Sabrina Rojas: "¡Estamos felices con Luciano! Por ahora va todo bien, sin problemas... ni antojos"

La actriz y pareja de Luciano Castro, embarazada de dos meses, habló con Ciudad.com y expresó su alegría por la dulce espera de su primer hijo.

Sabrina Rojas y Luciano Castro, embarazados. (Foto: archivo revista Caras)
Sabrina Rojas y Luciano Castro, embarazados. (Foto: archivo revista Caras)

"Queríamos esperar a los 3 meses para comunicarlo, pero se supo la información antes y no tuvimos problema en que se oficializara", comenta Sabrina Rojas (32) al atender el llamado de Ciudad.com. Su pancita de dos meses, que la llenó de felicidad a ella y a su pareja, Luciano Castro (37), es el motivo de la comunicación. Y del otro lado del teléfono se escucha, se siente esa alegría por la buena nueva.

"Queríamos esperar a los 3 meses para comunicarlo, pero se supo la información antes y no tuvimos problema en que se oficializara. Fue un embarazo buscado, así que la felicidad es muy grande".

"¡Estamos felices con Luciano! Por ahora el embarazo va bien, marcha todo OK, sin problemas", cuenta la actriz, quien por ahora no quiere dar notas oficialmente ("prefiero esperar a los famosos tres meses"), pero accede amablemente a hablar algunas palabras con este sitio. "¿Antojos? Por ahora ninguno. Tal vez más adelante aparezcan", agrega. "Fue un embarazo buscado, así que la felicidad es muy grande", resume.

El miércoles 31 de octubre, a través de Vanesa Bafaro, jefa de prensa de El Trece, la pareja había confirmado que está en la dulce espera: "Sí, Sabrina está de dos meses", informó. Y agregó: "Incluso Luciano ya se lo contó a su hijo".

El 3 de septiembre, Ciudad.com había dado la primicia de la sorpresiva reconciliación de Luciano Castro y Sabrina Rojas, tan sólo un mes y medio después de que los protagonistas confirmaran su separación. Por aquellos días, el galán había sido visto en el Aeropuerto de Ezeiza, junto a su hijo Mateo (10), recibiendo con un apasionado beso a la actriz, que había vuelto de Estados Unidos.

Días después, la que llegó a Ezeiza desde París fue la cigüeña...