Ivana Figueiras, arrepentida del tattoo que le dedicó a Sebastián Ortega: "Es para matarse, no me hago ni un tatuaje más"

La modelo renegó de su romance con el productor, aseguró que se sentía "la segunda" y deslizó que su ex seguía enamorado de Guillermina Valdés. Su aclaración a Ciudad.com.

Allá por marzo de 2012, Sebastián Ortega comenzó un romance con la modelo Ivana Figueiras. Y a los pocos meses del flechazo, se dio a conocer el noviazgo entre Guillermina Valdés y Marcelo Tinelli. Inmediatamente, el ojo público se centró en la figura del productor y sus reacciones tiñeron cada paso de la relación.

"Fue todo muy complicado, decidí salir de ese lugar porque sentí que no me pertenecía. No me gusta ser la segunda de nadie".

En octubre de ese año, apenas seis meses después de comenzar el romance, Sebastián e Ivana decidieron plasmar su amor con sendos románticos tatuajes. La joven se marcó el costado de su abdomen con una golondrina y el diminutivo de su novio, confiando quizá que el sentimiento duraría por siempre. Finalmente, tras varias idas y vueltas, Ortega y Figueiras decidieron terminar el noviazgo en julio de 2014.

Volcada de lleno a la crianza de su hija, Juana (6), y a los diseños de Pompavana, su marca de trajes de baño y ropa interior, la empresaria habló de su tormentosa relación con el productor y se mostró arrepentida por haberse tatuado el nombre de su ex. “¡Ay! El tatuaje del amor lo tengo escondido en un lado muy íntimo… ¡Mentira! Tengo éste que es para matarse. Después de esto, hoy no me haría ni un tatuaje más. El hombre que venga que se vaya haciendo a la idea”, aseguró, en una entrevista con la revista Luz.

"No estuvo bueno, ahora lo veo en perspectiva. Me di cuenta de un montón de cosas".

Además, Figueras habló de los rumores sobre la constante presencia del “fantasma” de Guillermina Valdés en su romance con Ortega. “Prefiero no indagar en eso porque pertenece al pasado absoluto, te lo digo en serio, ya no pienso en eso ni un minuto. Fue todo muy complicado, y en un momento decidí salir de ese lugar porque sentí que no me pertenecía. No llegué a involucrarme, no me gusta ser la segunda de nadie”, deslizó Ivana.

La llamativa frase sobre el lugar relegado que ocupaba en la vida de Ortega disparó una pregunta ineludible. “¿Te sentías la segunda?”, consultó la periodista. “No estuvo bueno, ahora lo veo en perspectiva. Me di cuenta de un montón de cosas, pero no serviría enumerarlas porque son parte del pasado. Me quedó todo muy clarísimo y eso es lo importante”, respondió Figueiras.

Luego de ver la nota de Ciudad.com, Ivana se contactó con la redacción para hacer una aclaración vía Twitter. "¡Pff, nunca dije eso! ¡Nada mas alejado de la realidad! A veces, algunas cosas sacadas de contexto suenan mal. No hay ninguna mala intención al contrario. ¡Todo con buena onda! ¡Saludos!", escribió la modelo.

Vos, ¿qué opinás?