"Soy moderna, pero no tanto"

En la intimidad de su estudio, la actriz muestra orgullosa los mensajes que recibe vía flog de los espectadores de La mujer que al amor no se asoma , la obra que escribió, dirige y actúa. Sus diarios íntimos, sus hombres perfectos y su relación ambigua con lo tech: "No puedo chatear con varias personas a la vez", reconoce. ¿Alguien tiene su MSN?

"Me interesa todo lo que tenga que ver con las relaciones humanas", suelta Jazmín Stuart, una chica de 30 famosa por la tele (Verano del 98, Historias de sexo de gente común) y sus noviazgos (Migue García, Andy Kusnetzoff) que hoy elige el teatro y el cine para manifestar sus inquietudes. Inquieta, sí, oscila entre la actuación que llama "más expansiva" y la escritura, "introspectiva". Dos tareas que le dan placer, tanto como escuchar música, fotografiar flores y escenas arty que postea en su flog personal. En realidad, su fotolog público es el espacio virtual donde las fotos y los comentarios son para la obra La mujer que al amo no se asoma, que ella misma escribió, dirige y actúa en su tercera temporada en el Teatro del Nudo.

Relaciones humanas... de pareja, más precisamente. Aunque evidentemente no llegaron a estar de acuerdo -porque hace tiempo ya no están juntos- o sí, y por eso mismo, quién sabe, a Jazmín y Andy les fascina por igual el tema de las relaciones de pareja. El lo manifiesta sin vueltas en las secciones Ex y Futuras parejas de Perros de la calle, su programa de radio en Metro 951; ella, en su obra de teatro. Como buena alumna -recibida de en la FUC de directora de cine- Jazmín sabe que sin conflicto no hay historia qué contar y encuentra en la tarea de unos y otros de entenderse en el amor -sobre todo en estas épocas- una razón vital para engendrar otro elemento clave del relato en términos clásicos: la identificación. "Felicitaciones, la obra es genial, me sentí reflejada en distintas situaciones, me fui con una sensación increíble de esperanza", confirma un mensaje en el flog (de la obra).

Jazmín usa musculosa al amparo calor artifcial. Su estudio es despojado y sobre la mesa brilla la pantalla de su e-book divina, casi como una casa Barbie de ser hoy una nena. Cierra, entre las ventanas de la laptop, el procesador de texto donde escribe su próxima obra de teatro y el guión para un corto que presentará en un concurso. Por estos días -cuenta- su nombre aparece en el staff de La Peli, de Gustavo Postiglione; pero sobre todo espera con ansias -y no ansiedad- el estreno de Los Paranoicos, la ópera prima de Gabriel Medina (compañero de la escuela de cine) donde junto a Daniel Hendler y elenco interpretan a treintañeros. "Es la historia de un grupo de amigos que están en esto, se dedican a escribir y dirigir. Y a algunos les fue genial y otros todavía no le encuentran la vuelta", detalla. Una película que pronto empezará a girar por los festivales. Y a recolectar espectadores identificados.