Diego Torres reveló una impactante experiencia cuando estuvo cerca de la muerte: "Sentí el desprendimiento del alma del cuerpo"

El protagonista de Papeles en el viento reveló qué experimentó cuando volcó con su auto en la ruta.

"Con un amigo veníamos volcando con el auto en una ruta, volviendo de Mar del Plata. En el momento del vuelco yo sentí el desprendimiento del alma del cuerpo. Fue la única vez que sentí que me moría. Sentí como que yo estaba viendo todo eso desde afuera, si bien venía volcando y la camioneta dio tres tumbos, hasta que cayó en la canaleta y cuando paró, volví al cuerpo".

La sensibilidad de Diego Torres está comprobada con la deliciosa calidad artística que posee, y se extiende también al campo espiritual, según él mismo aseguró. El protagonista de Papeles en el viento, la película de Juan Taratuto que está próxima a estrenarse en las salas de cine, reveló una escalofriante experiencia espiritual cuando creyó que se moría.

El don de percibir lo que otras personas le atribuyen a la fantasía le vino heredado de su madre, la actriz Lolita Torres, tal afirmó el actor en Línea de Tiempo. "Con un amigo veníamos volcando con el auto en una ruta, volviendo de Mar del Plata. En el momento del vuelco yo sentí el desprendimiento del alma del cuerpo. Fue la única vez que sentí que me moría. Sentí como que yo estaba viendo todo eso desde afuera, si bien venía volcando y la camioneta dio tres tumbos, hasta que cayó en la canaleta y cuando paró, volví al cuerpo", relató Diego con la conmoción a flor de piel.

Quien lo acompañaba en el milagroso accidente vial era el saxofonista de su grupo musical. "No pasa por hacerse el místico ni nada, pero a mí me resultan raros los encuentros que tuve con la muerte", completó Diego Torres. Para cerrar con las vivencias íntimas, el artista concluyó en base a lo que intuyó en las despedidas finales de sus dos padres: "Pasa algo en la mirada de los seres humanos cuando se produce la muerte. Esos famosos 21 gramos que pesa el alma. Hay algo que no tiene explicación y por eso aparecen las religiones…"