Ir al sitio

Ciudad Magazine

Notas Top

Lea Michele aseguró que no puede superar la muerte de Cory Monteith

La actriz y cantante admitió que aún no ha sido capaz de volver a la normalidad desde que su pareja falleciera por una sobredosis, en julio pasado-

Lea Michele aseguró que no puede superar la muerte de Cory Monteith. (Foto: Web)
Lea Michele aseguró que no puede superar la muerte de Cory Monteith. (Foto: Web)

Lea Michele lanzó días atrás el tema que le dedicó a Cory Monteith,quien falleció el 13 de julio pasado, a los 31 años, en un hotel de Vancouver, Canadá, producto de una sobredosis de drogas. You're Mine (Eres mío) tituló la emotia canción.

“Lo cierto es que me resulta imposible ir todos los días al trabajo como si nada hubiera pasado, el recuerdo y el dolor estarán ahí para siempre, pero no te creas que te vas a sentir mejor si te encierras en casa y te flagelas constantemente por lo ocurrido", dijo Lea.

Ahora, la actriz y cantante habló de cómo es su vida desde que su novio no está, y aseguró que aún no ha sido capaz de volver a la normalidad, ya que le cuesta asimilar su notable ausencia en el set de grabación.

“Lo cierto es que me resulta imposible ir todos los días al trabajo como si nada hubiera pasado, el recuerdo y el dolor estarán ahí para siempre, pero no te creas que te vas a sentir mejor si te encierras en casa y te flagelas constantemente por lo ocurrido. Yo voy a intentar ser fuerte todos los días y seguir adelante con mi vida. Quiero aprovechar al máximo todo el tiempo que tengo por delante y hacer algo productivo todos los días porque quiero que se sienta orgulloso de mí, y me voy a apoyar en mis compañeros (de la serie) porque son la familia que Cory y yo compartíamos”, dijo Lea a la revista We Love Pop.

También agradeció públicamente el apoyo incondicional que recibió de todas sus amigas, sobre todos la actriz Kate Hudson, en ese momento tan duro que le tocó atravesar: “Jamás podré agradecerles lo suficiente todo lo que han hecho por mí. Ahora mismo estoy recordando que, un día en el que no podía parar de llorar, llamé a Kate y le conté que estaba desesperada por salir de mi casa porque estaba rodeada de fotógrafos y periodistas. Ella fue la que tomó la decisión de recogerme, llevarme a su casa y protegerme de la vorágine mediática. Me cuidó como si de una hermana se tratara, me compró todos mis jugos favoritos y me dejó que el resto de mis amigos vinieran a visitarme; todo como si no le supusiera esfuerzo alguno”.