Lo que dejó la primera semana del Bailando 2014

Tras el esperado debut, las primeras emisiones dejaron varias satisfacciones para el ciclo El Trece. Entre ellas, el rating, logrando superar los 25 puntos promedio, marca que ningún programa en el año había alcanzado. Cuáles fueron los ases bajo la manga.

Lo que dejó la primera semana del Bailando 2014.
Lo que dejó la primera semana del Bailando 2014.

La primera semana del Bailando 2014 dejó tres programas bien distintos, con un menú amplio y varios ases en la manga. ¿El resultado? Un rating inusitado para el presente televisivo: logró superar los 25 puntos promedio. Las claves:

La Griega se encamina como la participante ideal: llora, pelea, es cómica, siempre tiene alguna historia. Su ingenuidad puede ser un fuerte, que en otras épocas utilizaron Marengo, Francese o Jelinek.

LOS PARTICIPANTES

El debut de Eleonora Cassano marcó la apertura de la pista 2014. La número uno de la danza desplegó talento y simpatía, convirtiéndose en un personaje atractivo a futuro. Luego llegó Aníbal Pachano, que a pesar de las críticas y sus limitaciones de edad y salud, dejó todo en la pista, demostrando su estirpe artística. En la segunda noche, Maximiliano Guerra y su mujer Patricia Baca Urquiza bailaron por primera vez en el concurso. Con algunas pequeñas desprolijidades, trucos sucios, y una coreo sin sorpresas (quizás producto de los nervios), dejaron ganas de mucho más, teniendo en cuenta el talento del bailarín. Sin dudas, la gran ganadora de esta semana fue Noelia Pompa. La bicampeona volvió para demostrar que es talentosa y carismática, que vale por sí misma y que tiene mucho más para dar. ¡La rompió!

Solita se preparó para este nuevo rol de jurado. No sólo se dedicó a ver unos 40 programas, sino que estudió los ritmos con un coach, que le explicó aquello que no conoce. 

En el caso de los otros dos debutantes, Vicky Xipolitakis y Martin Liberman, despertaron sensaciones encontradas. Si bien el periodista no es un dotado, se movió mucho mejor que la gran mayoría de varones que pasaron por el certamen. En el caso de la rubia, como bien señalo Solita Silveyra, bailó mucho mejor de lo que lo hace en Brillantísima. Sin embargo, le queda mucho por aprender y ensayar. Más allá de la performance, La Griega se encamina como la participante ideal: llora, pelea, es cómica, siempre tiene alguna historia por desarrollar. Pero sobre todas sus cualidades, hay una muy importante: es nueva en el ciclo. Su ingenuidad puede ser un fuerte, que en otras épocas utilizaron Marengo, Francese o Jelinek.

EL JURADO

Moria y Polino siguen siendo un acierto de la producción y se mostraron con la frescura, humor y acidez característicos. Sin sorpresa, pero con la efectividad habitual. En el caso de Solita, se nota que se preparó para este nuevo rol. No sólo se dedicó a ver unos 40 programas sino que estudio los ritmos con un coach, que le explico lo que no conoce. Fue la más elegante de la semana y no se le notó ningún nerviosismo. Buena y fresca, pero quizás cometiendo un error: juzgar en referencia a devoluciones anteriores. Comparar su devolución con la de sus colegas le puede traer, más adelante, alguna controversia.

Tinelli pasó facturas y habló de todos los temas que se esperaba. Disparó sobre el oficialismo, y entró en controversia con Carmen Barbieri y Telefé por las medidas cautelares.

Por el lado de Nacha Guevara, tuvo un debut sin sobresaltos en la primera noche, pero en la segunda decidió plasmar su costado más exigente. Se mostró dura e implacable con La Griega, y más indulgente con el resto. Un poco obvio, aunque puede convertirse en una pieza fundamental

MARCELO TINELLI

Al conductor se lo nota en un buen momento, dispuesto a remar un año de un rating difícil. Marcelo eligió no dejar de lado ningún tema y polemizar no sólo al aire sino también a través de su cuenta de twitter. Pasó facturas y habló de todos los temas que se esperaba. Disparó contra el oficialismo, y entró en controversia con Carmen Barbieri y Telefé por las medidas cautelares.

Actuó en la apertura, bromeó con Adrián Suar en el piso, y se divirtió más que nunca con el regreso de un viejo compañero: El Oso Arturo, ahora rebautizado Osho Arturro. Sin dudas, el momento que más disfrutó y entretuvo al televidente. Tampoco falto la emoción que lo invadió homenajeando a la querida Norma Pons y presentando a su hijo Lorenzo.

En definitiva, Showmatch recién empieza a calentar motores pero ya está en boca de todos. Y tiene mucho más para dar.