"El Secreto de sus Ojos" ganó el Oscar a la mejor película extranjera

Es el segundo film argentino en lograr la estatuilla en la historia. Juan José Campanella, muy emocionado, agradeció a todos y no se olvidó de Chile.
"El Secreto de sus Ojos", de Juan José Campanella, ganó esta madrugada el Oscar a la Mejor Película Extranjera, transformándose en el segundo filme argentino en la historia en obtener este galardón tras el recibido en 1986 por "La historia oficial".

En el caso de Campanella, el premio es una suerte de revancha, después de que en 2002 con "El hijo de la novia" fuera nominado para este mismo galardón pero sin alcanzarlo.

El filme, que en la Argentina se transformó en el mayor éxito de taquilla nacional desde la vuelta de la democracia en 1983 con dos millones y medio de espectadores, había ganado anteriormente en España el Goya como Mejor Película Hispanoamericana.

Visiblemente emocionado y junto al actor Guillermo Francella y los productores de la película de España y la Argentina, Campanella subió al escenario del Teatro Kodak de Los Angeles para alzar la ansiada estatuilla dorada que consagró a "El secreto de sus ojos" como la Mejor Película en Lengua no Inglesa de todo el mundo de 2009.

"Gracias, gracias, muchas gracias" y "un abrazo a los hermanos de Chile", por la angustiosa situación que padecen tras el terremoto, fueron las últimas palabras de Campanella sobre el escenario, en español, con el Oscar en su mano derecha.

Antes había agradecido en inglés la distinción de la Academia "en nombre de un equipo y un elenco de gente a la que quiero mucho" y, con una cuota de humor, agradeció también a la Academia no considerar al na vy (idioma que hablar los originarios del planeta Pandora de la superproducción "Avatar") una lengua extranjera, lo que hubiera permitido a la película de James Cameron participar de la terna.

Al mismo tiempo conmovido y luchando contra el tiempo del que disponía para hablar tras recibir el premio, Campanella agradeció también a su esposa Cecilia Monti, que estaba en la platea del teatro Kodak.

El premio le fue entregado por los realizadores Quentin Tarantino y Pedro Almodóvar, que estrecharon a Campanella en sendos abrazos.

En esta 82da. edición de los Oscar, "El secreto de sus ojos" competía contra "La cinta blanca", del realizador Michael Haneke, que venía de ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes y que sonaba como la gran candidata a quedarse con el Oscar.

También estaban nominadas la francesa "Un profeta", de Jacques Audiard, que había ganado el Gran Premio del Jurado en Cannes, y el de Mejor Película Extranjera de los Bafta británicos; la peruana "La teta asustada", de Claudia Llosa; y la israelí "Ajami", de Scandar Copti y Yaron Shani.

Basada en una novela del escritor uruguayo Eduardo Sacheri, "El secreto de sus ojos" combina la trama del thriller policial, el suspenso, y el drama romántico, logrando un filme de gran factura que hace también una revisión sobre el pasado oscuro de la Argentina previa a la dictadura de 1976.

El filme cuenta la historia de un asesinato, una venganza y un amor inconcluso 30 años más tarde pero aún con tiempo para cerrar los cabos sueltos que en su momento quedaron irresueltos.

"El secreto de sus ojos" fue elegida el 25 de setiembre de 2009 por los miembros de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina para representar al país en la preselección de los Oscar, votación en la que se impuso por abrumadora mayoría al obtener 57 de los 85 sufragios emitidos, sobre un total de 263 miembros habilitados para sufragar.

La película había sido presentada en San Sebastián y se había alzado con el Goya al Mejor Filme Hispanoamericano y el Goya a la Mejor Actriz Revelación (Villamil), en febrero pasado.

"El secreto de sus ojos" se convirtió en la sexta película argentina que logra un lugar entre los filmes elegidos para competir por un Oscar. Antes compitieron "La Tregua" (1974), de Sergio Renán; "Camila" (1984), de María Luisa Bemberg; "La historia oficial" (1986), de Luis Puenzo; "Tango" (1998), de Carlos Saura, y "El hijo de la novia" (2002), también de Campanella.

En una conferencia de prensa ofrecida en un hotel porteño pasadas las 2 de hoy, dos de los protagonistas, Ricardo Darín y Soledad Villamil, manifestaron su absoluta sorpresa y alegría por la obtención del premio.

Ambos actores consideraron que el gran ganador del galardón era Campanella y manifestaron su deseo de que "sirva para que vengan más inversores extranjeros a apoyar al cine argentino".

Darín también consideró que el público argentino, que ayudó a la cinta argentina batiera récords de audiencia, también es un ganador del Oscar.