Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

El drama de Guillermo Coria con su hijo de dos años: se cayó y no podían reanimarlo

El ex tenista vivió un momento muy difícil el sábado cuando estaba en su club de Rosario con Thiago. Mirá cómo lo contó en primera persona en Twitter.

coria.jpg
coria.jpg

Un día de juegos, diversión y risas terminó siendo el peor en la vida de Guillermo Coria (32).

"Son los dos peores días de mi vida pero Thiaguito va mejorando. Está en terapia intermedia y los estudios van bien". Por suerte cuando ocurrió el accidente, el papá de un alumno del club de Coria reanimó al pequeño Thiago. Así lo contó el ex tenista: "Quiero agradecer al papá que reanimó en el club a Thiaguito porque yo lo agarré y no respondía".

El ex tenista disfrutaba del sábado en Rosario junto a su familia cuando su hijo mayor, Thiago (1 año y 9 meses), se cayó en el club de su propiedad.

"Por favor urgenteeee una ambulancia a mi club Avenida Azcuénga 8991 por favor se cayó mi bebé", escribió Coria desesperado a las 17.22 en su cuenta de Twitter.

A las 22.47, un poco más tranquilo, relató: "Gracias por todos los mensajes. Son los dos peores días de mi vida pero Thiaguito va mejorando. Está en terapia intermedia y los estudios van bien".

Por suerte, cuando ocurrió el accidente, el papá de un alumno del club de Coria recompuso al pequeño Thiago. Así lo contó el ex tenista: "Quiero agradecer al papá que reanimó en el club a Thiaguito porque yo lo agarré y no respondía, también al Grupo Oroño, en especial al Sanatorio de Niños".

Lógicamente movilizado por la situación, Coria siguió escribiendo: "Cómo trabajan en terapia es admirable, lo que se ve adentro es realmente muy duro sobre todo cuando tenés a tu bebito, es algo inexplicable. La tomografia dio mejor y cada vez está un poquito mejor. Y a los pelotudos que recién leí (algunos mensajes agraviantes vía Twitter) les digo que un profe pidió por este medio la ambulancia porque se me moría".

Este miércoles, ya más aliviados y con Thiago recuperado, Guillermo Coria compartió una imagen junto a su hijo en el sanatorio y dejó un mensaje de fe: "Mil veces te reproché por pelotudeces como no ganar un torneo o un partido de mierda. Estuviste cuando más te necesité".