Alarma mundial por la supuesta desaparición del hijo de Tom Hanks: ¿qué pasó?

Según publicó la revista Star, la policía investigaba el paradero de Chester Hanks, y se especulaba con una posible adicción a la metanfetamina. El representante del actor lo negó rotundamente.

¿Acaso una historia real que pretenden silenciar o una portada absolutamente falsa y malintencionada? Todavía no está claro el asunto. La revista Star encendió el alerta con la supuesta desaparición del hijo de Tom Hanks, Chester, de 26 años.

Según la crónica, el muchacho es intensamente buscado por la policía y, a pesar de los intentos de hermetismo, ante la falta de pistas la noticia trascendió a la prensa.

"Ya pasó un mes sin que supieran ni una palabra de Chet. No hubo ni siquiera una llamada de teléfono a sus familiares o amigos. Es como si se lo hubiera tragado la tierra", citan desde un allegado al joven, hijo de Hanks y Rita Wilson. Y sumaban información perturbadora: "el único rastro que los investigadores persiguen tiene que ver con el teléfono celular, cuya señal llevó a la brigada al desierto de Barstow, California". No es una “zona más”: ese territorio es reconocido por su vínculo con la producción de metanfetamina, y se lo conoce como “la capital de la meta”, circunstancia que preocupa aún más al afamado Tom, ya que Chet ha reconocido sus problemas de adicciones.

Sin embargo, esta tarde llegó una rotunda desmentida desde el entorno de Tom. "La historia es categóricamente falsa. No está desaparecido ", dijo el representante de Hanks, Leslee Dart, vía correo electrónico al diario Chicago Tribune.