Nito Artaza se confiesa: "Sólo me falta un amor" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Nito Artaza se confiesa: "Sólo me falta un amor"

En esta temporada de Mar del Plata deja la revista. Y estrena una comedia de enredos.

Corrientes-Buenos Aires-Mar del Plata. Nito va de aquí para allá, dos días en un lado, tres en otro, y así. Hasta que el jueves próximo su obra desembarque en La Feliz: entonces sí deberá permanecer en un mismo lugar con continuidad. Aunque no faltarán las escapadas: el 28 de este mes ya comprometió su presencia en un show que ofrecerá junto a Cherutti en Punta del Este, en el teatro Nogaró. "Estoy bien, contento. Hago lo que me gusta", asegura Artaza, quien no se cansa de señalar que el teatro es su profesión, pero la política es su auténtica vocación.

Obtuvo el cargo de senador nacional por Corrientes en las elecciones legislativas de este año. Y ya está en ejercicio. Pero hasta el 28 de febrero, encabezará Primera dama se busca, en el teatro Tronador de Mar del Plata, junto a Carlos Perciavalle, Fabián Gianola, Mario Sapag, Gladys Florimonte, María Eugenia Ritó, Adabel Guerrero y elenco. Después, promete dedicarse de lleno a su banca.

Actor, empresario y político. Es ahora dueño de dos teatros en Mar del Plata: el Tronador y el Enrique Carreras. Con el estreno de Primera dama se busca , debutará actuando en una sala propia.

En esta oportunidad, protagonizará una comedia de enredos: lo hará por primera vez en su vida. Y lo asume como una despedida de los escenarios, al menos por el tiempo que dure su mandato como senador (seis años). "El 1° de marzo tengo que estar en la apertura de las sesiones del Senado", anticipa. Comenzará entonces una nueva etapa en su vida, en la que la actividad política le insumirá gran parte de su tiempo.

Cumplió 30 años de profesión. Y después de 17 años consecutivos presentando espectáculos de revista durante la temporada de verano de Mar del Plata -un auténtico récord-, Nito rompe sus propias estructuras y se juega en esta ocasión por la comedia.

-¿Por qué el cambio de género?
Es, de verdad, un gran cambio. Hay un viejo principio que dice: para hacer un cambio, no hay que hacer las mismas cosas. Si repetimos lo mismo, el resultado será idéntico. Este año quise sorprender. Y lo hubiera hecho aun si no hubiera sido electo senador. Me parece que los shows, en general, están un poco agotados. Me venía dando la impresión de que últimamente, todos los espectáculos de revista se estaban pareciendo a los nuestros. Nos copiaban. Hacíamos un musical dentro del espectáculo y venían los empresarios de los otros shows a decirnos que iban a incluir musicales en los suyos, que aprendían de nosotros.


Las razones por las que Artaza optó por un cambio parecen ser variadas. Una, el desgaste que siente que tiene la revista. Pero hay más. "Tenía algo pendiente: quería hacer comedia. Siento que puedo hacerlo. La gente se va a divertir mucho. Además, elegí a un gran comediante, como es Gianola, para que me acompañe. El es un poco la columna vertebral de esta obra. También tengo a una estrella, Carlos Perciavalle, que tiene un ángel especial arriba del escenario y es un tipo muy disciplinado. Aunque no nos podemos salir mucho del libreto, vamos a improvisar un poco", expresa.

Y por lo que anticipa, no podrá escapar del todo a ciertos guiños a la revista. Perciavalle hará llamados telefónicos (un clásico de él) y habrá uno en el que hablará de la Presidenta Cristina Kirchner (a falta de imitarla, Nito la incluyó en el discurso de su compañero de elenco). Sapag interpretará a un presidente que aspira a la reelección y que, dice Artaza, se parece bastante a Carlos Saúl. "Me voy a jugar a decir que Ritó y Adabel son las chicas que más van a trascender en el verano", arriesga acerca de quienes podrían haber sido las vedettes de su show, pero, en cambio, son las actrices de su comedia.

-¿Cuánto tuvo que ver la irrupción en el mercado de la revista que hizo el verano pasado Carmen Barbieri, quien ahora volvió con su compañía, por segundo año consecutivo, a Mar del Plata?
La realidad es que no hay tanto público para tres revistas. De alguna manera, les estoy dejando mi gente a Miguel y a Carmen. Depende de ellos sorprender a ese público. Porque no sólo veía a mis shows agotados, a los de ellos también. Cuando se empieza a recurrir a ideas parecidas, hay que parar un poquito, repensar y volver a empezar. Por ahora voy a dejar que se peleen Carmen y Cherutti. Eso no quiere decir que alguna vez yo no vuelva a hacer revista.

Primera dama se busca es una comedia escrita por Daniel Dátola (a quien Artaza le pidió que hiciera algunas modificaciones) y dirigida por Carlos Evaristo. "Me gustó el título. Y también la idea. Es la historia de alguien que quiere llegar a la presidencia. Ese es mi personaje, José, que tiene un amigo muy especial, Andrés, que hace Perciavalle. Los dos son chantas", resume. Hacer esta obra tiene que ver con asumir un personaje que se le parece un poco ("no por chanta", aclara). "Un personaje que incursiona en política", dice.

-¿Tenés las mismas aspiraciones que él, que quiere ser presidente?
No, tantas aspiraciones no tengo, todavía. Pero hay que ver adónde me lleva el destino. Yo no quiero huir de mi destino. No me veo identificado con el personaje porque es bastante chanta, hace política para divertirse. Nunca pensó que iba a ganar las elecciones y las termina ganando... Bueno, a mí también me pasó. Pero yo soy más responsable que ese personaje.
"Pasada esta temporada, va a ser muy difícil que yo, por un tiempo, vuelva a estar arriba del escenario. Salvo haciendo algún show a beneficio, que sí voy a seguir presentando. También voy a seguir como productor y empresario teatral, eso lo voy a mantener: tengo una responsabilidad social, que son 60 empleados", dice.

 "No son incompatibles las dos actividades, pero voy a alejarme de los escenarios, porque mi provincia necesita que yo me ocupe mucho. Quiero que en Corrientes y el Nordeste dejemos de ser los kelpers de la Nación, que no tenemos gas natural, que tenemos alto analfabetismo y desnutrición infantil, no tenemos energía eléctrica suficiente para cualquier emprendimiento productivo", enumera. "Pero no voy a perder mi sentido del humor, menos teniendo a Juez y a Menem al lado", agrega.

"Yo quiero seguir produciendo shows, porque es mi medio de vida", insiste uno de los socios de Sapucay Producciones. "Pero voy a delegar. De hecho, ya estoy delegando en mis dos hijos mayores (de su primer matrimonio), Sabrina, que se recibió de periodista, pero le gusta la comedia musical y actúa en el teatro La Galera, y Juan Manuel, que estudia Relaciones Públicas", cuenta. "Leandrito todavía está en el colegio", dice sobre su hijo menor, fruto de su matrimonio con Cecilia Oviedo. "Leandro me ha salido un gran músico. Toca el teclado, la guitarra y la batería, y tiene su propia banda", cuenta orgulloso. Y los tres hacen la campaña: "No voten a papá". Aunque él les insiste en que hay que rehabilitar la política, los chicos son más bien escépticos, "como la mayoría de los jóvenes".

-Es la primera vez que anunciás que te vas a distanciar por tanto tiempo de la actuación.
Sí. Hay una parte de mí que ya va teniendo mucha nostalgia. Sé que voy a extrañar la risa del público. Tal vez la tenga que cambiar por los reproches que me van a hacer, porque en política eso es inevitable. Cuando uno toma un compromiso, hay gente que piensa diferente.

El 1° de marzo, Eugenio "Nito" Artaza habrá bajado del teatro Tronador para no subir por tiempo indefinido nuevamente a las tablas. Entonces, Primera dama se busca, ¿no vendrá a Buenos Aires? "Sí, por supuesto", afirma. "Va a venir al teatro Broadway, pero sin mí. Estoy tratando de convencer a Cherutti para que asuma mi personaje. Hablé con él. Si no hace revista en Buenos Aires, tal vez lo pueda hacer", anticipa. "Realmente me gustaría que lo haga él. Puede ser muy divertido y es una forma de dejarle la posta a un amigo", agrega.

En octubre cumplió 50 años y por sus múltiples actividades, casi no lo pudo festejar. Está tratando de dejar definitivamente la carne, siguiendo la tentación de ser vegetariano, por influencia de sus dos ex mujeres. "Lamentablemente, yo hasta he sido cazador en alguna época de mi vida. Y me arrepiento. Estoy presentando en el Congreso de la Nación, una modificación de la Ley 26.216, porque creo en el absoluto desarme de los argentinos. Paulatinamente, la portación de armas tiene que quedar prohibida en todo el territorio de la Nación", reflexiona. Algo termina, algo empieza. Le atraen los cambios, personales y profesionales.

"Estoy terminando un ciclo de mi vida artística y estoy a pleno. Sólo me falta que la marea me traiga algo de amor. ¿Saldré con alguna senadora?", bromea. "Creo que el último día de estar arriba de un escenario no va a ser fácil. Porque dejo un amor y empiezo otro".

TE PUEDE INTERESAR