Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Adabel Guerrero y el motivo de su crisis con Lamela: "Me obsesioné con los gérmenes, obligaba a Martín a..."

La flamante mamá de Lola hizo una transmisión en vivo por Instagram y contó detalles de su particular momento.

Adabel Guerrero y su crisis posparto: "Me obsesioné con los gérmenes, obligaba a Martín a bañarse dos veces por día"

Diez días atrás, Adabel Guerrero (39) sorprendió a todos con unos preocupantes posteos en su cuenta de Instagram. Luego, la bailarina confirmó que estaba atravesando una fuerte crisis personal con Martín Lamela, a un mes de ser madre de Lola, la primera hija de la pareja.

“Me obsesioné con los gérmenes, obligaba a Martín a bañarse dos veces por día”.

Ya más tranquila, Adabel hizo una transmisión en vivo por la red social en la que reveló el motivo de su crisis postparto. “Me obsesioné con los gérmenes, obligaba a Martín a bañarse dos veces por día”, contó, entre lágrimas sobre el difícil momento que atravesó. “Necesité aislarme un poco en todo sentido, hasta con mi marido. Estuve todo un día en mi habitación llorando; pensando… necesitaba pensar y organizar mi cabeza, que la tenía muy desorganizada. El tema de no dormir hace también que no pienses bien y en esos momentos es mejor no decir nada. Porque si decís cosas en momentos de confusión, puede ser que te arrepientas. Hay que analizar lo que está pasando antes de hablar”, comenzó.

"Quiero contarles que no estoy separada de Martín, que ahora estamos mejor. Pasé una crisis muy fuerte con la llegada Lolita porque cuando amo mucho a una persona me obsesiono con cuidarla porque me da miedo que le pase algo o perderla".

“Que salgan por todos lados a decir que nos separamos no estuvo bueno, él se molesta y tiene razón, más allá de que tuvimos nuestra charla. Quiero contarles que no estoy separada de Martín, que ahora estamos mejor. Tuvimos que ponernos de acuerdo en algunas cosas, pero normal, como cualquier otra pareja. Hablamos y llegamos a acuerdos, estamos hace 10 años juntos. Por suerte, siempre salimos adelante y luchamos por nuestros sueños que hoy es Lolita nuestro mayor sueño. Por lo menos el mío, él tiene otros hijos que son sus sueños también”, continuó.

Pasé una crisis muy fuerte con la llegada Lolita. Sabía que iba a pasar, que me iba a obsesionar en cuidarla, los primeros días sobre todo. Yo ya lo esperaba. Porque cuando yo amo mucho a una persona me obsesiono con cuidarla porque me da miedo que le pase algo o perderla, como ya perdí a un montón de seres queridos… Imagínense lo que es un hijo, ¡la sensación! Para mí que era tan nuevo, no tengo idea de un bebé... no sabía que se hacía, cómo se cuidaba. Me obsesioné con el tema de los gérmenes, no quería que nadie se acerque, que nadie me la toque, es cierto todo lo que se dijo, no quería que nadie la toque. Y me la banco porque eso fue así, y me la re banqué porque mi marido se enojó conmigo y me la recontra banqué de que nadie se acerque a mi bebé hasta que cumpla el mes”, agregó Adabel.

"No quería que nadie se acerque, que nadie me la toque. Tres semanas antes de que nazca Lola, la mamá de Martín quedó internada y en coma. Él venía de ver a su mamá y lo imaginaba repleto de gérmenes por todos lados. Lo obligaba a sacarse la ropa y bañarse, si no no podía acercarse a la bebé".

Mi vida depende de este bebé en este momento. Pasó algo que no se sabía, que por suerte ya no es tan grave. Tres semanas antes de que nazca Lola, la mamá de Martín quedó internada y en coma inducido por un problema pulmonar. Imagínense lo que fue, el ambiente no fue el ideal. Había mucha tensión, Martín venía muy bajoneado. Lo veía destrozado y yo a punto de dar a luz. La bronca que nos daba que la Mimi, mi suegra, quizá no llegara a conocer a Lola. Nos dio bronca, tristeza, angustia, tensión. Fue todo muy fuerte”, relató.

“Cuando nace Lola, yo le sumo mi obsesión con los gérmenes y Martín venía de ver a su mamá, de un hospital, al que iba dos veces por día. Lo imaginaba repleto de gérmenes por todos lados entonces, lo obligaba pobre a sacarse la ropa y bañarse, sino no podía acercarse a la bebé. Eso dos veces por día durante todos los días. Fue muy agobiante, pero yo no podía conmigo misma. No podía soportar que se acercara al bebé después de haber estado en un hospital. Tenía que cuidar a mi bebé como una leona”, explicó.

Para mí era el enemigo el que llegaba a casa. Fue todo muy feo, muy feo… Ya estamos mejor. Martín se enojó conmigo porque no dejé que sus amigos fueran a ver a Lola al hospital, yo prefiero que se enoje y cuidar a mi bebé. Ya cumplió un mes y de a poquito estamos invitando a que la conozcan”, completó en la transmisión de 20 minutos.