El caballito valiente

En Estados Unidos llega a su estreno comercial "Zoo", el documental que pasó por Sundance y cuenta la muerte de un amante de los caballos... en un acto de zoofilia.
Kenneth Pinyan murió poco después de ser llevado a la sala de urgencias de un hospital de Enumclaw, Washington. Según los certificados de defunción, sucumbió por lesiones internas resultantes de una perforación de colon. Se inició una investigación policial que llevó a una granja. Allí se revelaron videocasetes y DVD en los que varios hombres sostenían relaciones sexuales con caballos. A pocas personas se les ocurriría llevar esta historia al cine, pero gracias a la mente de Robinson Devor, un documental basado en el caso se estrenó ayer en Nueva York. Zoo cuenta esta historia, que ocurrió en 2005.

Mr. Hands es el apodo con el que se conoce a Kenneth en la película. Así se hacía llamar él en Internet y bajo ese nombre difundía prácticas sexuales con animales. El filme fue nominado al Gran Premio del Jurado en la última edición del Festival de Sundance y en él se puede ver a un grupo de hombres del noroeste estadounidense que, tras ponerse en contacto a través de la red, solían reunirse en una granja cercana a Seattle para practicar el bestialismo, en unas sesiones que grababan en vídeo. En 2005 la zoofilia no era una práctica ilegal en Washington, pero como consecuencia del incidente de Pinyan, el Senado estatal votó por su penalización el año pasado.

El documental, basado en el testimonio real de uno de los participantes, cuenta que el grupo de zoófilos se encontraba grabando cómo un hombre que era penetrado por un caballo que le perforó el colon. Pinyan era un hombre de negocios de 45 años y murió como consecuencia de las heridas que le produjo el caballo en la práctica sexual. La película reproduce el hecho en un pequeño monitor en una esquina de la pantalla.

Cuando se exhibió en el Festival de Sundance el filme provocó una gran controversia por humanizar a sus protagonistas y a sus preferencias sexuales, sin embargo la crítica destacó el valor artístico, fotográfico y cinematográfico de la película.