Clara Douradinha y Fefe Baldino fueron papás tras un embarazo muy complicado: "Vitto pesó 500 gramos, pero está muy activo"

El primer bebé concebido en un reality (Soñando por bailar 2) nació con 27 semanas de gestación y está en incubadora. Federico habló con Ciudad.com y explicó cómo están su mujer y su hijo.

Clara Douradinha y Federico Baldino fueron padres de Vitto Baldino tras un dramático parto prematuro. (Foto: Ideas)
Clara Douradinha y Federico Baldino fueron padres de Vitto Baldino tras un dramático parto prematuro. (Foto: Ideas)

Lo que empezó como un romance entre Clara Douradinha (24) y Federico Baldino (26) dentro de Soñando por bailar 2, se transformó en una verdadera historia de amor con el nacimiento de Vitto Baldino en la noche del jueves 18 de octubre. El embarazo, sin embargo, tuvo serias complicaciones que forzaron al parto prematuro, y Fefe aclaró a Ciudad.com que tanto Clarita como su bebé están bien a pesar del susto: “Vitto está en incubadora, pero es muy activo. Las primeras 24 horas son fundamentales”, enfatizó el flamante padre.

"En el quinto mes, nos dijeron que la placenta era mala, que no alimentaba bien al bebé. Además, que tenía poco líquido amniótico".

-¿Cuándo se enteraron que el embarazo venía complicado?

-Cuando fuimos al médico, nos habían dado fecha para enero si seguía todo bien. Pero de repente, en el quinto mes, nos dijeron que la placenta era mala, que no alimentaba bien al bebé. Además, que tenía poco líquido amniótico, y le dijeron a Clarita que hiciera reposo, una dieta estricta. Hicimos los mayores esfuerzos para que el bebé aguante lo máximo posible en la panza.

-¿Cómo fueron los últimos meses?

-Hicimos el tratamiento, visitamos al médico y a Clara le inyectaban vitaminas para que crezca el bebé. Pero cada vez acortaban más las fechas. Entonces nos dijeron que nacería en noviembre, pero hace dos semanas nos aclararon que que podría nacer en octubre. Nosotros seguimos con el tratamiento al pie de la letra.

"Vitto nació el jueves a las 23 en punto y pesó 500 gramos, re chiquitito. Tuvo 27 semanas de gestación. Está en incubadora pero es muy activo".

-¿Fue programado que naciera el jueves entonces?

-No. Ese día al mediodía le agarró un dolor infernal a Clarita. Yo estaba en el programa de Carlos Monti (Informadísimos, por Magazine) y me llama la mamá de Clara para avisarme que la internaron. Se sentía mal, le dolían los pulmones, la boca del estómago, la panza. Tenía presión alta, plaquetas altas y si no le bajaban los niveles podía hacer convulsiones, tenía el hígado hinchado. El cuerpo de ella no aguantaba más esa situación, si pasaban unas horas más corría riesgo la vida de Clari también. Así que decidimos operarla y después le hicieron la cesárea en el Cemic, nos atendieron de primera.

-¿Cómo está el bebé?

-Vitto nació a las 23 en punto y pesó 500 gramos, re chiquitito. Tuvo 27 semanas de gestación. Está en incubadora pero es muy activo. Recién estuve hablándole y se mueve mucho y eso es muy bueno, mueve mucho los brazos, las piernas, está todo formadito. Lo único malo que tiene es el poco peso. Las primeras 24 horas son las más importantes, según me contaron en Neonatología. Así que bien, lo tuvimos que acomodar como seis veces porque se sacaba los cables de cómo se movía. Seguramente se quede dos o tres meses en la incubadora. Es un bebé que está en alto riesgo, pero si Dios quiere va a estar todo bien, hay que tener fe.

"Si pasaban unas horas más corría riesgo la vida de Clari también".

-¿Y Clara cómo está?

-Está internada, un poco dopada, obvio, por todos los medicamentos y la anestesia. Ya le bajó la presión, se le fue la alergia, se le deshinchó el hígado. Pero bueno, dentro de todo salió bastante bien. Ahora hay que tener paciencia y fe.

-Fue todo muy rápido, ¿ya tenían pensado el nombre para el nene?

-La gestación fue en abril, yo estaba en La Soñada, ella estaba afuera. Fue un fin de semana que nos cruzamos en un pasillo de Canal 13, en una escapada que hicimos. En realidad en la primera ecografía nos dijeron que era nena, y se iba a llamar India. Ya en La Soñada hablábamos de nuestros hijos. En la segunda nos dijeron que era un varón. Así que empezamos a pensar nombres y como mi apellido es italiano, probábamos los nombres que quedaban bien. Justo estaba jugando a un juego de mágia en Xbox y me encantó el protagonista, se llamaba Vitto. Y bueno, quedó. Aparte, tiene personalidad y va con el apellido. Teníamos todo preparado para la nena, así que ahora tendremos que comprarle ropita, juguetes y la cunita.

"Teníamos todo preparado para la nena, así que ahora tendremos que comprarle ropita, juguetes y la cunita".

-¿Cómo está tu relación con Clara después de tantos momentos críticos?

-Estamos más unidos que nunca. A veces las palabras sobran. Nos miramos a los ojos y nos entendemos, lloramos por las mismas cosas. Estuve presente en el parto, me parecía muy importante estar. Y antes de entrar al quirófano se me pasó toda mi vida por la mente, sentí que todo empezaba y acababa en Vitto. Fue el destino que construimos con Clari desde que hablábamos en Soñando.

-Ya conviven, son padres. ¿Se viene el casamiento?

-Convivimos desde que salimos del reality, vivimos el embarazo en el departamento que compartimos en Villa Pueyrredón. Tenemos ganas de tener más hijos. Pero yo soy un poco especial, siempre le digo a Clara que para mí el casamiento no es el principio, sino el final. Quizá cuando seamos muy viejitos sería como un broche. Más adelante…

-El domingo es el Día de la Madre, ¿cómo lo preparás?

-¡No sé! Es re inesperado. Pensabamos que Vitto iba a salir de Escorpio y nos salió de Libra, encima, a dos días del Día de la Madre. Así que estoy viendo qué regalarle a Clarita. Encima, nació Vitto, viene el Día de la Madre, el 30 de octubre es mi cumpleaños y el 5 de noviembre, el de Clara. Es como una fiesta completa.