Se va del pueblo porque ya tuvo sexo con todas las chicas del lugar

Un joven de 27 años se cansó de las salir siempre con las mismas y, después de gastar una fortuna para conocer mujeres de otros lados, decidió buscar nuevos rumbos.
Danny James, se convertirá en la envidia de muchos. Es un inglés de 27 años que logró el récord de dormir con 500 mujeres distintas en la localidad donde vivía, y tuvo que mudarse, ya que su adicción al sexo lo llevó a la bancarrota.

Danny, que es tatuador, aseguró que gastó "cientos de libras al mes en fiestas y llevando mujeres a los hoteles". Además de gastar en telos, cuando ya se había acostado con todas las mujeres de su pueblo, el pobre chico tuvo que buscar de otros lados y gastó "una fortuna en taxis para salir a las afueras", según explicó a The Sun.

Tanta playa y tantas relaciones sexuales lo dejaron en bancarrota y tuvo que ir a terapia por su adicción al sexo.

Ahora, y por suerte, James tiene una relación estable y vive en Liverpool.