Las fotos sexies de Candela Ruggeri: "Después de lo que viví, tengo muy claro lo que es la vida de un futbolista y no me veo botinera"

La hija modelo del exdefensor campeón del mundo en México 1986 se confesó con Gente y posó muy sensual en Mar del Plata.

Durante su consagratoria carrera, que incluye dos campeonatos del mundo (con la Selección Argentina en México 86 y con River en la final de la Copa Intercontinental de ese año), logró frenar a los delanteros más escurridizos. Pero ahora ya con la pilcha de exfutbolista, Oscar Ruggeri (53) no pudo frenar con su celosa marca personal a su propia hija. Candela Ruggeri (23) decidió explotar como modelo y logró captar la mirada de la popular masculina.

A una semana del desfile que organizó la revista Gente en Mar del Plata en el la hija del Cabezón causó sensación, la diseñadora de modas se confesó con el semanario y posó muy sexy en la playa.

"Después de lo que viví, tengo muy claro lo que es la vida del jugador de fútbol, y no me veo como botinera. Son una raza aparte, muy piratas y se creen que te pueden chamuyar porque son conocidos. Pero conmigo van muertos porque no tengo el perfil de botinera".

"Soy muy buena en la cocina. Mi especialidad son los ñoquis de verdura", afirmó la rubia de 1,70 metros y medidas 85-60-90. Además, la hija de Ruggeri reconoció la sangre caliente que le corre por las venas: "Voy al frente sin pensarlo. Si me tengo que pelear, me peleo. Mis hermanos me dicen que no tengo filtro".

Soltera después de una relación de siete años, Candela admitió su dualidad: "Cuando se me acerca un chico, soy mucho más tímida, me cuesta abrirme con la gente que no conozco. Si salgo con amigas es para bailar y no estamos para ver qué pasa con los pibes. Nunca me chapé a un chico en un boliche".

Obvio que Oscar Ruggeri mantuvo su recio carácter dentro del hogar con los novios de sus tres hijas, como hacía en el campo de juego: "Nunca llevamos de una a un chico a casa, siempre rompemos el hielo en grupo. Él primero los ignora olímipicamente. Después lo trata como 'el pibe éste'. Luego empieza a llamarlo con el nombre, y en la cuarta etapa lo trata bien. Ahí ya lo quiere", explicó Candela Ruggeri.

Eso sí, futbolistas abstenerse de intentar conquistarla: "Después de lo que viví, tengo muy claro lo que es la vida del jugador de fútbol, y no me veo como botinera. Son una raza aparte, muy piratas y se creen que te pueden chamuyar porque son conocidos. Pero conmigo van muertos porque no tengo el perfil de botinera".