Fabián Doman desmiente levantamiento de Nosotros al mediodía: "Todos los ciclos de la mañana midieron mucho menos que el nuestro en sus primeros 50 días de vida"

El conductor negó que el programa de El Trece salga del aire y habló de todo con Ciudad.com.

Fabián Doman desmiente un levantamiento de Nosotros al mediodía. (Fotos: archivo Ciudad.com y El Trece)
Fabián Doman desmiente un levantamiento de Nosotros al mediodía. (Fotos: archivo Ciudad.com y El Trece)

Desde hace algunos días, Fabián Doman y su programa Nosotros al mediodía se encuentran envueltos en una ola de rumores sobre un posible levantamiento. Incluso, se llegó a asegurar que la última emisión del ciclo sería el próximo viernes y que, tras menos de dos meses al aire, sería reemplazado por El Zorro, la serie que ocupaba ese horario (11.30 a 13) antes del desembarco del ciclo mañanero.

El conductor del programa decidió romper el silencio y terminar con las especulaciones. Doman conversó con Ciudad.com y aseguró que el envío continuará en el aire de El Trece. El periodista habló sin tapujos de los rumores, aseguró que su ciclo fue atacado desde el comienzo y se refirió al espinoso tema del rating en la televisión argentina.

"Cualquier programa marca un milímetro menos de lo que marcó ayer y hay una crisis. El conductor de televisión abierta vive hoy bajo una gran presión... Pero bueno, no me quejo, son las reglas del juego".

“Cualquier programa marca un milímetro menos de lo que marcó ayer y hay una crisis. El conductor de televisión abierta vive hoy bajo una gran presión... Pero bueno, no me quejo, son las reglas del juego”, afirmó, sin vueltas.

-En la última semana se publicaron muchos rumores sobre el fin de Nosotros al mediodía.

-No, desde el veintipico de julio que el programa se levanta (N de la R: el ciclo debutó el 11 de agosto). Antes de que arrancara, se publicó que el programa no salía al aire. Pasó de todo y yo me río. No me quejo, forma parte de la fauna mediática.

-¿Decís que es algo sistemático?

-Creo que le pasa a todo el mundo y uno siente que le pasa solamente a uno. Cualquier programa marca un milímetro menos de lo que marcó ayer y hay una crisis. El conductor de televisión abierta vive hoy bajo una gran presión... Pero bueno, no me quejo, son las reglas del juego. Puede ser por mi figura, no sé. Tampoco hay que pensar que todas las críticas son malas.

"Siempre, desde que arrancó el programa, ya estaba levantado. Que no salía al aire, que duraba un mes. He leído de todo y decidí no hablar nunca. Es la primera vez que lo hago. Si el lunes estoy al aire, qué van a decir. No voy a hacer ningún descargo en vivo porque la mejor respuesta es que el programa está en el aire".

-¿Estás atento a los comentarios?

-Escucho todo y veo todo, y muchos comentarios te ayudan. Otros son expresiones de deseo, todos nos conocemos y sabemos con los bueyes que aramos. Diferencio al periodista de lo que es el usuario de Twitter. Gente no identificada, con 40 seguidores, con avatares raros. Estamos en el proceso de formación de un programa, todavía no cumplimos dos meses, arrancamos el 11 de agosto. Estamos en el desafío de encontrar un formato que le interese al público, a veces lo encontramos, otras veces no. Y tenemos que terminar de armar una hora y media competitiva en un canal líder.

-¿Creés que hay personas que desean que te vaya mal?

-No a nivel periodistas, sí en Twitter. Hay mucho nerviosismo alrededor de una planilla de rating. Cualquier programa que baja una décima es una crisis y hay que tirar todo por la borda. Me parece que hay trabajar con más tranquilidad, a todos nos pasa lo mismo. El tema no es con Nosotros al mediodía.

-¿Hubo alguna charla o reunión que diera origen a los rumores?

-Siempre, desde que arrancó el programa, ya estaba levantado. Que no salía al aire, que duraba un mes. He leído de todo y decidí no hablar nunca. Es la primera vez que lo hago. Si el lunes estoy al aire, qué van a decir. No voy a hacer ningún descargo en vivo porque la mejor respuesta es que el programa está en el aire.

-¿Cómo vive el equipo estos trascendidos?

-Hay de todo, en mí caso tengo el cuero un poco más duro y curtido. Estoy acostumbrado a cierto divorcio entre lo que decimos los periodistas y la realidad. Y hay gente que capaz no tiene la misma gimnasia y le impacta. Yo me lo tomo de manera natural.

"Mi expectativa es hacer un buen producto. El número viene y en eso estamos trabajando, en hacer el mejor producto posible para un horario muy particular, porque tenés media hora con los programas de la mañana y después una hora contra los noticieros, más Los Simpson. Es interesantísimo el desafío. ¿Mi expectativa? Seguir 100 años al aire".

-¿Se fijo alguna fecha límite?

-Tengo un contrato con Artear de dos años y a mí nunca se me planteó ninguna fecha de vencimiento. El programa no es un yogur. Ahora sí estamos haciendo un programa a la altura del canal. Una vez que encontrás el programa, empieza a medir. Todos los programas de la mañana, todos, midieron en sus primeros 50 días de vida mucho menos que Nosotros al mediodía. Hay que ver los archivos. Y hoy son todos competitivos y con muchos años al aire.

-¿Por qué decís que ahora hacen un programa a la altura y antes no?

-Porque tenés que encontrar el formato, es lo que estamos trabajando. El magazine va creciendo, no vas a armar algo de la noche a la mañana.

-¿El tema del rating te preocupa? ¿Qué opinás del minuto a minuto?

-Me gusta más medirlo después. Soy un estudioso, pero del post. Lo miro con atención. A mí me gusta redondear los temas y al número me parece que llegás con un buen programa, es todo un producto. Me involucro mucho en la producción del programa, ya sé hoy lo que hay en el programa de mañana.

-¿Cuál es tu expectativa personal?

-Primero, hacer un buen producto. El número viene y en eso estamos trabajando, en hacer el mejor producto posible para un horario muy particular, porque tenés media hora con los programas de la mañana y después una hora contra los noticieros, más Los Simpson. Es interesantísimo el desafío. ¿Mi expectativa? Seguir 100 años al aire.