Julio, el furioso

No es para menos, a Julio Chávez le preguntaron por su alumna Graciela Alfano y el actor se agarró flor de calentura cuando lo intentaron meter en los líos de la ex de Alé.
Julio Chávez festejaba feliz los premios obtenidos por "Tratame bien", pero Julián Labruna, el notero de Canosa, lo sacó de sus casillas al preguntarle por su alumna más escandalosa: Graciela Alfano.

Chávez se vanagloriaba de los logros obtenidos en "Los Premios Clarín 2009", pero cuando el notero de "Los Profesionales de Siempre", Julián Labruna le preguntó por Alfano, Julio se transformó en el "Increíble Hulk"

"Como entrenador de actores, debo decir que ella es una de las personas que más seriamente entrena", comenzó Chávez a contestar, pero cuando la prensa insistió con saber más sobre su relación con Alfano que por los logros en los Clarín, el actor explotó.

"¿Querés que te hable sobre los ejercicios de Graciela Alfano? ¿Se los análisis de "Otelo"? ¿Cuál es el objeto de conflicto de "Otelo"?". Retrucó Chávez pensando que iba a dejar en silencio a la prensa, pero Labruna –quién además de periodista es actor- le contestó muy suelto: "El objeto de conflicto de "Otelo" son los celos".

Esta respuesta, la demostración que el periodista podía mantener el nivel de discusión donde pretendía el actor llevar la pelea terminó de desequilibrarlo: "Sos un TOLO (SIC), un tonto", contestó con furia mientras se abría paso a los codazos entre la maraña de micrófonos.

Julián Labruna no se dio por vencido y lo siguió como buen paparazzi y al grito de "Me estás agrediendo", siguió a Julio Chávez hasta que se metió en un pasillo donde la seguridad del Luna Park impidió al notero seguir. Chávez se fue tirando víboras por la boca, tanto para la prensa amarilla como a su "alumna" más famosa, Graciela Alfano, que deja asociado su nombre ante cada escándalo bochornoso que protagoniza en televisión.