Se separaron Mario Pasik y Marta Betoldi tras 21 años de matrimonio

Los actores pusieron punto final a la relación. Convivieron durante más de dos décadas, tuvieron dos hijos y compartieron la profesión hasta arriba del escenario. Los detalles.

Mario Pasik y Marta Betoldi, separados. (Foto: archivo Web)
Mario Pasik y Marta Betoldi, separados. (Foto: archivo Web)

Más de 20 años de pareja (21, para ser exactos), dos hijos en común y varios trabajos emprendidos juntos. El actor Mario Pasik (61) y la escritora y actriz Marta Betoldi (52) y eran unas de las parejas más queridas del ambiente artístico. Pero hoy esa pareja llegó a su fin.

Según pudo confirmar Ciudad.com, ambos decidieron terminar su larga relación, durante la cual tuvieron dos hijos: Manuel (18) y Nicolás (14). Actualmente ella se desempeña como guionista de Solamente vos (también escribió Socias, entre otros proyectos) y él está grabando para Farsantes, la nueva tira de El Trece que verá la luz el 24 de junio a las 22.45 horas. Este año, además, participó en Vecinos en guerra como padre de Marcela Kloosterboer.

Además de convivir, los actores compartieron escenario. Pasik la dirigió en la obra Contracciones y personificaron a un matrimonio poco feliz en Locos de contento. En una entrevista con Para ti, del año 2002, los actores contaban su experiencia al trabajar juntos en esta obra. Ella demostraba lo consolidada que estaba la pareja: “Es bueno para la pareja actuar juntos. Nos enriquece. Interpretamos a un matrimonio que se la pasa peleando sobre el escenario. Tanto que cuando llegamos a casa, estamos hechos una seda. Descargamos. Nos parece una terapia altamente recomendable”.

En esa nota les preguntaban cómo funcionaba la pasión "viviendo y trabajando juntos las 24 horas, y además con dos hijos en casa". Entonces Marta decía:" Los espacios se reducen y hay que estar bien atento para poder aprovechar cada momento y lugar. Nosotros, después de dos años, apenas si pudimos escaparnos un fin de semana solos. Con la llegada del segundo hijo aumentó la escasez de tiempo para la pareja". Y Mario agregó: "Yo sostengo que ésta es una casa muy ruidosa: dos hijos, un perro de ocho años (Fiora) y un gato de tres meses (Black)... No es sencillo, pero te aseguro que cuando ese ruido falta, lo extrañamos como locos. Por suerte, para nosotros el romanticismo aún está en obra y nuestro objetivo es no dejar nunca de construirlo".

Una relación que nació, se consolidó y que ahora se terminó. Un final que tendrá, seguramente, otros renacimientos.