Alejandro Fantino se ríe del rumor sobre su sexualidad: "Hasta mi jermu y mi hijo me joden"

El conductor de Animales Sueltos contó cómo fue el momento en el que su padre le preguntó por ese mito. Y confesó las bromas que le hacen su esposa y Nahuel.

Alejandro Fantino volvió hablar de los viejos rumores sobre su sexualidad. (Foto: Web)
Alejandro Fantino volvió hablar de los viejos rumores sobre su sexualidad. (Foto: Web)

Entre los invitados en la noche del lunes pasado en Animales Sueltos estaba Emiliano Boscatto, el ex participante de Gran Hermano 2011 que confesó su homosexualidad dentro de la casa más famosa del país.

"Mi jermu siempre me gasta. Mi hijo (Nahuel, 21 años) también. Me dicen 'mandale saludos a Luciano Pereyra' o 'mandale saludos al Polaco Bastía'. Es que me vincularon con ellos dos. La fama de gay me la tomo en joda".

Mientras el cordobés comentaba algunas experiencias con las mujeres, Alejandro Fantino sorprendió al referirse a viejos rumores sobre su sexualidad y contó cómo le sirvieron para conquistar mujeres.

“Nunca en mi vida gané tantas minas como cuando se empezó a correr el rumor de que era gay”, había comentado el conductor.

Tras esta declaración, Fantino fue consultado al respecto por el diario Muy. Y Alejandro contó, entre otras cosas, el momento en el que habló del tema con su padre: "Hace 7 u 8 años había ido a pescar con mi viejo y salió el tema. Entonces me dijo que ya se lo habían comentado un par de amigos. 'Quedate tranqui, papi. Si fuera verdad, te lo diría', le respondí”.

El conductor contó cómo le sirvió ese viejo rumor para conquistar más chicas. “Lo tomé a favor para ganar mujeres. Iba por ese lado. En otras palabras, dupliqué mis posibilidades sexuales”, dijo con humor. "Salía a bailar y terminaba con una mina en un telo o en mi departamento. Entonces me decía: 'Sabés que yo pensaba que te la comías'. Me pasó una, dos, tres veces. A la quinta dije: 'La put… madre, esto está instalado'", agregó.

Por último, Fantino contó una divertida anécdota al respecto: "Mi jermu me jode. ¡Siempre me gasta! Mi hijo (Nahuel, 21 años) también. Me dicen 'mandale saludos a Luciano Pereyra' o 'mandale saludos al Polaco Bastía'. Es que me vincularon con ellos dos. La fama de gay me la tomo en joda".