Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

¡Ellas también lloraron! La emoción de Evangelina Anderson, Antonella Roccuzzo y Eliana Guercio por el triunfo de sus maridos ante Holanda

Las mujeres de los jugadores de la Selección Nacional son protagonistas en el Mundial y Desayuno Americano captó de cerca el momento del festejo en el estadio por el pase a la final. 

¡Ellas también lloraron! La emoción de Evangelina Anderson, Antonella Roccuzzo y Eliana Guercio por el triunfo de sus maridos ante Holanda

El dicho reza que “detrás de un gran hombre, hay una gran mujer” y detrás de los jugadores de la Selección Nacional, hay algunas de las mujeres más bellas del Mundial Brasil 2014… Mientras sus maridos dejaban todo en la cancha el miércoles, ellas hicieron lo propio desde la platea del Estadio Arena Corinthians: gritaron, alentaron, rezaron y lloraron con el alma.

"Se preparó mucho de verdad para esto", dijo emocionada Guercio tras la hazaña de su marido, "Chiquito" Romero en los penales.  

Así las captó la cámara de Desayuno Americano, que vivió junto a ellas el minuto a minuto del electrizante partido que Argentina disputó contra Holanda en semifinales. Evangelina Anderson, mujer de Martín Demichelis, Antonella Roccuzzo, pareja de Lionel Messi, y Eliana Guercio, esposa de Sergio “Chiquito” Romero, vivieron con la misma tensión que el resto de los argentinos el pase a la gran final del campeonato después de los penales.

Las tres acapararon la atención de los medios y de los hinchas que las rodeaban en cada penal, especialmente Guercio, mujer del arquero, héroe de la jornada, que atajó dos tiros del potente equipo holandés. “Se preparó mucho de verdad para esto”, dijo emocionada la ex vedette a Sebastián Tempone ante la hazaña del padre de sus hijas Jazmín y Chloe.

Y ninguna pudo evitar las lágrimas con la victoria argentina, como ocurrió con los miles de argentinos que estaban en el estadio y los 40 millones que alentaron a la distancia al equipo que tiene en sus manos el sueño albiceleste de levantar la Copa del Mundo una vez más.