Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Alejandra Maglietti, con compañía pero libre: "Le daría una chance más a Nico Magaldi, ¡pero se encara a otras y me da bronca!"

La revista Paparazzi la fotografió con un ex novio con quien se reencontró en estos días. En charla con Ciudad.com, confirma la noticia, pero aclara que no está en pareja y le tira un centro al pícaro conductor...

Sobre Rodrigo (filósofo peruano de 32 años), su actual compañía: "No sé cómo definir la relación, hoy no somos novios. El año pasado sí estuvimos de novios, después nos distanciamos un tiempo y ahora nos reencontramos".

Alejandra Maglietti (29) está sola pero bien acompañada. Tras un affaire con Nicolás Magaldi (26), que no prosperó porque -según alega ella- él "es muy mujeriego”, la modelo, abogada y panelista disfruta del reencuentro con un ex novio de 32 años.

¿Los datos? Se llama Rodrigo, es un filósofo peruano y trabaja en Argentina para una multinacional. Las revista Paparazzi fotografió a la formoseña junto al muchacho en cuestión, y las imágenes la muestran feliz y con una gran sonrisa. Es que a ella la tiene encantada su caballerosidad y su seriedad, aunque no por eso descarta otras posibilidades. Y hay más aún: Magaldi, el pícaro conductor, sigue en carrera. Al menos así lo confirmó en una charla exclusiva con Ciudad.com.  

-¿Estás de novia con Rodrigo?

-El año pasado estuvimos de novios, nos distanciamos, y ahora hay que definirlo. Estuvimos juntos el año pasado y ahora bueno... Volví a salir con él, a tomar algo.

-¿Entonces no hay título aún?

-No sé cómo definir la relación, hoy no somos novios. El año pasado sí estuvimos de novios, después nos distanciamos un tiempo en el verano y ahora nos reencontramos. Volví a salir con él a tomar algo con amigos de la facultad y bueno... ¡me pescaron! (risas).

-¿El fue el primero en avanzar?

-Sí. Nos conocimos por un grupo de amigos en común, salimos a comer y ahí no me habló mucho. Después empezamos a hablar por mensaje privado en Facebook. ¡La vieja táctica del mensaje del Facebook! (risas).

-El es de Perú y en algún momento quizás se vuelva, ¿vos estarías dispuesta a irte a vivir a otro país?

-La realidad es que no. Eso es un problema porque yo soy abogada al margen del trabajo en los medios, y para poder ejercer como abogada en otro país tengo que revalidar el título y es prácticamente volver a estudiar de nuevo, y no estoy muy interesada en hacerlo.

-¿Esto es algo que ya hablaron?

-No tocamos el tema porque como no estamos en una relación formal ni nada, vivimos el hoy, después veremos qué pasa. Por ahí nos peleamos, no se sabe...

-¿Estás enganchada, como se dice en la jerga?

-Es súper caballero, me abre la puerta... Eso es lo que más me gusta, es muy atento. Es distinto.

Sobre Nico Magaldi: "¡Lo que pasa es que que es muy mujeriego! Yo le daría otra oportunidad, de hecho le di varias, pero siempre por H o por b termina encarándose a otras y me da bronca".

-Entonces lo de Magaldi ya está, quedó atrás…

-¡Lo que pasa con Nico es que es muy mujeriego! Yo le daría una oportunidad, de hecho le di varias, pero siempre lo que pasa es que por H o por B termina encarándose a otras y me da bronca.

-¿En dónde decís que se encara a otras?

-En la tele, en todos lados. Yo por ahí pensaba que él me encaraba a mí nada más, hasta que después vi que en la tele se encaraba a otras, me ofendí y perdió.

-¿Lo de la televisión no es juego mediático?

-No sé… Como me hacía el juego a mí, que me tiraba los perros en vivo, no sé si con las demás no lo hace también en serio. No sé hasta qué punto me está mintiendo o no. No me gusta cuando veo eso, entonces dije ‘bueno, voy a probar con uno que creo que no se encara a otras’ (risas)...

-¿Disfrutás de la soltería?

-Estoy muy bien así, no tengo muchas ganas de tener novio. No sé si estoy muy preparada ahora, trabajo un montón, estoy tranquila. Estuve muchos años de novia y tuve novios muy celosos y otros muy infieles, así que desde ahí tomo muchos recaudos porque tengo miedo de coartarme la posibilidad de trabajar, entonces antes de decir algo, tengo mil cuidados. Si tiene que ser, será. Y si no disfrutaremos el momento.