Sara Stewart Brown y su pasión por el running: "Antes del trasplante pregunté si iba a poder seguir corriendo"

La mujer de Jorge Lanata es la tapa de la revista Runner's World Argentina, en una entrevista en la que habló de su salud post operación y de su pasión por el deporte.

Como esposa de Jorge Lanata (54), bien podría tener un lugar relevante en los medios o sacar ventajas para su labor artística, sin embargo, Sara Stewart Brown (40) hace culto del perfil bajo. En una de las pocas excepciones con la prensa, Sara habló con la revista Runner's World Argentina.

"Después de la operación me fui sintiendo cada vez mejor, de forma muy rápida, así que ya quiero volver. Ya estoy caminando y estoy a punto de empezar a trotar. Ya volví".

Corredora aficionada, Sara se confesó ante Santiago García: "Conocí a Lanata en el año 1996, nos fuimos a vivir juntos en 1998 y finalmente en el 2011 me casé. Cuando nace mi hija Lola, en el 2004, terminé con un sobrepeso importante, allí es cuando llega el running a mi vida. El gimnasio es un lugar que no me gusta, así que elegí correr. A fines del 2005 empecé a correr, y en 2007 fui a mi primer y único running team, CorrerAyuda, de Marcelo Perotti, donde estoy hasta la actualidad".

Más allá de que Lanata considere al grupo de corredores como una "secta", su esposa no se incomoda y lo considera vital para su salud y estilo de vida: "Una de las cosas más importantes de mi vida es el running, así que pregunté si iba a poder seguir corriendo (después de la donación cruzada de riñones), si iba a poder correr como corría antes. Acá nos dijeron que luego de la operación serían tres meses, pero en los Estados Unidos nos dijeron que serían solo quince días. Finalmente la mayoría de las opiniones fueron un mes".

En plena etapa final de recuperación, Sara confiesa sus deseos de volver a la rutina previa a la que mantenía con Jorge Lanata antes de la operación que le salvó la vida. "Ahora espero con ansias volver a correr. Después de la operación me fui sintiendo cada vez mejor, de forma muy rápida, así que ya quiero volver. Ya estoy caminando y estoy a punto de empezar a trotar. Ya volví. Ahora, después de la operación, volver a correr, volver a trabajar. La cabeza la tuve en esto mucho tiempo. Me dijeron que podía hacer una vida normal y así es", cerró Sara Stewart Brown, una corredora de la vida.