Griselda Siciliani habló de la elección de su hermana: "Estoy orgullosa de Leti, desde antes de conocer su preferencia sexual"

La actriz se manifestó a favor de todo lo que le haga bien a su familia. "Ella tiene un alma superior", dijo en Agarrate Catalina. 

Griselda Siciliani, en Agarrate Siciliani.

"Leti es una chica de 22 años que tiene un alma superior y una manera de ser tan frontal, tan genuina y tan sensible que hace que no pueda caretear nada con ningún tipo de estrategia".

La familia Siciliani es un verdadero clan: unido y numeroso. Cada uno en lo suyo, sabe captar la admiración del otro o, al menos, así lo explicitó Griselda Siciliani en Agarrate Catalina, por La Once Diez, cuando fue consultada directamente por la confesión sexual de su hermana Leticia en la revista Para Ti: “Mi novia se llama Delfina. Nos conocimos hace un año y desde hace unos meses vivimos juntas", dijo la actriz que interpreta a Nieves en Esperanza Mía, la novela de El Trece.

"Tu hermana Leticia se atrevió a decir su preferencia sexual, ¿de dónde viene esa independencia y ese aquí estoy yo?", indagó Catalina Dlugi. Y la Griselda, sin vueltas, contestó: "Hay algo de eso… vendrá de mi familia, de mis padres, de la crianza que tenemos nosotros. Somos un zoológico muy espectacular los seis. Cada uno de mis hermanos es admirable por alguna cuestión. Bueno, esto que decís de Leti. Ella es una chica de 22 años que tiene realmente un alma superior para mí y una manera de ser tan frontal, tan genuina y tan sensible que hace que no pueda caretear nada con ningún tipo de estrategia".

"Estoy orgullosa de ella, ya estaba orgullosa desde antes de conocer cualquier preferencia sexual".

El hecho de que Leticia haya abierto su corazón con total sinceridad no fue una sorpresa para Griselda y su familia. Pero su valentía y su forma de ser no dejaron de emocionarla. "Estoy orgullosa de ella, ya estaba orgullosa desde antes de conocer cualquier preferencia sexual. Ella tienen algo que te enseña, está en una generación que está en otro lugar, que ve las cosas de otro modo (…) Leti nació cuando yo ya tenía 14 años, la he visto crecer. Es muy grosa. Es más, cuando nació Margarita yo le decía Leti, me venía su recuerdo", concluyó Griselda demostrando, como dice el dicho, que lo primero es la familia.