baile. Se coordina hacer tal o cual cosa, se juega al erotismo o a algo más explícito. Eso depende de la escena y de la idea que se tenga para la secuencia. De mi parte, pienso que hay que concebirlas como una escena más que nos da lo que necesita la trama, pero es como una coreografía de baile, siempre encarado desde la sensibilidad y el respeto que genera el tema.

"La serie visibiliza la promiscuidad, la homosexualidad y el problema de las drogas, pero no hay que perder de vista que hacemos ficción y entretenimiento. Élite tiene el gen de querer escandalizar de la mejor manera posible".

-Como Polo compartiste escenas con Carla, Ester Expósito, con quien después tuvieron un romance en la vida real que terminó a fines del año pasado…

-Mi historia con Ester fue algo muy bonito que me guardo para mí, para mi vida personal junto a la de ella.

-La serie está atravesada por sexo, promiscuidad, drogas, alcohol, violencia. ¿En qué medida creés que refleja lo que pasa con la adolescencia en España?

-No hay que olvidarse que la serie pone en juego muchas circunstancias y visibiliza la promiscuidad, la homosexualidad y el problema de las drogas, pero no hay que perder de vista que hacemos ficción y entretenimiento. No soy quién para arriesgarme a decir si eso que se ve en la pantalla ocurre. Suceden esas cosas como en cualquier otra sociedad. En todos los países los jóvenes están en una etapa de descubrimiento personal, profesional, donde exploran muchas cosas. Por eso hay que tener una personalidad bien construida y buena gente alrededor para que sea lo más sana y contenida posible, sin meterse en mundos turbios. Pero si se expone la droga es porque existe, pero tampoco es la abanderada ni quiere enseñarle nada al televidente. Simplemente se muestra. Creo que no hay que perder de vista que vemos una serie que al fin y al cabo quiere divertir, entretener, más allá de que tenga un contenido social. Yo no me quiero poner en ejemplo de nada ni quiero dar consejos porque tampoco es el objetivo. Estamos planteando una realidad y cada uno después puede empatizar más o menos, puede parecerle cercano o escandalizarlo. Élite tiene el gen de querer escandalizar de la mejor manera posible.

-¿Te gustaría probar suerte como actor en Argentina como ya lo hicieron Albert Baró después de Merlí, o Maxi Iglesias tras Velvet?

-Me encantaría. Siempre dije que me encantaría empezar una etapa de trabajo por América Latina. A mi edad hay mucha gente trabajando y ojalá algún día pueda tener una experiencia bonita y trabajar en Argentina, y hacer gira por América porque me gusta mucho. Me siento muy cercano a ustedes.