Luís Ventura : el DT de las botineras

El periodista que dice haber inventado el término "botinera" eligió a sus preferidas en el ambiente de las mujeres cazafutbolistas. Silvina Luna, Süller, Wanda Nara. ¿Y quién más?

Desde el momento en que Luís Ventura se puso al frente de la Revista Paparazzi, las chicas del ambiente revitalizaron su posición: dejó de ser un simple periodista de espectáculos para pasar a ser un dios, el hombre capaz de impulsar sus carreras, de hacerlas alguien, de ponerle nombre a sus caras.

Se convirtió en el encargado de decidir la suerte díaria, semanal y mensual de las aspirantes a vedettes, y. en muchas ocasiones se definió como un sabueso, un profesional con olfato, capaz de saber de antemano qué tapa, que lío o qué chica podía funcionar y cuál no.

Conversando con Verónica Lozano en el living de "AM, antes del mediodía", Ventura se proclamó impulsor del término "botinera", apodo que, según dijo, sugirió por primera vez Nazarena Vélez en Paparazzi - guarda que sí Naza se acuerda lo patenta-.

El tema surgió a causa del estreno de "Botineras" en Telefé y su pequeña participación.
Allí, no hizo falta que Luís ideara un personaje para participar de la ficción, hizo de él mismo, un periodista venerado por las busca fama que, además, trabajan en la conquista de jugadores de fútbol.

Por eso es que, terminada la charla sobre su cameo, la conductora le propuso que armara el equipo de las botineras. En consecuencia, el periodista fue poniendo las fotos de algunas chicas del ambiente sobre una pequeña cancha de cartón armada para la ocasión.

A criterio de Ventura, la goleadora del equipo sería Silvina Luna, por sus affaires con Gago, Insúa y Luciano Figueroa. En la defensa colocó a Süller, por su gran capacidad de "voltear" manadas. De enganche puso a Wanda Nara, por su ductilidad a la hora de ir y venir (con Maradona, Fabbiani y su esposo, Maxi López). En el medio quedó apostada Luly Pop, por su supuesto romance con Lionel Messi. Y la delantera la terminó de conformar con Jesica Cirio, Nicole Neuman y Evangelina Anderson. Así Luís, además de una especie de dios de las vedetongas, ahora puede llamarse director técnico de botineras.