Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Nito Artaza y Cecilia Milone, escandaloso encuentro en un restaurante: gritos, llantos y reclamos

El actor y la cantante protagonizaron una fuerte pelea en Mar del Plata. Luego, él anunció su boda para octubre. Una de cal y una de arena...

Cecilia Milone contó detalles de la escandalosa pelea con Nito Artaza

"Ese hombre es mi talón de Aquilés. Fue una situación definitivamente límite y exploté. No me acuerdo en qué momento lloré, ni siquiera me avergüenza. A mí no me humilla nunca más", relató Milone.

Fue el comentario obligado del fin de semana en Mar del Plata. ¡Y cómo para que no! Nito Artaza y Cecilia Milone se cruzaron en un restaurante y se sacaron chispas. Gritos, llantos y reclamos ante los comensales que observaban pasmados la tremenda pelea. El actor y la cantante mantuvieron un furtivo romance años atrás, pero la relación terminó mal. Muy mal. En 2007, Milone reveló que había vivido un amor a escondidas con el cómico durante seis años. Sin embargo, Artaza siempre negó haber engañado a su entonces esposa, Cecilia Oviedo.

El tiempo pasó y, este verano, el productor teatral finalmente reconoció la relación. “Le guardo gran respeto y afecto a Cecilia Milone. Tengo respeto y afecto por cualquier persona que haya transitado por mi vida sentimental. Uno cuando es más grande puede reflexionar y pedir disculpas si hace falta”, afirmó. La cantante escuchó las palabras de su ex y habló con Ciudad.com. “Acá lo importante es que haya dejado de ningunearme. Ahora sí le tengo respeto, se lo había perdido”, confesó.

Pero la tregua duró menos que lo que canta un gallo. En la madrugada del domingo, Nito y Cecilia se cruzaron en el restaurante Tiziano, al que suelen asistir muchos de los elencos de la temporada después de sus funciones. Milone vio a su ex, lo fue a encarar directamente y todo terminó en escándalo.

"No tengo nada que decir al respecto. Vivo otra realidad muy linda y prefiero no hablar de eso", se limitó a decir Artaza.

La cantante enfrentó a los medios y relató lo sucedido. “Me siento obligada a asumir la situación. Evidentemente, este hombre es mi talón de Aquilés, me lleva a unos estados que no me lleva nadie. Fue una situación definitivamente límite y exploté. Quise poner un punto final y esa fue mi intención. No me acuerdo en qué momento lloré o si grité. Ni siquiera me avergüenza. Me es complicado explicar qué fue, no estoy enamorada de Nito. Si te pasás todo un verano pidiéndole a la gente para que te salude y después hacés un acting y me negás el saludo… Es el extremo, a mí no me humillás nunca más”, contó la morocha ante las cámara de Desayuno americano.

Además, el ciclo de América fue a buscar a Nito al teatro, aunque el humorista prefirió bajar los decibeles. “No tengo nada que decir al respecto, disculpen. No sé por qué dijo que soy su talón de Áquiles. Vivo otra realidad muy linda y prefiero no hablar de eso. Trato de resguardar mi vida privada”, se limitó a decir Artaza, que nunca negó el encuentro.

"La vi con ese vestido y me entusiasmé. Ella me cambió la vida", dijo Nito sobre Scheffler, al anunciar su boda.

En medio de todo el escándalo, Silvina Scheffler visitó el piso de AM y anunció su boda con Nito, en octubre próximo. La actriz de Negro, blanco y sangre lució el vestido de novia que usa en la obra, contó detalles del futuro enlace y se refirió a la nueva pelea con Milone.

"Es un tema que no me quita energía. Ella siempre sigue hablando. No me gusta meterme. No me da celos, estoy segura.  Milone habla de Nito como si estuviera solo. Si la cruzo no me interesa saludarla porque no me tiene presente a mí. Cuando otro tiene pareja, hay que ubicarse, por dignidad. Yo en su lugar no lo haría", disparó sin vueltas.

Para celebrar el feliz momento, Silvina fue sorprendida en vivo con la llamada de Artaza. “La vi con ese vestido y me entusiasmé. Siempre uno tiene expectativa. Fui a ver su espectáculo y me encantó. Es tan bonita, es un sol. Me enamoró mucho su forma de ser, me ordenó la vida. Me cambió la vida con sus ganas de seguir para adelante, su espíritu inquebrantable”, comentó el humorista.

Un culebrón de película. Bah, de teatro.