La tristeza de Mirtha Legrand en el último adiós a Elba, su fiel asistente

La diva, acompaña por Marcela Tinayre y Nacho Viale, estuvo presente en la despedida de quien fuera su empleada y amiga por más de 60 años. Las imágenes de la revista Paparazzi.

Elba era una más de la familia, una de las personas de confianza de Mirtha Legrand y quien hasta ayudó en la crianza de los hijos de la diva. Hace 67 años que la acompañaba como asistente, ama de llaves, niñera de Marcela y Danielito Tinayre, abuela postiza de Nacho y Juana Viale y, también, como amiga.

Nacho Viale dedicó unas sentidas palabras: "Tu bondad y lealtad siempre serán una marca de fuego. No creo conocer una persona así en mi vida. Gracias por tu sostén, tu compromiso, tu fidelidad. Siempre te recordaré. ¡Gracias por todo! Hasta siempre querida Pichu".

El pasado martes 11 de junio Elba falleció y Mirtha no oculta el gran dolor que le ocasiona la dura noticia.

Ciudad.com se comunicó con la casa de la diva y desde su entorno contaron la intimidad de sus últimos momentos: “Estábamos nosotros, Marcela, todos estábamos junto a ella. Murió acompañada. Estaba internada en una residencia de ancianos desde hace años. La señora Mirtha iba muy seguido, ella estaba consciente. El domingo estuvieron hablando, estaba lúcida completamente, se la veía un poco deteriorada. Pero nadie creía que el desenlace llegaría así, fue un paro cardíaco. Estábamos todos nosotros cuando pasó, la señora Mirtha está muy mal”.

La tapa de Paparazzi de esta semana muestra las imágenes del último adiós. Mirtha concurrió al íntimo velatorio junto con Marcela Tinayre y Roberto Giordano. Después, arribaron al cementerio Memorial de Pilar, el mismo lugar en el que descansan los restos de Daniel Tinayre, su hijo Danielito y Ringo, el bebé de Juana Viale.

La diva lució visiblemente triste por el fallecimiento de Elba Almirón, a quien todos le decían "Pichu", y Nacho Viale le dedicó unas sentidas palabras: "Tu bondad y lealtad siempre serán una marca de fuego. No creo conocer una persona así en mi vida. El que te conoció sabe lo que fuiste, y el que no, no tuvo la oportunidad de descubrir tu simpleza y dedicación. En este triste día, sólo quiero decirte gracias. Gracias por tu sostén, tu compromiso, tu fidelidad. Siempre te recordaré. Gracias por tu amor... ¡Gracias por todo! Hasta siempre querida Pichu".