Damián de Santo: "Nunca tuve problemas con Nicolás Cabré, es un pibe muy bueno y si se afloja puede ser mucho mejor"

El protagonista de Viudas e hijos del rock and roll habló de su nuevo personaje y también opinó sobre la personalidad del polémico galán.

Damián de Santo, protagoniza Viudas e hijos del rock and roll. (Foto: Jennifer Rubio-Ciudad.com)
Damián de Santo, protagoniza Viudas e hijos del rock and roll. (Foto: Jennifer Rubio-Ciudad.com)

Protagoniza Viudas e hijos del rock and roll por Telefe, pero no descansa en su rol de galán o estrella de la TV. Damián de Santo (46), por el contrario, continúa con su vida normal fuera de su nuevo trabajo y hasta aprovecha los fines de semana para volver a Villa Giardino, Córdoba, donde tiene un complejo de cabañas junto a su mujer y sus hijos.

"En Viudas siento que hay como una presentación de tesis de nuestra amistad de años con Fernán Mirás, es como que todos estos años nos fuimos preparando para esto".

En diálogo con Bien Arriba, de Carlos Monti por Radio 10, De Santo contó: "En Viudas siento que hay como una presentación de tesis de nuestra amistad de años con Fernán Mirás, es como que todos estos años nos fuimos preparando para esto. Además, hay una gran amabilidad entre los compañeros, no hay protagonistas 'histéricos'".

Sobre los conflictos laborales en las novelas, el actor reveló: "Nunca tuve ese inconveniente. Cuando hay demasiados egos desencontrados, me tomo el micro y me vuelvo para Córdoba. Me ha pasado de pibe con actores grandes, de la vieja usanza. Con los años te das cuenta que el ceder no te quita lugar, te engrandece".

Monti, entonces, hizo referencia a las declaraciones de Arnaldo André sobre Nicolás Cabré. En su momento, el galán paraguayo había dicho: "Era insoportable trabajar con Nicolás Cabré". De Santo, entonces, opinó: "¡Se juntan el hambre y las ganas de comer! Arnaldo André es un actor de muchos años y viene con una historia de mucho respeto al texto, muy puntilloso en eso. Y uno no le falta el respeto a alguien por decir 'este final se puede modificar, qué te parece' (cosa que quizás podría hacer Cabré). Lo puede hacer el coprotagonista y está bien, es un respeto al público. Si es más divertido lo que va a decir otro, yo cedo mi lugar. Pero bueno, siempre hay un roto para un descosido. Se junta uno que quiere ser muy protagonista y otros que no accede a nada y se genera el conflicto. Yo laburé con los dos, pero nunca tuve conflicto porque no le doy el espacio, le meto un cachetazo. ¡A Arnaldo no! Ja, ja. No soy agresivo, al contrario, soy categórico, se nota en la cara que soy tano, petiso y calentón".

Sobre Nico Cabré puntualmente, De Santo dijo: "No me ha pasado de tener problemas con él. No lo viví. Supongo que cuando ven cierta debilidad, les sucede. Es un pibe muy bueno y si afloja puede ser mucho mejor. De hecho, lo ha sido en Botineras. Laburó bien porque estuvimos todos elaborando juntos lo mismo y se engancha. El tema es cuando uno tiene la pelea por ser el protagonista y se ponen a competir por eso, me parece súper adolescente".