Lucía Celasco, una It girl en toallón, tras los pasos de su abuela - Ciudad Magazine

Lucía Celasco, una It girl en toallón, tras los pasos de su abuela

La nieta de Susana Giménez realizó una sugerente producción de fotos en paños menores para su blog personal y rememoró la publicidad de jabón que catapultó a la diva.

Lucía Celasco, como su abuela Susana Giménez en la publicidad de jabón Cadum. (Foto: www.lucelasco.com/)

Allá por 1969 Susana Giménez (71) saltó al estrellato gracias a la publicidad Cadum en el que se inmortalizó con al grito de shock, con su bata de baño. A 46 años de ese comercial, Lucía Celasco (21) parece intentar continuar por la senda de su abuela con la sugerente producción de fotos que realizó envuelta en un toallón.

La bella It girl redactó una interesante entrada en su blog titulada Such a beauty rookie en la que advirtió que su promisoria carrera está alejada de la televisión.

"La sesión de fotos para que acompañe el post, de más esta aclarar, es a modo de chiste, el glamour exagerado no es lo mío pero el amor por el ridículo es algo que últimamente pisa fuerte en mi vida". 

El texto completo:

Como dije en varias oportunidades, no me considero experta en nada. Mi atención fluctúa de un lugar al otro y no siento haber llegado a un nivel profundo de conocimiento en ningún asunto. Sin embargo si, como todos, se mas de algunos temas que otros y en algunos casos, hasta podría compartir, a modo de tutorial, algunas de las cosas que a esta altura ya estoy segura de haber aprendido. Puedo recomendar lugares para ir a comer en la mayoría de los barrios de la ciudad, estoy bastante actualizada en temas de diseñadores, marcas y desfiles tanto nacionales como internacionales y conozco de memoria la receta para preparar una de las mejores hamburguesas caseras del mundo. Pero si de beauty tips se trata.. dejo mucho que desear.

Lo más irónico del tema es que ya recibí varios mails y comentarios en los que me piden que hable de mi rutina de belleza y sin ánimos de querer decepcionar a nadie, debo anunciar que no la tengo.

En muchas oportunidades, por gajes del oficio, me maquillan y peinan profesionales. Sus resultados son verdaderamente sorprendentes y a pesar de que siempre intento prestar atención y más de una vez pedí consejos, mi cabeza no parece poder retener toda esa información. Son verdaderamente muchos pasos a seguir!

"En fin, se puede decir que mi rutina es casi inexistente o muy simple y muchas veces me plantee reforzarla pero por el momento me siento cómoda con como esta. Después de todo, tengo 21 años y para maquillarme como una puerta voy a tener toda la vida, pero mientras tanto el look natural es el que más me gusta".

No se si es por falta de costumbre, pero la ceremonia de make up y pelo me parece eterna y a veces un poquito aburrida, nunca la logro llevar a cabo como corresponde.

Jamás preparo la piel antes de aplicar un producto y no soy la más rigurosa con el tema de sacarse el maquillaje antes de irse a dormir pero si trato de cuidar mi piel usando protector y yendo con cierta regularidad al dermatólogo. Secarme el pelo me parece un trabajo largo e innecesario y hasta me convencí de que me gusta como queda cuando se seca naturalmente, soy mas partidaria de los tratamientos preventivos tipo baños de crema y ampollas nutritivas para cuidar la calidad del pelo, pero siempre me divirtió jugar con cortes y tinturas, me parece que es algo mas con lo que hay que aprender a jugar y divertirse. Soy una gran fanática de experimentar y teñirme o cortarme el pelo yo, pero debo admitir que mas de una vez se me fue de control la situación.

En definitiva, mi relación con los "salones de belleza" no sería la mejor. Con esto no quiero decir que no me encanten los productos ni me fascinen algunos de los maquillajes que veo en revistas y desfiles, pero muchas veces me da fiaca y prefiero dejar ese tipo de producción para ocasiones especiales. Elijo vivir mi día a día lo más natural posible con tan solo algunas excepciones.

Soy fan de los rouges de colores, llevo varios en la cartera y los voy usando indistintamente. Me encantan unos nuevos que salieron en forma de lápiz, son cremosos y fáciles de aplicar y duran bastante. No tengo colores favoritos ni marcas y eso hace que mi colección crezca de manera indiscriminada. El toque de color en los labios es un plus que a veces me divierte darle a algún que otro look y por eso puede que me crucen en un mismo día con dos colores distintos.

En cuanto al nail art, que tan de moda se puso últimamente, debo admitir que no soy fanática de ir a peluquerías a hacerme las manos, pero si me encantan los diseños que se pueden lograr y a veces intento hacérmelos yo misma. Todos los lunes me cambio el color del esmalte y tengo una variada selección que va desde la gama más clásica de los colorados, negros y violetas, hasta unos en tonos flúor que son medio estrambóticos pero me copan. No me gustan mucho los que tienen brillos y esas cosas, pero siempre le doy una mano de esmalte transparente para que duren más y se vean mejor.

En fin, se puede decir que mi rutina es casi inexistente o muy simple y muchas veces me plantee reforzarla pero por el momento me siento cómoda con como esta. Después de todo, tengo 21 años y para maquillarme como una puerta voy a tener toda la vida, pero mientras tanto el look natural es el que más me gusta.

La sesión de fotos para que acompañe el post, de más esta aclarar, es a modo de chiste, el glamour exagerado no es lo mío pero el amor por el ridículo es algo que últimamente pisa fuerte en mi vida.

Espero que les haya gustado el post!

Love 

TE PUEDE INTERESAR