"El individualismo es una patología social" - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

"El individualismo es una patología social"

Creó varias comunidades en el mundo donde no existe la propiedad privada y se vive en armonía con la Madre Tierra. Conozcan a Chamalú, chamán y transmisor de la sabiduría ancestral, que hoy y mañana estará dando charlas gratuitas.

Nació en Bolivia, es nieto de abuelos quechuas que nunca aprendieron a hablar el castellano. La generación de sus padres perdió la tradición, la identidad, y él quiso ser puente entre sus abuelos y la sabiduría ancestral en general. "Me considero un comunicador que va transfiriendo a este tiempo enseñanzas de la sabiduría indígena ancestral", dice Chamalú -ese es su nombre espiritual, que define su rol como servidor y educador, su nombre legal es Luis Ernesto espinosa-. El ha llevado a los cinco continentes y a más de mil ciudades sus conferencias, desde hace 35 años.

Chamalú es el creador de las "Komunidades Janajpacha" en Bolivia, México, Colombia y Uruguay. En sus comunidades no existe la propiedad privada , tampoco las adicciones. Se valora y respeta a la Tierra o Pachamama, se practica una medicina natural, se enseña una educación alternativa, se invita al autoconocimiento, a las prácticas chamánicas y a volver a recordar y recobrar nuestra sabiduría ancestral.

"Nuestra propuesta es recuperar la sabiduría ancestral y recuperarla en forma de estilo de vida, no de técnica, no de dogma, no de ritual, nada aislado, sino como un todo integrado, como una forma de ver el mundo de otra manera. Un nuevo paradigma, nuevos valores y principios que, en realidad, no son nuevos sino más bien viejas novedades. Y estoy pensando en la solidaridad, en la reciprocidad, en el respeto a la Madre Tierra. A partir de ello surge una nueva agricultura, una nueva educación, una nueva medicina, un nuevo modelo de pareja, y todo un nuevo modelo de organización social. Los indígenas fueron los primeros ecologistas, y ahora no podemos dejar de olvidar que hay una emergencia planetaria. Estamos a punto de anular la capacidad del planeta tierra de sustentar vida en su centro. Por eso, ante este contexto bastante dramático, hace dieciocho años que hemos creado nuestra primera Komunidad "Janajpacha" en Bolivia, que en quechua significa paraíso . La propuesta de la comunidad es que sea como un embrión de una nueva sociedad, donde se pueda vivir otra vez a partir de los principios de solidaridad y reciprocidad, sin propiedad privada, en un encuentro con uno mismo y con el otro, admitiéndolo en su diversidad, y con la Madre Tierra con respeto y si destruirla", explica Chamalú que, en pleno centro de Buenos Aires, se destaca por su hablar pausado y armonioso.

Está acá para dar varias conferencias. Hoy, 26 de diciembre dará a las 17 hs en La Biblioteca Pública Nora Bombelli (Vicente López –Calle Francia 3569) dará una charla sobre "Ecología, humanidad y espiritualidad" y a las 19 en Capital, en La calle Doblas 1358 hablará sobre "La espiritualidad como forma de vida". Ambas conferencias son con entrada libre y gratuita. Y el sábado 27, y domingo 28 dará cuatro seminarios de sanación, espiritualidad, pareja y ámbito empresarial. Para más información, pueden visitar esta página web: https://www.chamaluenargentina.com.ar/ . (Los seminarios del fin de semana son arancelados).

La forma de vida comunitaria es uno de los puntos fundamentales para este nuevo modelo de organización social. Chamalú, que está muy informado de todo lo que ocurre en el mundo, recuerda que frente a la profunda crisis que vivió nuestro país en 2001, muchos argentinos volvieron a las ollas comunitarias, a las redes solidarias. "El ser humano ha sobrevivido, y ha llegado hasta este tiempo gracias a que ha sabido trabajar en equipo, ha sido capaz de pensar en términos no individualistas. Nosotros pensamos que el individualismo es una patología social, y que el consumismo es el síntoma de una mentalidad depredadora, despilfarradora, como si los recursos fueran inagotables, lo cual es un suicidio. Creemos que este es un tiempo de austeridad, tenemos que empezar a pensar en términos más ecológicos y recordar lo que nos enseñó algún abuelo indígena que la tierra la estamos tomando prestado de nuestros hijos, de nuestros nietos, de las generaciones que todavía no han nacido", reflexiona Chamalú.

Las comunidades en Bolivia, en México y Uruguay tienen las puertas abiertas a todos aquellos que quieran pasar un tiempo explorando otros estilos de vida más espirituales, mas ecológicos, más alternativos, sin vínculo con ninguna religión, más saludables... más humanos. Por las "Komunidades Janajpacha" han pasado más de siete mil visitantes. Si la persona va de visita por pocos días hay un costo de estadía de manutención. En cambio, si se integra a la comunidad por un período mayor de seis meses todo es libre. "Apoyamos a quienes deciden invertir parte de su tiempo en su crecimiento, en mejorar su manera de ser. Porque pensamos que si uno cambia, ayuda a cambiar la humanidad. No hay mayores requisitos. Está abierta a todo el mundo".

Con respecto al problema ambiental Chamalú cree que es suficiente con que cada uno haga su parte. "A los lectores de este diario les diría que empiecen a hacer pequeñas cosas que, multiplicadas por millones de personas haciéndolo, es una gran fuerza transformadora. Por ejemplo, dejar de derrochar agua, el agua va a ser una de las cosas que va a escasear, va a ser motivo de guerra en algunos casos. Ahorrar energéticamente: no hace falta dejar las oficinas iluminadas, computadoras encendidas. La crisis energética está a la vuelta de la esquina para toda la humanidad. Acabo de estar hace poquito en la India donde se ve la pobreza masiva. En ese país ya ni siquiera saben cuántos son, ya no hay censo posible de detectar tanta gente, tanta muerte y tanta pobreza. Creo que el ser humano tiene que aprender a vivir de otra manera sino quiere que pronto unos pocos privilegiados estén emigrando a colonias en el espacio. Creo que el planeta tierra está llegando a una fase de no retorno. Entonces, en las escuelas hay que enseñar ecología, los medios de comunicación tienen que dar más información y reportajes ecológicos. He estado también en Alaska recorriendo glaciares, o más bien, ex glaciares. En Bolivia teníamos una pista de esquí a 5600 metros de altura que ya no existe más. El planeta se está desequilibrando y eso va a significar grandes trastornos a todo nivel. Nadie puede decir que ese tema no le interesa, que ese tema no le afectará porque estamos como tripulantes de un mismo barco que es el planeta tierra, y que si no hacemos algo, va a naufragar", piensa en voz alta este chamán quechua.

Para él es indispensable que los políticos incorporen lo verde, lo ecológico a sus discursos, no como un acto demagógico, sino con propuestas concretas. También, que se implemente YA una legislación ambiental mucho más drástica, y redefinir las nociones de desarrollo. "No podemos seguir planteando un desarrollo como si los recursos fueran ilimitados, más bien son totalmente limitados. Hay que ver el tema demográfico también, no se trata de que en planeta seamos cientos de millones al punto de tener que comernos unos a otros. Entonces, creo que hay que planificar el desarrollo, hay que hacer varios cambios importantes", agrega.
Su visión y revisión del amor y la pareja también es muy revelador. Chamalú critica el modelo de pareja convencional, esa institución que en el 80% de los casos fracasa. "Nosotros planteamos un modelo de pareja donde nunca deberían estar juntos ni formar una pareja personas que no aprendieron a estar solas previamente, personas que no aprendieron a ser felices estando solas, porque se trata de sumar lo que uno tiene. Si sumamos dos infelicidades, dos vacíos, dos incompletudes, estamos multiplicando aquello. Creo que hacen falta escuelas para aspirantes a formar pareja, donde al principio se les disuada, se les desanime, se les invite a conocerse más a ellos mismos. Cuestionamos el noviazgo, el enamoramiento, que hasta en la misma palabra dice: "en amor a... miento". La mentira del encandilamiento, de la embriaguez, del novio: del que "no vio nada", razona Chamalú.

¿Y cómo hacer para evitar esa etapa ineludible del enamoramiento? Hay que atravesarlo. Es como la borrachera que se va a pasar más temprano que tarde, y uno va a empezar recién a descubrir al otro, a dejar de verlo cubierto por la idealización de que ha sido objeto. En ese caso, hay que esperar más. Por ejemplo, es interesante que cada pareja, antes de casarse realice un viaje juntos. El hecho de que estén las 24 horas varios días va a hacer que varias mentiras caigan, muchos mitos, muchas cortinas se abran, porque el noviazgo es un intercambio de mentiras. Básicamente, a partir de idealizaciones de rasgos que estamos sobre dimensionando, pero que apenas son como la cola del elefante tocada por un ciego que piensa que el elefante es una serpiente por haberle tocado nada más la cola. Necesitamos redefinir el tema de pareja. En el incario existía el "tantanacu": reunámonos un tiempo para conocernos, y la mayor parte de las veces la gente se daba cuenta que no era el o ella como pensaba. Eso es muy importante porque ahí se crían los hijos, ahí nacen los niños, y con eso después aparecen las nuevas generaciones. Y uno se pregunta por qué tanta drogadicción, tanto alcoholismo, tanto suicidio en las nuevas generaciones. ¿Dónde se gradúan los que van a poblar los manicomios? En los hogares sin felicidad, con agresividad, en hogares destruidos. Entonces, hay que redefinir el tema de la pareja, porque definitivamente el modelo actual no funciona. Estamos preparando un libro sobre esto para fin de año aproximadamente, donde vamos a dar toda una propuesta de la nueva pareja", concluye Chamalú, un verdadero sabio de estos tiempos.

Para quienes estén interesados en participar de las charlas que Chamalú estará dando entre hoy y manaña, pueden comunicarse con los teléfonos: 4567-2581, 4370-2220 o enviar un mail a: sf@silviafreire.com, info@silviafreire.multimedia.com  

Y además, visitar sus sitios:

https://www.chamalu.com/
https://www.chamaluenargentina.com.ar/

TE PUEDE INTERESAR