¡Pobre José!

Pekerman ya ni se acuerda de aquel pasado glorioso como técnico de los seleccionados juveniles argentinos. Hoy la pasa muy mal en México y no precisamente por la gripe porcina: dirige al Tigres, que parece condenado al descenso.

¿Qué quedaron de aquellos días de gloria para José Pekerman? Primero como técnico multicampeón del mundo de los seleccionados juveniles y después, ya más experimentado, como conductor de Argentina en el mismísimo Mundial 2006. Hoy su carrera transita por la cornisa en México, donde sólo unos pocos optimistas le auguran un futuro próspero en los Tigres, que casi tiene un pie en la segunda categoría.

Pekerman acarrea el descenso sobre sus espaldas y el fin de semana "se juega la vida", o mejor dicho el puesto y el prestigio, ante el Morelia. Después de ganar con Argentina tres títulos mundiales Sub 20, entre 1995 y 2001, Pekerman se convirtió en uno de los estrategas más admirados del mundo y eso lo llevó a dirigir a la Selección en el Mundial 2006. Terminó quinto al perder en cuartos de final con Alemania, en la definición por penales.

En aquel entonces, pese a la eliminación, contaba con el apoyo de los jugadores y de la mayoría de los dirigentes, entre ellos el propio Julio Grondona. Pero anunció su renuncia, de manera indeclinable.

Curiosamente, contra toda lógica que domina el mercado de los técnico, debutó de grande, casi a los 57 años, a nivel de clubes; lo hizo en México con el Toluca y aunque no ganó nada, su prestigio nunca estuvo en juego como sucede ahora.

Con Toluca fue líder de la fase de grupos en el Torneo Apertura-2007 y prometía una etapa de éxitos hasta que Pumas lo eliminó en cuartos de final, fase en la que volvió a perder en el Clausura-2008, ante San Luis. Al ser eliminado no renovó su contrato y se fue a Argentina, donde esperó otra oportunidad que le llegó con los Tigres, uno de los clubes de más poder financiero en México, aunque ganó su último título en la temporada 1982-1982 y no accede a una final desde el Apertura-2003.

Al firmar no le pidieron ganar la liga, sino salvar al club del descenso a segunda, que en México se llama Primera A. Después de ocho partidos, suma una victoria, cuatro empates y tres derrotas y para salvarse necesita vencer el sábado a Morelia o esperar una combinación de resultados con Necaxa, rival de América.

El fracaso de Pekerman como técnico de clubes no es el primero para un entrenador de selección en México. Por ejemplo su compatriota César Luis Menotti, campeón mundial en 1978, falló al frente de Tecos en el 2007, mientras a Alfio Basile le fue mal con América en los años 2000 y 2001 y Ricardo Lavolpe lleva 16 años sin un título. No hace falta ir tan lejos, Miguel Angel Brindisi anoche fue despedido de Chipas.