Cómo ser un buen padre en estos tiempos

En su libro "Siempre contigo", el psicólogo Neil Bernstein nos enseña a ser un padre accesible, involucrado y vinculado afectivamente a tu hijo.

Hace cuarenta o cincuenta años, el padre contaba poco en el ámbito doméstico. La madre llevaba a los niños al colegio, los ayudaba con los deberes, los educaba, hacía la compra? Hoy, en cambio, se espera que los padres estén involucrados en la vida doméstica, que expresen sus sentimientos, que concilien trabajo y familia: que sean superpapás. Ellos se esfuerzan más que nunca e intentan compartir la crianza a partes iguales, pero, bien porque no saben cómo desarrollar las habilidades necesarias, bien porque la presión laboral se lo impide, la paternidad a menudo se les resiste.

En su nuevo libro, "Siempre contigo", de Ediciones Urano, Neil I. Bernstein, con más de treinta años de experiencia en terapia familiar, expone por primera vez los retos a los que se enfrentan los hombres de hoy y propone el primer programa de automejora específico para el sector masculino: tareas concretas para que los padres se comprometan más en la vida de sus hijos y se conviertan en el modelo paterno que siempre han aspirado a ser.

Bernstein es psicólogo clínico, experto en ofrecer ayuda a niños, adolescentes y familias que atraviesan momentos difíciles. Autor de varios libros sobre educación, todos de enorme de enorme repercusión, asesora a colegios, centros médicos y hospitales psiquiátricos.